El mal inicio del Valencia: ¿hay razones para la alarma?

mal inicio del Valencia: causas
The following two tabs change content below.

Alex Boubeta

Apasionado del deporte y el periodismo deportivo con un Máster en la especialidad. Trabajé dos veranos en prácticas en el Diario de Pontevedra y RNE-Vigo y tengo bastante experiencia en medios digitales deportivos. Me gusta entender y explicar el fútbol como un juego más allá de todos los factores que lo rodean.

Después de completar una temporada pasada maravillosa de la mano de Marcelino y de volver a meterse en Champions, el mal inicio del Valencia este curso ha vuelto a despertar fantasmas no tan lejanos para la afición ché. Mediados de septiembre, cuatro jornadas de liga y una de Champions disputadas, y el equipo todavía no conoce la victoria. El Valencia es décimo séptimo en Liga con tres puntos tras tres empates y una derrota. Lleva tres goles a favor y cinco en contra. Está claro que el inicio de temporada no está siendo el deseado, pero, ¿hay razones para la alarma en Mestalla?

Trayectoria reciente

El Valencia de los últimos años ha vivido en una montaña rusa donde todo era subir y bajar, incluso pasaba más tiempo abajo que arriba. Entre problemas institucionales con la propiedad o la gestión y problemas extradeportivos el equipo nunca lograba la estabilidad necesaria. El verano pasado, la llegada del director general Mateo Alemany para los despachos y de Marcelino para el banquillo parecía dejar atrás todo aquello y dotar al club de una cierta estructura coherente. La afición respiraba ilusionada.

No obstante, ahora la situación deportiva se ha vuelto a torcer. El mal inicio del Valencia esta temporada recuerda peligrosamente viejos fantasmas. La primera temporada tras la compra de Peter Lim y la llegada de Nuno al banquillo se saldó con un cuarto puesto que valía una clasificación para Champions y una puntuación impresionante. No habíamos llegado a diciembre cuando la crisis de resultados del equipo desembocó en la salida del técnico portugués. El grupo de Champions, con Lyon, Zenit y Gent, era mucho más asequible que el actual, pero el Valencia no se clasificó. Hundimiento. Fue la última vez que el equipo jugó Champions.

El mal inicio del Valencia: los problemas de fútbol

Como es lógico, hay problemas futbolísticos que explican en buena parte el mal inicio del Valencia. Tiene que haberlos cuando un equipo llamado a grandes cosas encadena una racha de resultados así. Exceptuando quizás al primer partido liguero contra el Atlético de Madrid, al Valencia se le han visto carencias importantes:

  • Pérdida de solidez defensiva. El equipo encajó cinco goles en sus tres primeros partidos, aspecto donde rápidamente Marcelino puso el foco. Sus equipos, y también el Valencia de la pasada campaña, se caracterizan por ser fiables defensivamente. Cuando el equipo concede atrás a menudo se pone por debajo en el marcador y luego tiene que ir a remolque. Le pasó contra el Espanyol y el Levante, por ejemplo. En este aspecto, la baja de Kondogbia es fundamental. La reaparición de Garay puede sentarle bien.
  • Errores de concentración. Relacionado con el punto anterior, el equipo ha cometido fallos atrás imperdonables la pasada temporada, que cuestan goles y puntos. Además, por momentos al Valencia se le ha notado como falta de motivación o cierto desinterés en los partidos. Un buen ejemplo fue la segunda parte contra el Espanyol, donde los ‘pericos’ dieron un auténtico baño al conjunto ché.
Espanyol 2 Valencia 0 2018-19

Ante el Espanyol, el Valencia compitió muy por debajo de lo esperado.

  • Los nuevos no encajan. A priori el Valencia tiene una plantilla incluso mejor que la de la temporada pasada, pero es verdad que los nuevos fichajes no están rindiendo como se esperaba. El lateral derecho Piccini ya ha cometido errores y a Marcelino no debe convencerle en exceso cuando contra la Juventus puso ahí al central Vezo. Personalmente el nuevo central Diakhaby no me convence en absoluto, le veo muy atormentado, Wass tampoco ha aportado demasiado y los nuevos delanteros Gameiro y Batshuayi aún no han arrancado. La esperanza es Guedes, que llegó los últimos días de mercado y debe ir ganando ritmo. Hay buenos mimbres pero Marcelino debe encontrar la manera de encajarlos rápido.
  • Falta de regularidad. Lo decía Rodrigo después de la derrota frente a la Juventus. “Nos está faltando esta temporada encajar un partido completo a nivel colectivo”. “Estamos yendo mucho a ratos, momentos buenos, momentos no tan buenos…”. Es la constatación de lo que se aprecia en el terreno de juego. El Valencia mezcla tramos de buen fútbol con otros donde se pierde y comete errores. Que los profesionales lo reconozcan es una buena señal para saber dónde está el error y tratar de subsanarlo.

El mal inicio del Valencia: razones para el optimismo

Pero también hay motivos para creer que el mal inicio del Valencia quedará en eso. Marcelino ha dado muestras sobradas de su valía y de su buenhacer con los jugadores y sin duda hay una plantilla con calidad más que suficiente para empezar a ganar partidos y sacar la situación adelante. El domingo le espera otro partido complicado contra el Villarreal que los valencianistas esperan que sea el punto de inflexión. Es verdad que el bajón de este principio de temporada con respecto a la anterior es difícil de explicar, pero también hay motivos para creer en todos aquellos profesionales que tantas alegrías dieron la temporada pasada a la afición de Mestalla.

Otra cosa será el grupo de Champions, donde el Valencia tiene que competir con dos equipos de mucha más entidad en Europa como Juventus y Manchester United. La próxima jornada europea visitará el mágico Old Trafford con la obligación de sumar, pero si recupera el nivel del curso pasado puede competir con cualquiera. ¿Vosotros creéis que hay motivos para la alarma o que el Valencia saldrá del bache?