La historia del RB Leipzig, el equipo más odiado de Alemania

Si preguntamos a cualquier aficionado al fútbol en Alemania, incluso de la propia ciudad de Leipzig, qué equipo le produce mayor aversión, su respuesta siempre será la misma: el RasenBallSport Leipzig o Red Bull Leipzig. Un equipo nacido de la ambición y lógica capitalista del mandamás de la empresa de bebida energética Red Bull, Dieter Mateschitz. El más claro ejemplo de la voracidad del denostado fútbol moderno y el enemigo íntimo de todos aquellos románticos que admiran a los grandes clásicos, a la consecución de grandes cotas a través del trabajo y del esfuerzo puramente futbolístico que observan con desdén a los grandes empresarios que con un puñado de billetes son capaces de cambiar la idiosincrasia del fútbol.

La historia del Red Bull Leipzig

El RB Leipzig nace en 2009, pero desde el 2006 ya se viene gestando desde la mente de Mateschitz la idea de entrar con la fuerza de su capital en el fútbol alemán. Una apuesta que ya realizó con un equipo austriaco, el Red Bull Salzburgo, que a golpe de talonario se ha convertido en un grande de Austria y en el conejillo de indias de su mastodóntico proyecto en el Este de Alemania.

Dieter Mateschitz, el creador del Red Bull Leipzig.

Dieter Mateschitz, el creador del Red Bull Leipzig. www.2.bp.blogspot.com

Tras la caída del muro de Berlín, el fútbol de la antigua RDA no consiguió dar un salto adelante y ponerse a la altura de los equipos del Oeste. Dynamo de Dresde, Dynamo de Berlín o Carl Zeiss Jena fueron equipos de gran nivel en la Alemania socialista pero a la hora de la unificación fueron barridos del panorama de élite. Así que este era otro aliciente para el multimillonario austriaco, un lugar de muy bajo nivel futbolístico, que mirara con cierta ilusión el proyecto y no pusieran excesivas pegas ni los aficionados, ni la directiva ni la propia federación alemana de fútbol.

El ascenso meteórico del Red Bull Leipzig hasta la Bundesliga

Así que en el 2009 absorbieron al SSV Makranstädt de quinta división alemana, se apoderaron de los filiales del FC Sachsen y con el dinero por castigo iniciaron su objetivo, llevar al Red Bull Leipzig a la élite del fútbol alemán. En ese mismo momento la entidad se hizo con los derechos del Zentralstadion hasta 2040, un estadio realizado expresamente para el mundial de 2006 con capacidad para 44.345 espectadores. Cómo no podía ser de otro modo, el estadio pasó a llamarse Red Bull Arena, otra de las desfachateces del fútbol moderno, que ya se cobró más víctimas como el Power 8 Stadium, Allianz Arena, Emirates Stadium, King Power Stadium, etc.

El equipo germano ascendió a la 4ª división con 22 puntos de ventaja respecto al segundo clasificado y consiguió tachar el primer punto de su lista. En este momento ya comenzaba a fortalecer su aparato deportivo y administrativo. Fichajes de futbolistas de segunda división que descendían varias categorías para jugar con los de Red Bull y la construcción de una ciudad deportiva tremebunda, siendo la más grande de toda Alemania. Pero el proyecto se estanca y tardan dos años en subir a tercera. Aquí es clave la llegada del ex­­ entrenador del Schalke 04, Ralf Rangnic.

Con un entrenador de élite, que ya había ascendido desde las bases del fútbol alemán hasta la Bundesliga al Hoffenheim, consiguieron arrancar camino a la 2.Bundesliga y formar una plantilla con cierto sentido. Sin desembolsos económicos de esperpento (aunque sí de nivel para la categoría) conformaron un estilo futbolístico que apostaba por la juventud, la velocidad, transiciones vertiginosas y desparpajo arriba. Es quizás lo que más asusta del Leipzig, que no es un equipo de talonario absoluto, tiene la intención de dotar al equipo de una filosofía futbolística propia.

