Isco vuelve a contar

Isco ha sido y continúa siendo uno de los futbolistas más discutidos dentro de la plantilla del Real Madrid. Ni siquiera sus extraordinarias cualidades técnicas le han servido para quitarse etiquetas que siempre le han perseguido.

Una temporada 18-19 de subidas y bajadas para Isco

El futbolista malagueño comenzó la temporada pasada siendo un pilar fundamental dentro del esquema de Julen Lopetegui. El vasco es un enamorado de Isco, y durante su breve etapa como técnico blanco, fue de los pocos jugadores que destacaron. Sin embargo, una apendicitis truncó su temporada. Isco se vio obligado a forzar para jugar «El Clásico», que a la postre supuso la destitución de Lopetegui. A partir de ese día, Isco vivió un calvario de temporada.


La llegada de Santiago Hernán Solari al banquillo blanco relegó a Isco al ostracismo. Acusado por su mal estado de forma, el mediapunta dejó de contar para el argentino, quedándose fuera de multitud de convocatorias. Además, comenzó a ser aún más discutido por la afición blanca, que le acusaba de «borrarse» y de no luchar por recuperar la posición.

Una temporada 18-19 de subidas y bajadas para Isco
Imagen cedida por LaLiga

Tras la eliminación frente al Ajax en Champions y la vuelta de Zinedine Zidane a los mandos de la nave blanca se pensó que la situación de Isco iba a cambiar. Y así fue, en el primer partido tras la vuelta de «Zizou», Isco fue titular y anotó un gol. Pese a eso, aunque comenzó a jugar más, sus actuaciones no fueron demasiado apropiadas. El malagueño acusaba la falta de ritmo y continuó siendo muy discutido.

Isco cambió de mentalidad durante el verano

Tras su peor temporada en la disciplina madridista, Isco afrontó un verano complicado entre rumores de traspasos. Sin embargo, el malagueño cambió de mentalidad, comenzó a entonarse físicamente. Sin embargo, las oportunidades tardaban en llegar. Comenzó a jugar más que en la época de Solari, pero sin destacar individualmente. Además, el mal inicio de temporada del equipo no le acompañaba.

Sin embargo, Zidane siempre ha sido su máximo valedor. El técnico francés apostó por Isco en el once frente al PSG el pasado 26 de noviembre. Su titularidad sorprendió a propios y extraños. Desde ese partido, Isco ha formado parte del once titular en tres grandes citas, PSG, Valencia y Barcelona.

Isco es fundamental en el «nuevo» esquema

La entrada de Isco se entiende por el cambio de esquema del Real Madrid en estos partidos. Zidane volvió a apostar en los partidos grandes por el 4-4-2 en rombo que tan buenos resultados le dio en el pasado. Colocando a Isco en la mediapunta, con libertad tras los delanteros, el francés ha vuelto a sacar a relucir las mejores virtudes del malagueño.

Es con este esquema con el que Isco más ha lucido desde que llegó a la capital. Actuando con libertad de movimientos, pudiendo caer a ambas bandas y enlazando a los jugadores del centro del campo con los dos delanteros. Además, desde esa posición no solo destaca en labores ofensivas, si no que es un jugador que permite lanzar la presión y después bajar a replegar hacia atrás.

Sin duda, ha sido con cuatro centrocampistas en el once cuando el Real Madrid ha dominado a los equipos más duros. Y por su parte, Isco siempre se ha adaptado a las mil maravillas en este esquema. Más si cabe con jugones de la talla de Hazard y Benzema, con los que poder asociarse con paredes y generar espacios en ataque.

Zidane no sólo es un descubridor (Casemiro, Rodrygo, Valverde…), si no que se ha convertido en un especialista en recuperar jugadores para la causa, Isco es uno de ellos. Por el bien del Madrid y de Zidane Isco debe llegar y quedarse.

Deja un comentario