Fulham, la resurrección en Craven Cottage

Tras la decepcionante campaña de los «cottagers» en la máxima competición de Inglaterra todos esperábamos una revolución en el Fulham.

Fichajes como Seri, Ryan Babel, Luciano Vietto y una larga lista que es mejor no nombrar, ya no forman parte del equipo.

Las claves del nuevo Fulham

La resurrección en Craven Cottage comenzó deshaciéndose de piezas que no iban a encajar y trayendo a jugadores con menos renombre, pero más rendimiento.

El despertar de Aleksandar Mitrović

Sin duda la mejor noticia para los muchachos de Craven Cottage, el despertar de uno de sus mejores talentos. Registrando los que posiblemente son los mejores números de su carrera, 15 goles en 18 partidos, está siendo clave en la vuelta del Fulham a la Premier League.

Aleksandar Mitrović, con la camiseta de la Selección de Serbia.
Aleksandar Mitrović, con la camiseta de la Selección de Serbia. Imagen de Эдгар Брещанов, en Wikimedia.

La buena adaptación de los fichajes

El más destacado es Ivan Cavaleiro. El extremo cedido por el Wolves ha encajado perfectamente en el equipo, y lo demuestra siendo el máximo asistente del equipo.

Otro que no podemos olvidar es Anthony Knockaert. El francés ha encajado en el sistema, y está dando actuaciones buenas y con regularidad.

La buena forma de los viejos conocidos

Cabe destacar el excelente rendimiento del que están haciendo gala jugadores como Alfie Mawson y Tom Cairney, entre otros, ambos jugándolo todo y recuperando su mejor versión.

Hablemos de Mawson, es el eje de la zaga «cottager». Lo ha jugado todo y es sin duda, el mejor central que tienen ahora mismo en Fulham.

El escocés Cairney, el capitán del equipo y el timón del centro del campo, un jugador con una visión de juego increíble y con gol. Ya lleva 6 esta temporada, lo cuál lo convierte en el segundo máximo goleador del equipo.

Tom Cairney, uno de los jugadores clave del Fulham.
Imagen de Nick, en Wikimedia.

Un entrenador de garantías

El equipo parece haber encontrado a su hombre, y ese hombre se llama Scott Parker. Una carrera corta, pero exitosa en cuanto a balance de victorias/derrotas. Dejó en 2018 la cantera del Tottenham y esta temporada el Fulham apostó por él, y sin duda, ha salido ganando.

El inglés promedia una media de 1’61 puntos por partido, con un balance positivo en Fulham. De 33 partidos que ha dirigido, ha sumado 3 puntos en 16 de ellos, ha sumado 1 punto en 5, y se ha ido de vacío en 12. Actualmente, en manos de Scott Parker, el Fulham se encuentra tercero en la tabla de la Sky Bet Championship.

La conexión entre la grada y el equipo

Ha vuelto la conexión que tanto se echaba en falta en los partidos de la pasada temporada, y es que Craven Cottage es un estadio especial, con un ambiente especial. El estadio fundado en 1896 sigue teniendo esa esencia de fútbol de pueblo, de ese fútbol que aún da la sensación de pertenecer al aficionado.

A orillas del Tamesis se encuentra la grada principal, la conocida como ‘pavilion’, y lo que más especial hace a este estadio es el pequeño ‘cottage’ que se encuentra en una de las esquinas. La esencia se sigue manteniendo en uno de los ya conocidos cómo «santuarios del fútbol inglés».

¿Por qué es un equipo especial el Fulham?

El Fulham es de esos equipos que siempre han estado en boca de todo aficionado al fútbol inglés, simplemente por dos razones. El ya mencionado estadio y ambiente, algo que pocos clubes tienen y muchos envidian.

Craven Cottage, la casa del Fulham.
Imagen de EL Loko, en Wikimedia.

Y la historia que posee, el club es ni más ni menos el más antiguo de Londres, fundado en el 1879. Es un club con historia, por su longevidad y por la manera de mantener la esencia del fútbol inglés.

Su palmarés es corto, pero en los 7 títulos que ha ganado encontramos una copa Intertoto, una competición ya desaparecida. Esperemos volver a ver a los «cottagers» pronto en la Premier League, esa sensación que transmite Craven Cottage merece ser de primera.

Deja un comentario