Lo que pudo ser… y no fue (Parte 1)

The following two tabs change content below.

Alberto Fuentes Lopez

Facultad de Ciencias de la Comunicación en Málaga. Amante del deporte, que sueña con ser periodista deportivo... ¿por qué no?

El fútbol profesional. Un deporte de exigencia. De regularidad y de resultados. Y si no cumples con las expectativas creadas, comienzan los problemas. Empieza el camino directo hacia la desaparición futbolística y la salida por la puerta de atrás acaba llegando. Ley de vida, ley del fútbol. No son pocos los jugadores que un día lo tenían todo para triunfar y finalmente acabaron siendo un hombre más en el banquillo, para posteriormente abandonar la entidad.

Yendo al grano: no dieron lo esperado. Y casualmente en el Málaga CF esto se ha convertido en algo común. En los últimos años muchos jugadores llegaron a ilusionar a la afición, por su buen papel en clubes anteriores o por talento. A priori la gente no parece recordar a jugadores así. Solo a los que dejan huella, buen rendimiento y gran juego. Remontando al pasado no muy lejano, son varios jugadores los que dejaron mucho que desear.

Fabrice Olinga

Todos lo recuerdan. Sí, pero por su hazaña. El extremo camerunés que salió de la cantera malacitana se convirtió en el jugador más joven en marcar en la historia de la liga, con 16 años y 98 días. Fue en la temporada 2012/2013, ante el Celta en Balaídos. Y si se añade que sirvió para darle la victoria al equipo… ya había excusa para poner en él los focos. Pero pronto se apagaron. Jugó 6 partidos y no anotó más tantos. Jugador ágil, adicto a la bicicleta y el taconazo y atrevido en el uno contra uno. Pero su inexperiencia y la competencia de delanteros lo dejó en un segundo plano. Actualmente juega en el Royal Excel Mouscron de la 1º división belga.

Olinga con su único gol entró en la historia. Jugador más joven en marcar en liga. fracasos del Málaga

Olinga con su único gol entró en la historia. Jugador más joven en marcar en liga.

Forestieri

Solo con decir que uno de sus motes erael nuevo Messi, fue más que suficiente para ilusionar a una afición. Y con razón. No a cualquiera se le bautiza como un extraterrestre del fútbol. El por aquel entonces jovencísimo punta nacido en Rosario tenía gestos de Leo, como la conducción de balón o esa peculiar manera de escorarse paralelamente a portería y sacar el disparo pegadito al palo. Claro, las comparaciones son odiosas y más con el 10 blaugrana.

Pero para desgracia del Málaga, todo quedó en una hipérbole. Anotó un gol en 20 partidos y apenas disputó minutos. Finalmente acabó saliendo rumbo al extranjero, pasando por el Calcio italiano y aterrizando en Inglaterra, donde ha mostrado su mejor versión en el Sheffield Wednesday de la 2ª división inglesa, anotando 15 goles y dando 8 asistencias en la temporada 2015/2016.

Fernando Forestieri llegó para triunfar, pero en Málaga no encajó. fracasos del Málaga

Fernando Forestieri llegó para triunfar, pero en Málaga no encajó.

Ricardo Horta

La perla portuguesa. O al menos así lo calificaban los críticos. Realizó un gran papel en el Vitoria Setúbal y Mario Husillos consiguió hacerse con sus servicios por un millón de euros. En la pretemporada de aquella campaña 2014/2015 parecía cumplir con las expectativas. Chico ágil por banda, desequilibrante y con calidad. La presencia de “los Samus” pudo haberle quitado todo el protagonismo, y no terminó de cuajar como se esperaba. En dos temporadas disputó 56 partidos y anotó tan solo 3 goles. Este verano su salida era algo predecible, en busca de minutos y protagonismo. Regresó a Portugal, concretamente cedido al Sporting de Braga, donde su rol se inclina más a la titularidad.

Horta festejando uno de sus goles como blanquiazul. fracasos del Málaga

Horta festejando uno de sus goles como blanquiazul.

Hachim Mastour

Probablemente la decepción más grande que se recuerda de un fichaje blanquiazul. Llegó sobre la bocina a horas de terminar el mercado de la temporada 2015/2016, cedido con opción de compra por 5 millones. Su llegada causó furor entre los aficionados costasoleños. No es para menos. Mastour era uno de los jóvenes con más proyección del mundo. De los que practican el joga bonito y llevan al terreno de juego el fútbol de calle. El ansia de verlo debutar era inevitable. Pero pasaban los partidos y Javi Gracia parecía no gustarle demasiado. Jugó 9 minutos en toda la temporada liguera. Algo más que preocupante para un chaval en plena efervescencia deportiva.

Mastour, en un entrenamiento con su exequipo, el Málaga de Javi Gracia. fracasos del Málaga

Mastour, en un entrenamiento con su exequipo, el Málaga de Javi Gracia.

¿Desperdicio de talento? Lo que sí es claro es que no cumplió con las expectativas creadas. Es lo que tiene tanta presión a un jugador precoz en crecimiento. Actualmente se encuentra en la liga holandesa. El PEC Zwolle obtuvo al extremo marroquí en calidad de cedido. Pero no hay que dar al muchacho por perdido. Todavía mucho futuro por delante para demostrar que su talento, aunque en la liga española no tuvo hueco, en otras ligas puede ser útil para reivindicarse.