El efecto de los «Super-Warriors»

Kevin Durant con su primer trofeo de campeonato cosechado con los Golden Sate Warriors

La historia de la NBA está llena de equipos de dominantes. Los Celtics de Bill Russell (1959-1966), Magic y Bird dominaron los 80s, los Bulls de Jordan, los Lakers de Bryant y los Spurs de Duncan ganaron ocho de los campeonatos en la primera década de este siglo. Pero, fuera de los Celtics de los 60s quienes jugaron en una época de menos equipos donde el talento se concentraba de forma natural, ningún equipo ha ejercido un dominio sin competencia real como el mostrado por los campeones Golden State Warriors. Los Cavs realizaron un esfuerzo valiente pero fue necesario actuaciones históricas de Lebron James solo para evitar ser barridos.

¿Qué efecto tiene esto en la liga? ¿Qué sucede si el interés en el público en general merma? ¿Qué medidas tomarán equipos ante la presencia de un equipo claramente superior al resto en la cancha?

Kevin Durant con su primer trofeo de campeonato cosechado con los Golden State Warriors

Kevin Durant con su primer trofeo de campeonato cosechado con los Golden State Warriors

La idea de la paridad

La NBA ha configurado su estructura salarial con el objetivo de tener paridad y de mantener una ilusión que cualquier mercado puede generar un equipo campeón. La estabilidad de los Spurs puede verse como la joya de la corona de estos esfuerzos, pero han pasado 20 años; la fórmula en San Antonio es algo especial. Por esto era importante una franquicia competitiva en Oklahoma City. Los Thunder formaron un equipo contendiente con brillantes elecciones del draft y un cuidadoso manejo de sus finanzas. Recibió un apoyo inmediato de la afición en un mercado menor y los nombres Kevin Durant y Russell Westbrook era una mina de oro para sus finanzas globales. Pero ahora una de estas estrellas se ha unido al mejor equipo, llevando su poder de mercadeo a uno de los mercados de mayor crecimiento americano, no exactamente el escenario ideal para la NBA.

Antes de la adición de Durant, los Warriors eran un equipo dominante. Ganaron un campeonato, llegaron a dos finales consecutivas, rompieron el récord de victorias en una temporada, empleaban a un dos veces MVP y tenían un estilo de juego muy llamativo. Esta versión de los Golden State Warriors – sin Durant – podían ser desafiados, y fueron desafiados. Los Cavs los derrotaron tras estar abajo en la serie final 3 juegos contra 1. El Thunder tuvo su propia ventaja de tres juegos contra uno pero no supieron cerrar la serie. Sin importar que tan dominante parecieran existían equipos con el talento para crear la incertidumbre de quien ganará el campeonato. Los deportes no son nada sin drama, si sabemos desde el día uno quienes serán los participantes de la final y el campeón nos estamos perdiendo de mucho.

El campeonato de los Golden State Warriors con Kevin Durant en sus filas eliminó todo drama y duda del resultado de la temporada desde el momento que anunció sus intenciones.

El fanático casual

Un triste fanático de los Cavs

Un triste fanático de los Cavs

Existimos fanáticos que sin importar lo que suceda seguimos la NBA y apoyamos a nuestro equipo. Pero para el fanático casual, aquel cuyo interés en la liga va y viene, es importante que haya partidos vibrantes y competitivos, que haya rivalidad entre grandes equipos y las estrellas saquen lo mejor de sí.

Cuando un equipo logra llegar a la final de manera invicta y con un promedio de victoria de 16 puntos es difícil mantener al fan casual interesado, este prefiere cambiar a Netflix y revisar el marcador por redes sociales antes de sentarse dos horas y ver un partido decidido en la primera mitad.

Figuras mediáticas como Curry o James mantendrán cierto nivel de interés y surgirán jugadores y equipos que cautiven la atención mientras los Warriors coleccionan campeonatos. Recordemos que mucho de las ganancias de la liga vienen del contrato con las televisiones americanas, la NBA necesita al fan casual que sume ratings viendo los partidos de Navidad, Año Nuevo y día de Acción de Gracia. Los Golden State Warriors y Cavs solo pueden jugar una vez al día. Si el interés baja, estos ratings bajan y las ganancias de la liga mermarán.

Los otros equipos

Estamos ante el escenario donde, a menos que se forme otro súper equipo, los Warriors juegan en una liga donde no tienen contrincante capaz de derrotarlos. Mercados pequeños que han hecho las cosas bien como Milwaukee, Utah o San Antonio deben mantener una planilla millonaria a sabiendas que su oportunidad de un campeonato en las próximas tres temporadas – al menos – es casi nula. Por qué habría Utah de pagar este verano contratos exorbitantes a Gordon Hayward y George Hill si saben que su mejor escenario es una derrota en finales de conferencia. Claro, la enorme entrada de dinero que le deja a una franquicia unos 8 juegos de playoffs en casa no puede ser subestimadada, pero ¿$10 millones de dólares extra justifican un planilla de $100 millones y creciendo temporada tras temporada?

¿Qué hacen los Spurs? Han construido un núcleo que ha logrado 60 victorias en temporadas consecutivas, algo que lo haría los favoritos en cualquier otra época, pero no ha logrado ni acercarse a una final.

¿Los Celtics? Danny Ainge no ha usado su cofre de tesoros para traer una gran estrella a Boston, será que este busca que los Cs estén en su punto alto en el 2020 en lugar de competir contra Lebron y/o los Warriors.

La nube de invencibilidad de los Warriors también afectará las decisiones de los agentes libres. Jugadores como Chris Paul, el mencionado Hayward, y Paul George deben notar el clima actual y decidir formar un súper equipo con otras estrellas u optar por un equipo menos competitivo. El otro verano John Wall, Cousins y posiblemente Westbrook puede escoger su siguiente casa. Todas las concepciones de competitividad pueden cambiar gracias a lo construido en Oakland

Eventualmente se necesitará de algo especial para retar a estos Golden State Warriors, por el bien de la liga y de la competitividad esperemos que se dé pronto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.