The following two tabs change content below.

Alessandro Sbarufatti

Baloncesto y fútbol... I love these games!

En el maravilloso deporte del baloncesto hay muchos jugadores grandes, por su estatura y envergadura, cuanto más altos y brazos más largos más cercanía al aro y más facilidades para conseguir puntos, rebotes, tapones y robos; pero también hay grandes jugadores, no tan altos, pues su grandeza se refleja en el arte de buscarse la vida en una cancha repleta de gigantes, y en convertir su menor estatura en una virtud. Para lograrlo hace falta imaginación, fortaleza mental y sobretodo mucho talento, y el mejor ejemplo actual de este tipo de jugador en las ligas europeas es Facundo Campazzo.

Facundo Campazzo cara a cara con DeAndre Jordan.

Facundo Campazzo cara a cara con DeAndre Jordan. Revista Gradas

La gran temporada de Facundo Campazzo en el Real Madrid

El base argentino del Real Madrid es el complemento perfecto para el moderno base titular de los merengues, Luka Doncic, tanto cuando se dan el relevo en la pista como cuando coinciden en quinteto. El de Córdoba lejos de sentirse incómodo a la sombra de la joven estrella eslovena, parece haber llegado a su madurez deportiva, y es pieza fundamental de un Real Madrid líder indiscutible de la ACB.

Analizando la fantástica temporada que llevan los pupilos de Pablo Laso, siempre acabamos hablando del gran fichaje que ha sido Tavares, del eterno capitán Felipe Reyes y sus récords, de los grandes porcentajes de la línea de tres puntos que llevan Rudy Fernández y Jaycee Carroll, del espectacular y polivalente Randolph, y cómo no, del jugador total y más que probable futura estrella NBA que es Luka Doncic.

Pero datos en mano nos olvidamos que es Facundo Campazzo, precisamente detrás del esloveno, el mejor valorado de su equipo y forma parte del Top 15 del Ranking ACB con una valoración media de 13,8. No está nada mal para sus escasos 180 centímetros de estatura en un deporte de gigantes. Si a su excelente valoración añadimos que en la Liga Endesa a día de hoy es líder en recuperaciones, 5º mejor asistente, y 10º en porcentaje de tiros de 2 con un fantástico 62,22%, podemos afirmar sin dudas que es uno de los mejores jugadores de esta temporada. El hecho de tener como compañero de equipo a Doncic nos obliga a descartar su candidatura a MVP, pero por números deberíamos tenerle en cuenta.

Facundo Campazzo en penetración.

Facundo Campazzo en penetración. Cancha Latina

Sin embargo, el argentino de 27 años no es tan solo buenas estadísticas y valoraciones, es un espectáculo verle en la cancha tanto en defensa como en ataque: sus robos, sus asistencias, y sus canastas en penetración sin miedo al tapón, inventándose cada jugada en penetración para evitar los largos brazos enemigos. Un ejemplo de liderazgo y talento en cada uno de los 24 minutos de media que pasa en la cancha, pero también en los que pasa en el banquillo, siempre dispuesto a animar a sus compañeros y a celebrar con esa garra albiceleste que le corre por las venas cada punto del equipo.

Una prueba más de la madurez de Facundo Campazzo fue su forma de tomar el mando absoluto del equipo en ausencia de su joven compañero esloveno, cuando este estuvo lesionado, tanto en competición nacional como en Euroliga. Ya lo había demostrado en sus dos sobresalientes temporadas a la guía de UCAM Murcia, y ahora de vuelta a la capital se está confirmando con creces en el mejor equipo español de esta temporada, y uno de los mejores de Europa, nada más y nada menos que el exigente Real Madrid. Y aunque la prensa no hable mucho de él, y a pesar de no ser la estrella del conjunto madrileño, él ha conseguido meterse en el bolsillo a su entrenador, a sus compañeros y al público del WiZink Center cada vez que pisa el parqué, a base de talento y sudor.

La garra de Facundo Campazzo.

La garra de Facundo Campazzo. Libertad Digital

Retrocediendo en el tiempo, recordamos las palabras de uno de los entrenadores argentinos más ganadores de la historia. El que apostó por Facundo Campazzo, haciéndole debutar en la Liga Nacional A en Peñarol de Mar del Plata, con 17 añitos. Estamos hablando del mítico Sergio Santos Hernández, que cuatro años después de hacerle debutar, dijo de él:

Supera todos sus techos a más velocidad de lo normal. Mide 1,78, pero en la cancha juega como si tuviera 2,00 metros. Siempre le digo a Facundo que tiene que pensar más en repartir juego que en sus anotaciones”.

Cinco años después de estas declaraciones podemos decir que Facundo Campazzo ya no es tan solo ese niño terrible que asombró por sus capacidades anotadoras, sino un base maduro que sabe mezclar perfectamente su imprevisibilidad y su visión de juego, adaptándolas a las necesidades del equipo. Si le añadimos su gen ganador y competitivo a sus características estrictamente técnicas y deportivas, podemos entender más fácilmente cómo un pequeño entre los grandes lleve en ocho años como profesionales este palmares: 13 veces campeón con Peñarol, entre Liga Nacional, Copa Argentina, Torneo Interligas, Torneo Super 8 y Copa Desafío; 4 veces campeón con el Real Madrid entre Liga ACB, Copa del Rey, Supercopa y Euroliga. Sin contar los trofeos cosechados en categorías juveniles, ni las medallas conseguidas con la selección albiceleste, ni los galardones individuales.

Facundo Campazzo, 27 años, y una experiencia y madurez que pocos bases poseen en este deporte, a servicio de uno de los mejores clubes del mundo. Y a pesar de sus logros, sigue disfrutando de su profesión con una humildad ejemplar. Declaró recientemente que para ser un base completo tiene que seguir trabajando para mejorar su tiro de 3 puntos, y que a pesar de haber sido drafteado por la NBA en 2013, no piensa en un futuro allí, porque para él estar en el Real Madrid es como jugar en la NBA, un sueñ cumplido. Así que de momento nos quedamos con la curiosidad y las ganas de verle jugar algún día con los gigantes de la mejor liga del mundo, y seguimos disfrutando de él en la mejor liga de Europa.