El deporte que viene (I): el baloncesto de Canadá

The following two tabs change content below.

Jorge Gomez-Cornejo

Amante de deporte e historia a partes iguales. Amo el deporte de la canasta desde que tengo recuerdos, así como a genios como Ricky Winslow, Michael Jordan o Ray Allen. Me encantan tanto la NCAA como las competiciones europeas.

Entradas recientes de Jorge Gomez-Cornejo (ver todas)

Sydney, Septiembre del año 2000. Canadá, de la mano de un pequeño jugador nacido casi en las antípodas y de un altísimo pelirrojo llamados Steve Nash y Todd MacCulloch, da la campanada en un grupo con Rusia, España y la anfitriona Australia, se clasifica como primero de grupo y se permite soñar con alcanzar una final norteamericana frente a Estados Unidos. Sin embargo, en aquella ocasión, Francia los bajó del sueño en cuartos de final pero ¿quién dice que 20 años después no pueden alcanzarlo e incluso batir a sus vecinos del Sur?

Steve Nash dio a conocer el baloncesto en Canadá y se convirtió en el ídolo de muchos de los jugadores de la actual selección.

Steve Nash dio a conocer el baloncesto en Canadá y se convirtió en el ídolo de muchos de los jugadores de la actual selección.

Sí, no están soñando, estoy planteando un escenario en el que Canadá ganara a los mismísimos Estados Unidos la final de los Juegos Olímpicos y es que, con un mínimo ruido, los de la hoja de arce se están convirtiendo en una súper potencia, al menos si de jugadores hablamos, del deporte de la canasta gracias a una gran generación de jugadores que vienen trabajando juntos desde muy jóvenes, entre los que encontramos 9 primeras rondas de draft siendo 6 lottery picks, a los que se añadirá, siempre y cuando el desarrollo de Jamal Murray sea el esperado a las órdenes de Coach Cal, otro jugador más el próximo verano. Esto se debe al gran trabajo que están haciendo desde la Federación Canadiense, especialmente Steve Nash desde que fuera nombrado director técnico de la misma.

Como plantilla tienen una gran cantidad de jugadores de nivel, además de los NBA, alguno de ellos ya con reputación en Europa como el tirador Brady Heaslip o el alero ex de Iowa State Melvin Ejim, para ocupar todas las posiciones de la pista sin problema alguno, tanto es así, que algún jugador que tendría importancia en cualquier otra selección nacional del mundo se tendrá que quedar fuera. Quizá su debe se encuentre en el banquillo porque en mi humilde opinión, Jay Triano, el ex-entrenador de los Raptors, no me parece el candidato más preparado para triunfar en estas lides, aunque el tiempo me dará o quitará la razón. Como equipo podríamos describirlos de la siguiente manera:

  • Juego interior: En una palabra, potentísimo. Tienen hombres ampliamente capacitados para destacar en el baloncesto FIBA, entre los que encontramos a un Tristan Thompson que ha hecho una magnífica postemporada en la NBA siendo tras LeBron James uno de los artífices de que los Cavaliers llegasen hasta la final y demostrando que puede ocupar la posición de center en el baloncesto FIBA sin problema alguno pese a medir sólo 2.06. Junto a él encontramos a otro jugador importante en un equipo joven y que va a más, como es Kelly Olynyk, un 2.13 con buena mano tanto de media como de larga distancia y sin problemas para echar el balón al suelo pero que debe mejorar su fortaleza física y un Trey Lyles recién elegido por Utah Jazz, que puede jugar de 3 y 4 en baloncesto FIBA –es el prototipo de 4 abierto que está tan de moda – y que destaca por su lanzamiento exterior y ser un buen reboteador. Como una plantilla tiene 12 jugadores y Lyles ocuparía la posición de 3 alto o 4 abierto, necesitarían llevar 2 jugadores más que seguramente se repartirían entre un 4 físico y con buena mano cuyos favoritos serían el jugador de Orlando Magic Andrew Nicholson y el número 1 del draft de 2013 Anthony Bennett –dudo que en cualquier otra selección del mundo más allá de EE.UU se pusiera en duda la convocatoria de un número 1 de draft por la cantidad de jugadores- y un center puro entre los que los nombres serían el Laker Robert Sacre, el móvil pívot de 2.18 del filial de los Knicks Jordan Bachynski y el mastodóntico pívot (2.26 de altura y 163 Kg. de peso) de origen indio y que debutó el año pasado con los Kings de Sacramento, Sim Bhullar. Entre los posibles pívots, estamos dejando fuera nombres de la talla de Dwight Powell, Kyle Wiltjer o un Levon Kendall que podría llegar a Tokyo con 36 años.
Tristan Thompson, pívot más que notable en la NBA, debe ser determinante en el baloncesto FIBA.

