Fulham, el descenso más caro de la historia de la Premier

El Fulham ya es matemáticamente equipo de Championship, y lo es después de gastarse más de cien millones de euros netos en fichajes. Los cottagers han perdido la categoría después de una temporada mediocre. La sensación que han dejado ha sido de descontrol y de desastre tanto en lo futbolístico como dentro del vestuario.

La decadencia del Fulham

A inicio de temporada, el club se reforzó con jugadores de calidad del medio campo y la delantera. Nombres como Mitrovic, Seri, Vietto o Schürrle. Sin duda, el Fulham pintaba a revelación de la temporada con el auténtico equipazo del que disponía. Sin embargo, la dirección deportiva dejó de lado la faceta defensiva. La calidad ofensiva del equipo, contrastaba claramente con los jugadores que se disponían en defensa. Nombres como Denis Odoi, Fosu-Mensah o Alfie Mawson.

Los problemas no tardaron en aparecer, y el entrenador que los llevó a ascender la temporada pasado, Slaviša Jokanović, fue despedido después de un mal inicio de temporada. El club contrató a Claudio Ranieri, un entrenador mucho más defensivo que Jokanović. Esta decisión quizá no fue la mejor, ya que el equipo era una plantilla para para hacer un juego combinativo. Y se trajo a un entrenador que era la antítesis de su la plantilla y para lo que había sido confeccionada.

Claudio Ranieri Fulham

Bajo el mando del italiano aconteció uno de los episodios más graciosos a la par extraños. Ranieri creyó que una sesión de yoga con todo el equipo ayudaría a rebajar la tensión. Entonces, Mitrovic y Aboubakar Kamara tuvieron una pelea que llegó a las manos. No fue el único incidente entre estos dos jugadores, y es que en los últimos minutos de un partido de Premier League, el árbitro pitó un penalti a favor de los cottagers. Entonces Kamara cogió el balón, pese a la insistencia de Mitrovic. El francés falló la pena máxima dándole la razón al ariete serbio. Aun así, el Fulham se llevó la victoria con un gol agónico del mismo Mitrovic.

Ranieri tampoco dio consistencia defensiva al equipo, y unos meses más tarde, la directiva lo despidió. Lo remplazó Scott Parker, con él, el equipo acabo descendiendo matemáticamente.

Bajo mínimos en Craven Cottage

Este Fulham es quizá la decepción más grande de la historia de la Premier League. Es el descendido que más dinero neto se ha gastado en la confección de su plantilla. El Fulham, es el claro ejemplo de que una plantilla con más de 10 incorporaciones en verano, por muy bueno que sean los jugadores, no es un equipo sólido y unido.

Es por eso que otros equipos como el Cardiff o el Brighton, con una inversión muy menor, no solo han dado una mejor sensación, sino que además siguen en la lucha por la permanencia.

Deja un comentario