Gregg Popovich dirigirá la plantilla de San Antonio Spurs 2019-20.

Gregg Popovich y los PlayOffs, la historia de amor que podría terminar

Temporada 1996/1997. Una temporada, aunque no en aquel entonces, ahora histórica. Aquella campaña sería la primera de una larga cola de temporadas en las que los Spurs conseguirán clasificar a la Post-Temporada. Pero esta increíble racha podría verse cortada esta misma campaña.

Llevan sin perderse unos solos PlayOffs desde la que fuera la temporada de rookie para jugadores como Kobe Bryant o Steve Nash. Ahora, los pupilos de Popovich se encuentran en una delicadísima situación de cara al final de la temporada regular NBA. Si hace apenas unos días analizamos la extraordinaria y sorprendente temporada de los Miami Heats de Jimmy Butler, les llega ahora el turno a los, hasta ahora decepcionantes, San Antonio Spurs de DeRozan.

La defensa, el principal problema de estos Spurs

Uno de sus principales quebraderos de cabeza esta temporada parece ser la defensa. Los Spurs están encajando una media de 115’1 puntos, colocándose así, como el sexto equipo de la NBA que más puntos permite por encuentro. Un pésimo dato acerca de la defensa de estos Spurs. El mismo equipo que ha visto como, tras la marcha de jugadores como Bertans, y el bajo nivel de juego mostrado en este inicio de temporada, han quedado relegados a la 12º posición de la conferencia Oeste.

Y no solo se puede ver reflejado su mal momento en defensa en esta estadística. En el Rating Defensivo – estadística que mide cuantos puntos concede tu equipo por cada 100 posesiones – el equipo de tejano encaja un total de 113’4 puntos. Una cantidad que los coloca como el quinto equipo de toda la competición que más puntos concede. Quién se atrevería a decir esto en 2014.

DeMar DeRozan, ¿posible nuevo traspaso?

La actual estrella de San Antonio Spurs, como era de esperar, no ha tardado en verse involucrado en varios rumores de traspaso. Uno de ellos, y el que más fuerza mediática ha cogido, es el de una posible vuelta a los Toronto Raptors. Un traspaso que como el propio escolta admitió, fue costoso de digerir’ para él. Marc Gasol e Ibaka, junto a alguna posible ronda del Draft, reforzarían el equipo de Popovich, ambos con bastante experiencia y presencia, sobre todo en la faceta defensiva. No se puede negar que sería algo perfecto para Gregg. A cambio, los Raptors recuperarían a un jugador más que querido por toda la afición. El escolta, junto a sus actuales estrellas, Siakam y Kyle Lowry, podrían formar un ‘Big Three’ capaz de luchar por liderar la conferencia Este.

Por su parte, el ala-pívot y segunda espada de estos Spurs, LaMarcus Aldrige, confirmó su vinculación con San Antonio hasta el año 2021. Año en el que cobrara una auténtica millonada (27’7 millones) a sus ya 35 años de edad para esa temporada. El deseo de Aldrige de volver a Portland junto a Lillard es más que evidente. Y como el mismo ha reconocido públicamente, “jugarán juntos de nuevo”. No sería una locura pensar en su posible vuelta a final de esta temporada. El mal juego de los Spurs, junto a su ya avanzada edad,  nos llevan a pensar que el posible retorno de Aldrige al que fue su equipo durante 9 años, puede estar más cerca de lo que parece.

Mejores ala-pívots de la NBA: LaMarcus Aldridge.
Imagen cedida por Guillermo Mayol.

La dura época Post-Duncan

La época ‘Post Duncan’ apuntaba a ser algo dura para los Spurs. Pero nadie esperaba un récord de 7-14 a tan tempranas alturas de la temporada. Habiendo acabado ya un ciclo con jugadores como Kawhi, Parker y el propio Tim, los de San Antonio no encuentran la forma de reemplazarlos y levantar cabeza. Popovich es un genio en los banquillos, al césar lo que es del césar. Traer de vuelta al mejor DeRozan, y conseguir que jugadores como Rudy Gay o Patty Mills, vuelvan a ser decisivos en el equipo y en las victorias, es una laboriosa tarea para Gregg. Sin embargo, si alguien es capaz de lograrlo, o al menos quien por su experiencia y actitud tiene más posibilidades de llegar a ello, ese es Gregg Popovich.

Deja un comentario