The following two tabs change content below.
Realizador, postproductor y comunicador audiovisual. Amante de series, cine y fútbol.

Opinión sobre la histórica remontada del Barcelona

El pasado miércoles 8 de marzo se vivió en el Camp Nou una de las mayores gestas de la historia del fútbol

Así es, el Barça, el FC Barcelona, los culés, los azulgranas, los de Luis Enrique, los ‘Messi y diez más’… Cómo queráis llamarle. Consiguieron ante el PSG un hito en la historia del fútbol que ha hecho empequeñecer a las hasta ahora gestas más recordadas de la historia, remontando el 4-0 de la ida con un 6-1 final en el Camp Nou.

Sergi Roberto, celebrando el gol final de la remontada del Barcelona ante el PSG

Sergi Roberto, celebrando el gol de la remontada ante el PSG | Mundo Deportivo

Logros tan importantes como los 38,387 puntos de Kareem Abdul-Jabbar en la NBA, la Eurocopa que consiguió Grecia en 2004, los 23 Oros Olímpicos de Michael Phelps o algunos ya más recientes como la consecución del título de la Premier League por parte del Leicester City, han marcado la historia del deporte durante años. El pasado miércoles, el Barça lo volvió a hacer, y se cargó el fútbol. Así de claro.

Muchos de nosotros, jóvenes y no tan jóvenes, siempre tenemos en la retina algún logro histórico dentro del deporte, y en este caso, dentro del fútbol. ¿Quién no recuerda aquellos dos goles de Sheringham y Ole Gunnar Solskjaer, en el Camp Nou precisamente, entre el Bayern Munich y el Manchester United en la final de la Champions en 1999? Dos goles en dos minutos que le dieron la vuelta al marcador que le era favorable a los alemanes.

El Manchester United remonta en el descuento al Bayern Munich en la final de la Champions League 1999 con goles de Sheringham y Solskjaer

El Manchester United remonta en el descuento al Bayern Munich en la final de la Champions League 1999 | Huffington Post

La Eurocopa de Portugal, donde el país anfitrión y la selección de Grecia llegaron, contra todo pronóstico, hasta la final. Y más inesperado fue que los helenos ganaran el título ante la Portugal de un precoz Cristiano Ronaldo. Los griegos entraban en la Olimpo del fútbol.

Grecia gana la Eurocopa 2004 ante Portugal, en Lisboa ante un joven Cristiano Ronaldo

Grecia gana la Eurocopa 2004 ante Portugal, en Lisboa | RTVE

En 2005, en otra final de Champions, en este caso en Estambul. El AC Milan de Maldini, Shevchenko y compañía le ganaba al Liverpool de Benítez por 0-3 al descanso. En el segundo tiempo, Smicer, Gerrard y Xabi Alonso empataban un partido que estaba perdido y que acabarían ganando los ingleses en los penaltis. Sin duda uno de los partidos más recordados y, en mi opinión, la mejor final de la historia de la Champions.

El Liverpool de Rafa Benítez remonta en la segunda parte un 0-3 del AC Milan y gana la Champions en 2005

El Liverpool remonta en la segunda parte un 0-3 del AC Milan y gana la Champions en 2005 | Sportowyring

Y más recientemente, en fútbol americano, la Super Bowl 2017 entre los New England Patriots y los Atlanta Falcons. Los Patriots perdían de 21 puntos al final del tercer cuarto. Se llegó a la prórroga y de ahí al triunfo de los de New England.

Tom Brady, capital para la remontada de los New Engand Patriots a los Atlanta Falcons en la Super Bowl 2017

Tom Brady, capital para la remontada de los Patriots a los Falcons en la Super Bowl 2017 | Boston Globe

¿A dónde quiero llegar con todo esto? Son simples ejemplos, muestras de grandes gestas que el Barça se encargó de empequeñecer el pasado miércoles. Los azulgranas tenían la ardua tarea de dar la vuelta al 4-0 recibido en París. Nadie creía en ellos, el ‘fin de ciclo’ había llegado, pero los ‘mataron’ y ‘enterraron’ antes de tiempo. Varios días pasaron desde entonces y los culés adquirieron una buena dinámica, de menos a más. La palabra ‘remontada’ sobrevolaba el Camp Nou.

Aun así, a medio camino, el comandante del barco, Luis Enrique Martínez, anunciaba que se iba a final de temporada, algo que cogió por sorpresa a unos y fue previsible para otros. Sin duda un punto de inflexión. Los buenos resultados y las ganas de lavar una imagen más que manchada, alimentaban el espíritu de remontada de los jugadores del Barça. Y ellos, a la afición.

El día antes del partido hablaba ‘Lucho’ en rueda de prensa. Desde la redacción donde ahora me ubico gracias a mis compañeros, escuchábamos atentamente al técnico asturiano. “Si ellos nos metieron 4, ¿por qué no vamos a meter nosotros 6?”. Hasta al más pesimista le brillaban los ojos. Él creía, y de verdad. Luis Enrique, “liberado”, entonó una rueda de prensa para, dicho vulgarmente, ‘empalmar’ a la ‘culerada’. Para hacerles creer que eso iba de verdad, que no eran palabras vacías. La redacción aplaudía entonando un “¡sí señor!”. Luis Enrique creía, los jugadores creían. Todos creíamos.

