El equipo de Luis Enrique

The following two tabs change content below.

Bieito Baliño

No fútbol, como na vida, a veces hai que dar un paso atrás para avanzar dous.

Entradas recientes de Bieito Baliño (ver todas)

El Fútbol Club Barcelona entró en barrena una semana antes del parón de selecciones previo al Clásico. Desde entonces, el equipo encadenaba (hasta el partido de Riazor) una racha desastrosa que solo le ha permitido sumar 1 punto de 12 posibles en liga, además de costarle la eliminación en la UEFA Champions League. En la jornada 29 el Fútbol Club Barcelona era claro dominador de la Primera División, aventajando al Atlético de Madrid en 8 puntos y al Real Madrid en 12. Solo cuatro jornadas más tarde sus dos perseguidores han conseguido dar caza al líder. Los colchoneros tienen ya los mismos puntos que el Barça, mientras que los blancos se sitúan únicamente a 1 punto de los culés.

Alineación habitual del Barcelona en Champions. Vía: sport.es

Alineación habitual del Barcelona en Champions. Vía: sport.es

Las escasas rotaciones que realiza Luis Enrique, debido al escaso fondo de armario blaugrana, parecen ser una de las principales causas del bajón del equipo. El técnico asturiano lleva toda la temporada utilizando sobre 13 o 14 jugadores, escasos efectivos para un club que año tras año está llamado a luchar por todos los títulos. La gran diferencia de nivel entre los jugadores más utilizados y los que apenas juegan es la razón de una plantilla tan descompensada. Por ejemplo, los Neymar, Suárez y Messi tienen como principales sustitutos a Sandro y a Munir, dos jugadores que a día de hoy están a años luz de los tres astros sudamericanos. Además, la presencia de la “MSN” y el hecho de que lo jueguen todo complica la presencia de otros delanteros de calidad en la plantilla, que se ven abocados a la suplencia y deciden buscar minutos en otro equipo. Miren por ejemplo el caso de Pedro, que decidió marchar a un buen equipo como el Chelsea para poder disponer de los minutos que en el Barça no iba a tener. En mi opinión, es necesario gestionar muy bien las rotaciones en todas las posiciones del campo para poder tener una plantilla equilibrada, si no, los buenos actores secundarios como era Pedro se irán para poder ser titulares en otros equipos. Al final, los que aceptan una suplencia casi absoluta es que están empezando en esto del fútbol o no tienen la certeza de que serían importantes en otro equipo grande, por lo que no son recambios de garantías para el Barça.

Otro problema que está acusando el Barcelona es el bajo rendimiento que están teniendo jugadores que en principio debían tener más peso en el equipo. Dentro del club esperaban que con la llegada en enero de Aleix Vidal y Arda Turan el equipo ganara dos jugadores muy importantes para Luis Enrique, pero nada más lejos de la realidad. Vidal costó sobre 22 millones de euros y llegó a Barcelona para competir el puesto con Dani Alves, pero actualmente tiene por delante al brasileño, a Sergi Roberto, a Adriano e incluso a Douglas, al que Lucho convocó para Riazor antes que el nuevo fichaje. La situación de Arda es un poco mejor que la de Aleix, casi siempre dispone de minutos, pero habitualmente saliendo desde el banquillo. Además, cuando juega titular casi siempre es uno de los sustituidos, y de momento ni se parece al gran genio turco que tan buen recuerdo dejó entre los aficionados del Atlético de Madrid.

Arda y Aleix no están cumpliendo las expectativas. Vía: youtube.com

Arda y Aleix no están cumpliendo las expectativas. Vía: youtube.com

El Barça también acusa la propensión de Vermaelen y Rafinha a las lesiones, dos jugadores que podrían ser importantes aún sin ser actores principales. Por último, la prolífica cantera de La Masía no dota desde hace tiempo al equipo de ningún jugador de relevancia. Los chicos del Barça B apenas van convocados con el primer equipo y los últimos en salir del filial (Sandro, Munir o Bartra) no acaban de convertirse en jugadores importantes, en los que Luis Enrique pueda confiar en partidos grandes. Prueba irrefutable del gran contraste entre titulares y suplentes es el hecho de que en el último partido en el Camp Nou contra el Valencia, con resultado desfavorable de 0-2, Lucho no hiciera ni un solo cambio en todo el partido para intentar darle la vuelta al resultado.