El drama de la familia Holiday

The following two tabs change content below.

Angel Herrera Revilla

No entiendo la vida sin deporte. Éso si, siempre para disfrutar (si es sufriendo mejor). De los Sixers desde pequeñito y ahí seguimos. BALONCESTO.

Pocas cosas en la vida pueden dar tanto miedo como conocer que tienes un tumor cerebral. Ya si la noticia llega apenas unos meses antes de tener a tu primer hijo, puede resultar difícil de comprender el porqué de tanta mala suerte, especialmente para una atleta de nivel mundial.

Ésta es la situación que afrontaron Lauren y Jrue Holiday a finales de junio, cuando los médicos de Nueva Orleans descubrieron un tumor en el lateral derecho del cerebro de Lauren.

El diagnóstico fue un directo a la mandíbula para una pareja de jóvenes deportistas que no están acostumbrados a lidiar con problemas de salud.

Lauren Cheney, 28, dos veces medallista de oro olímpico para el equipo nacional de fútbol de los Estados Unidos, se retiró el año pasado en el mejor momento de su carrera, en gran parte, para formar una familia con su marido Jrue, base de los New Orleans Pelicans. Los planes de familia no incluían una intervención cerebral.

Lauren tras lograr la medalla de Oro en Londres 2012.

Lauren tras lograr la medalla de Oro en Londres 2012.

“Devastador,” es todo lo que pudo decir Jrue Holiday sobre el diagnóstico.

La buena noticia fue que el tumor era operable y no se trataba de una amenaza para el futuro hijo de los Holiday. Después de una exitosa operación, los doctores tienen confianza en que Lauren pueda volver a disfrutar de una salud plena.

La operación, de todas formas, tendrá que esperar hasta después de que Lauren de a luz, retrasando su procedimiento y su buena recuperación hasta bien comenzada la temporada regular de la NBA. Ésto hace que Jrue, finalmente apto para la práctica del baloncesto después de un intervalo de tres años plagado de lesiones con los Pelicans, se espera que se pierda un período indefinido de tiempo durante la temporada regular, mientras cuida de lo que verdaderamente es imprescindible en su vida, su mujer y el futuro recién nacido.

La pareja posando feliz con Lauren de unos meses.

La pareja posando feliz tras varios meses de embarazo.

“Mi familia está antes que el baloncesto”, dijo Holiday, de 26 años de edad. “Obviamente estoy agradecido por poder disfrutar de este deporte y encontrarme en la posición en la que estoy, pero mi mujer es lo más importante en el mundo para mí. Ella está antes que todo lo demás.”

• • •

Si era posible para Holiday encontrar una pareja que fuese tan buen atleta como lo es él, Jrue lo consiguió.

Se conocieron en la Universidad de UCLA, donde Jrue jugaba en el equipo de baloncesto de los Bruins y Lauren brillaba como delantero en su equipo de fútbol. Se hicieron amigos y finalmente formalizaron su historia pocos años después, justo cuando sus respectivas carreras comenzaban a despegar. Se casaron en julio de 2013, el mismo mes que él fue traspasado de los Philadelphia 76ers a los Pelicans.

Oficialmente, marido y mujer. La familia Holiday.

Oficialmente, marido y mujer. La familia Holiday.

Ese año, Lauren fue nombrada la mejor jugadora de la liga nacional de fútbol estadounidense. En 2014, la Federación de fútbol le concedió el galardón de Mejor Atleta femenina del año. Tras ésto, firmó un jugoso contrato con la firma deportiva Under Armour.

Después de ganar dos medallas de oro como indispensable miembro de la popular selección de fútbol femenino estadounidense en las Olimpiadas de Beijing, 2008, y Londres, 2012, su popularidad despegó. A día de hoy tiene 178.000 seguidores en Twitter, 50.000 más que Jrue.

Lauren Cheney se despidió en 2015 del fútbol.

Lauren Cheney se despidió en 2015 del fútbol.

El pasado verano, en el cénit de su carrera, Lauren se retiró y dejó a un lado su carrera para comenzar una familia con Jrue.

Su embarazo transcurría sin problemas hasta hace dos meses, cuando comenzó a experimentar fuertes dolores de cabeza. Una resonancia magnética reveló un tumor benigno en el lateral derecho de su cerebro.

La segunda opinión de un neurólogo en un hospital de Los Angeles y un neurocirujano de la Universidad de Duke, confirmó el diagnóstico inicial.

“Obviamente, estábamos y estamos muy emocionados con el nacimiento de nuestro primer hijo, pero nuestra atención cambió de tener esa magnífica bendición a asegurarnos de que todo va a estar bien con Lauren y el niño.” dijo Jrue. “Nuestra prioridad en este momento está siendo ser capaces de manejar la situación de Lauren y así tener un embarazo saludable.”

Los Holiday llevan vidas públicas como los atletas de élite que son, pero en este caso, han decidido proteger su privacidad y dejar que sea Jrue quien cuenta la historia, mientras Lauren se centra en su salud y el embarazo. Se han limitado a informar a amigos cercanos y familiares, junto con ejecutivos y jugadores de Pelicans sobre el estado de Lauren.

Los Holiday, con cierta fama en los Estados Unidos.

Los Holiday, conocidos en todo Estados Unidos.

El general manager de los Pelicans, Dell Demps y entrenador, Alvin Gentry, tuvieron un encuentro con Holiday y su agente, Jason Glushon, a principios de agosto en Los Angeles para trazar un plan de actuación para el base.

“Lo más importante para Jrue ahora mismo es estar con su mujer y familia,” explicó Gentry en un comunicado. “Cada miembro del staff técnico y jugador entiende lo que Lauren y Jrue están pasando, y ellos  saben que estamos con ellos al 100 por cien.”

“Nosotros continuaremos haciendo todo lo posible para apoyarlos y ayudarlos a superar estos difíciles momentos.”

No está claro cuánto tiempo se perderá Holiday de la presente temporada. Lauren sale de cuentas a mediados de octubre. Si es posible, la pareja espera inducir el parto, quizás sobre finales de septiembre, para acelerar su tratamiento.

Anthony Davis esperará con los brazos abiertos la vuelta de su mejor asistente.

Anthony Davis esperará con los brazos abiertos la vuelta de su mejor asistente.

Los médicos tienen planeado realizar la intervención quirúrgica a Lauren unas seis semanas después del nacimiento. Se espera que ambos procedimientos se lleven a cabo en el Hospital de la Universidad de Duke. A partir de ahí, el regreso de Jrue a los Pelicans será determinado en función de su recuperación.

Los Holiday residirán cerca del equipo médico de Lauren en Carolina del Norte en el futuro más cercano.

“Los Pelicans han estado excelentes,” dijo Holiday. “No hubo ninguna presión por estar con el equipo o elegir entre mi equipo y mi esposa. Me dijeron que soy marido antes de todo. No creo que sepan cuánto significa para mí y para mi familia.”

Esperemos ver dentro de poco a Jrue en las canchas, ya con su mujer y el recién nacido en las gradas aplaudiendo a rabiar a un gran jugador de baloncesto, pero sobre todo mejor marido.