Tristan Thompson, pívot más que notable en la NBA, debe ser determinante en el baloncesto FIBA.

  • Aleros: Si el juego interior es potente, es en las alas donde pueden marcar diferencias los de la hoja de arce, ya que tienen a los dos mejores jugadores técnicamente hablando, además de varios role player que pueden realizar un trabajo muy importante. Como jugador más importante hablamos de Andrew Wiggins, Rookie del Año y que debería ser el “jugador franquicia” de la selección. Hablamos de un alero altruista, con gran primer paso, bueno defensivamente y con un salto portentoso que debe mejorar su tiro pero que con su ética de trabajo probablemente lo consiga y que debe ser una de las estrellas de la liga en los próximos años. Junto a él se encuentra un Jamal Murray, todavía desconocido para el gran público, pero que ha llamado la atención en Estados Unidos desde hace años, además de comandar todas y cada una de las selecciones inferiores en las que ha estado en la plantilla y que es un jugador con buen manejo de bola, muy bueno en el uno contra uno, con buena penetración y un más que decente tiro de media distancia. Como hemos visto, los presumibles titulares no destacan especialmente por su lanzamiento de larga distancia, pero para eso está Nik Stauskas, jugador de los Kings de ascendencia lituana y que ya en su período universitario en Michigan desafío a Steph Curry para ver quién era el mejor lanzador de 3 puntos. Se trata de un killer que además si está enrachado y las defensas se vuelcan sobre él, puede fintar y bien atacar el aro o bien hacer parada y tiro con gran efectividad. Las otras dos posiciones en las alas seguramente estarían cubiertas por un 3 físico capaz de defender a aleros fuertes pero no exentos de calidad ofensiva como Melvin Ejim o el todavía jugador universitario de Dayton Flyers Dyshawn Pierre y un combo guard que pudiera ayudar a la hora de subir el balón como Brady Heaslip o Kevin Pangos que son grandes tiradores o bien un jugador con buen tiro pero capaz de romper defensas con su manejo de balón como es Olivier Hanlan, del que ya hablamos en el análisis del draft. Con todos estos nombres, estamos dejando fuera de una posible selección a jugadores muy válidos como son el ex de la Penya Devoe Joseph o un Devon Shepherd que ha sido muy importante en el pasado reciente de los canadienses.
Andrew Wiggins debe ser el referente de Canadá los próximos años

Andrew Wiggins debe ser el referente de Canadá los próximos años

  •  Bases: De largo la posición que menos dudas ofrece en el futuro de los canadienses si no hay lesiones o no irrumpe de la nada un jugador llamado a marcar las diferencias, ya que los chicos del norte cuentan con dos nombres que pintan a importantes en 2 grandes equipos de la NBA como son Cory Joseph que tras 4 años aprendiendo a las sombra de Tony Parker y a las órdenes de Poppovich ha fichado esta pasada madrugada por Toronto Raptors y un Tyler Ennis que tras ser importantísimo en Syracuse empezó en el banquillo en Phoenix Suns ya que los minutos estaban ocupados por Goran Dragic y Eric Bledsoe pero que con su traspaso a Milwaukee recupero mucha importancia, llegando a ser titular en varias ocasiones en la ciudad cervecera. Joseph es un base director, el que parecía que estaba llamado a ser el sustituto de Parker, sobrio pero capaz de anotar cuando es necesario y que además defiende, es decir, un base ideal para baloncesto FIBA mientras que Ennis es un base con mayor capacidad anotadora, más capaz de romper defensas y con muy buena visión de juego a la hora de dar un último pase, pero que también defiende como ya demostró en los Orangemen cuando tuvo que sustituir al estándarte Michael Carter-Williams –curiosamente MCW es ahora el base titular de los Bucks y Ennis el suplente- dando un gran resultado para los de Jim Boeheim.
Cory Joseph, base muy seguro que debe comandar las operaciones de la hoja de arce.

Cory Joseph, base muy seguro que debe comandar las operaciones de la hoja de arce.

Todo esto es lo que presentan los vecinos del norte, ¿serán capaces de hacerlo y ganar en su deporte a los americanos?