“Nunca había visto el estadio de esa manera, con tanto ímpetu, con tanta ilusión”

El miércoles 8 de marzo se vio reflejada esa confianza. El Camp Nou, prácticamente lleno. Nunca había visto el estadio de esa manera, con tanto ímpetu, con tanta ilusión. No teníamos nada que perder… ¡Nos metieron 4 goles! ¿Qué necio pensaría que eso era remontable? Pues lo conseguimos antes del partido. Esa afición no podía irse a casa sin una alegría de las de verdad. Había quiénes pedían tan solo orgullo, que lo dieran todo (y vaya si lo hicieron), y otros que apuntaban a lo más alto, porque se podía.

El Barça no lo hubiera conseguido sin la pasión de todo el Camp Nou que empujó al equipo hasta el final. histórica remontada del Barcelona

El Barça no lo hubiera conseguido sin la pasión de todo el Camp Nou | Mundo Deportivo

Del partido en sí no destacaría nada que no viera cada uno, sería repetir lo que vimos una y mil veces. Lo que no me gustaría dejar pasar por alto son los últimos 8 minutos. El Barça ganaba, ganaba por 3-1 al PSG, había hecho lo más difícil y Cavani se encargó de devolverlos a la Tierra. Pero esa noche tenía algo mágico. El barcelonismo creía de verdad en eso, faltaban 8 minutos y, exceptuando algún desagradecido, todos y cada uno de los culés permanecía en el campo, ¿por qué? Porque sabían muy dentro de ellos mismos que esa noche les iba a deparar algo inolvidable.

Neymar levantó de nuevo los ánimos mermados en el 87 con un magistral lanzamiento de falta. El Barça volvía a la guerra de la que nunca se fue. Esa noche debía terminar de esa manera, a la épica. 8 minutos para lograr lo imposible y que, como sucede habitualmente, con un invitado sorpresa. Sergi Roberto la cazó al vuelo, el chico de La Masía, con el que apenas se contaba, con el que le disputó el lateral derecho del Barça al mismísimo Dani Alves y que esta temporada ha estado recibiendo de todos lados por jugar donde no le toca. Él logró la culminación de la remontada.

“Los brazos de los aficionados se levantaron como si de una orden divina se tratara, y es que quizás era la única vez en su vida que iban a tener a Dios ante sus ojos”

El Camp Nou se caía y quién mejor para darle las gracias que Leo Messi. Seguramente en uno de los partidos menos brillantes del argentino, estuvo cuando tuvo que estar y ‘liberó’ a Neymar para que el carioca tirara del carro. Pues al ’10’ no se le ocurrió otra cosa que dejar que corriera Sergi Roberto hacía al córner para irse con la grada.

Leo Messi, tratado como tal , después del gol de Sergi Roberto. histórica remontada del Barcelona

Leo Messi, tratado como tal | Santi Garcés

Subirse a la valla y rugir como una bestia mientras celebraba la gesta. Los brazos de los aficionados se levantaron como si de una orden divina se tratara, y es que quizás era la única vez en su vida que iban a tener a Dios ante sus ojos. La remontada era posible pero improbable. No fue Sergi Roberto, ni Messi, ni Neymar, ni Luis Enrique, la remontada fue de todo el barcelonismo, de todo el Barça y del fútbol.

“Si ya no valoramos esto en su justa medida, es que el fútbol ha llegado a su fin”

Una semana ha pasado ya desde entonces. Evidentemente el FC Barcelona ha sufrido la resaca y las consecuencias de dicha gesta perdiendo ante el Deportivo en Riazor pero… ¿hay alguien que no lo hubiera firmado? A ojos del más escéptico, solo ha sido una remontada para pasar a cuartos y el Barça puede no ganar nada, pero de lo que no hay duda es que el Barça se ha cargado al fútbol.

¿Cómo se puede conseguir tal logro y que tan solo se reduzca a eso, a pasar a cuartos? ¿Cómo una gesta como esta, que empequeñece lo del United o lo del Liverpool? ¿Cómo una remontada como esta puede acabar tratándose de algo tan banal al fin y al cabo? Si a esta remontada la acabamos menospreciando, ¿qué vamos a valorar entonces en el fútbol? ¿Pueden los colores acabar ensuciando esto? Si ya no valoramos esto en su justa medida, es que el fútbol ha llegado a su fin. Si una persona no vibra con esto, más vale que lo deje. Si es así, yo me bajo.

Tan solo es fútbol, dirán, pero para un servidor no solo es un resultado, es la emoción de todo un conjunto de sensaciones que explotan de júbilo, y ojalá todos puedan sentir un día lo que los aficionados al fútbol, y sobretodo culés, vivimos el pasado 8 de marzo de 2017 en el Camp Nou.