Ya en la segunda división el proyecto comenzó a coger una nueva forma. Hubo un primer año de aclimatación en el que quedaron 5º y para el segundo año iniciaron el asalto a la Bundesliga con grandes desembolsos, conformando una plantilla ya sí de primer nivel. Destacar aquí el fichaje de David Selke del Werder Bremen por 8 millones. En primer lugar es el fichaje más caro de la historia de la Bundesliga 2 y en segundo lugar consiguieron bajar de primera a segunda a uno de los futbolistas más prometedores del fútbol germano, que no recitaba en un equipo cualquiera, sino en uno de los grandes clásicos del fútbol europeo.

El fútbol moderno del Red Bull Leipzig se cobraba su primera víctima mediática. Por otra parte, ese año los del Este fueron el tercer equipo de Alemania en gasto neto de fichajes, sólo por detrás del Borussia Mönchengladbag y del Bayern Múnich.

David Selke fue el fichaje más caro de la 2.Bundesliga con el Red Bull Leipzig.

David Selke fue el fichaje más caro de la 2.Bundesliga con el Red Bull Leipzig. www.weser-kurier.de

En el segundo año ascendieron con bastante suficiencia y consiguieron su objetivo. Este año, el equipo inicia la primera temporada de su historia en la Bundesliga tras 7 años de ascenso meteórico por las categorías más bajas del fútbol de Alemania. No se han vuelto locos con grandes inversiones y rompiendo el mercado. Han mantenido su filosofía, con fichajes de gente joven y marcándose objetivos verosímiles como la permanencia. El nuevo entrenador, Hasenhütl, es clave en este nuevo panorama en Leipzig. Viene de grandes campañas con el Ingolstadt 04, un club que llegó el año pasado como recién ascendido y se mantuvo con sobriedad, haciendo que viajar a su estadio fuera una pequeña pesadilla para todos.

El asalto del Red Bull Leipzig a Europa

El RB Leipzig no es la construcción solamente de un acaudalado millonario, gerente de una empresa muy famosa y rentable. No lo comparemos con el PSG o el Manchester City, pues al fin y al cabo estos nuevos ricos solo tienen de nuevo el dinero, ya que al menos son clásicos del fútbol mundial. Es un equipo construido ex profeso y que quiere implantar una filosofía futbolística, con un trabajo de cantera muy potente detrás.

Todo el mundo mira con horror este monstruo del fútbol moderno, capaz de comerse a los clásicos y digerirlos. Nadie en la historia de Alemania consiguió unir a las distintas aficiones contra un mismo enemigo. Capaz de hacer al Bayern de Múnich menos malo, capaz de unir al Dortmund y al Schalke, de hacer que el Herta Berlín se sienta intimidado ante un nuevo equipo en la zona, que Stuttgart, Kaiserslautern, Nüremberg o el Sankt Pauli observen desde la segunda división cómo el dinero se está merendando a la historia.

Celebración del ascenso del Red Bull Leipzig en la temporada 2015/16.

Celebración del ascenso del Red Bull Leipzig en la temporada 2015/16. www.dw.com

El RB Leipzig se ha convertido en el equipo más odiado de Alemania y del mundo del fútbol. Cada vez que van a visitar otros campos el recibimiento es tremendamente hostil. Lanzamiento de billetes de mentira al terreno, vestir de luto un estadio entero o romper latas gigantes de la bebida energética en el círculo central. Vemos como la bestia está transformándose, esto no es más que el principio, el RB Leipzig ha venido para quedarse, para acabar con la idiosincrasia del fútbol alemán, ganar la Bundesliga y después, como el villano más ambicioso y vil, poner sus ojos en Europa y tocar a la puerta de la Champions League.

En la temporada 2016/17 firmó una campaña increíble acabando en 2ª posición solo por detrás del intocable Bayern, alcanzando la clasificación para la Champions. En la temporada actual, tras acabar 3º en su grupo, cayó a la Europe League, donde se está enfrentando en octavos al Zenit tras eliminar en dieciseisavos al Napoli. En el campeonato local, marcha 6º tras 26 jornadas.