Benzema, el más temible de los felinos

The following two tabs change content below.

Manuel Fuentes

Redactor Jefe y CM at SportBall
Máster en Comunicación. Apasionado de los deportes. Orgulloso cofundador de esta web.

“Mi objetivo es ser el mejor jugador del mundo”. Estas son las declaraciones del 26 de agosto de 2009 de un imberbe Karim Benzema que, con sólo 22 años, dejaba claro que su mira estaba puesta en lo más alto.

8 años han pasado desde ese día. Karim sigue sin ser el mejor jugador del mundo, pero eso es algo a lo que no puede aspirar, ya que le ha tocado convivir con dos titanes que no es que sean los mejores de mundo actualmente, sino que serán de los mejores de la historia cuando se hayan retirado. Lo que sí ha alcanzado Karim es una forma de jugar que ha encandilado a una afición, la madridista, que le tuvo en el punto de mira durante mucho tiempo, pero que ha terminado por rendirse al talento del delantero bleu.

El fichaje de Benzema por el Real Madrid

Benzema firmó por el Madrid en el regreso de Florentino a la presidencia del conjunto blanco. Una vez atado Cristiano, el presi quería un delantero que hiciera las delicias de la parroquia blanca. Le pidió consejo para ello a Zidane; la respuesta de éste fue clara: “a Benzema”. Dicho y hecho, Floraparecer en los momentos decisivosen se subió en un avión dirección a Lyon y se trajo firmado el contrato que unía a Karim con el Real Madrid, a cambio de 35 millones. El galo venía con la lección aprendida: “Podía haber fichado por el Manchester United, Barcelona, Inter o Milan, pero el Real Madrid es único. Todo el mundo sueña con jugar en el Madrid”.

Florentino, el hombre que más confió siempre en Benzema

Florentino, el hombre que más confió siempre en Benzema

Críticas a Benzema

Benzema tuvo que luchar mucho para llegar a donde está hoy. No contra los obstáculos del camino, que no los tuvo, ya que pocas veces un club grande mantiene tanta confianza en un jugador con tan mal rendimiento como el que Karim mostró en sus primeras temporadas. Contra lo que tuvo que luchar el francés fue contra sí mismo. Contra la desidia que siempre le acompañó, contra la inmadurez en sus acciones, contra su falta de compromiso, contra su desgana.

En sus inicios, el Bernabéu le pitó en numerosas ocasiones y la afición le comparaba con el caso Anelka. Su primera temporada, a las órdenes de Pellegrini, fue realmente decepcionante. Y entonces apareció Mourinho…

A Benzema le costó ganarse al público del Bernabéu

A Benzema le costó ganarse al público del Bernabéu

El Benzema Mourinhista

Con el portugués, Karim mantuvo una tensa relación de amor-odio. Por un lado, el entrenador nunca pareció mostrar mucho cariño por el galo e incluso le llegó a ningunear en rueda de prensa (con la famosa comparación gato-perro con Higuaín). Mou llegó incluso a fichar a Adebayor, lo que se entendió como el principio del fin de la relación Mou-Karim.

La rumorología en torno a su marcha del club se disparó y media Europa llamó a Florentino preguntando por él. Conocidos fueron el interés de Wenger por hacerle líder de los gunner tras la salida de Cesc, las múltiples intentonas de un Ferguson que ya intentara su fichaje cuando jugaba en el Lyon y los cantos de sirena de la Vecchia Signora. Pero Karim siempre se vio de blanco y, lo que es más importante, Florentino siempre le vio de blanco.

Benzema y Mourinho tuvieron una relación intensa

Benzema y Mourinho tuvieron una relación intensa

Por otro lado, el entrenador luso despertó a Benzema de su constante letargo, le involucró en su estilo de juego y bajo sus órdenes jugó quizás su mejor temporada de blanco, la 2012-13. Karim siempre ha tenido palabras de elogio hacia el míster: “Mourinho ha conseguido cambiar mi mentalidad, ahora soy un luchador”.

Benzema: el despertar del gato con Ancelotti

La llegada de Ancelotti le cambió la cara a Karim. El entrenador le mostró confianza absoluta desde el primer minuto y Benzema se concienció para llegar a ser el jugador que siempre quiso. Aunque la temporada no empezó nada bien para el galo (ni para el Madrid), y volvió a recibir pitos de la afición. Pero con el paso de los meses, el juego de Benzema creció y con él, el del Madrid. El francés cerró el curso 2013-14 con 24 goles y 16 asistencias, cifras buenísimas para un delantero que tiene que convivir con Cristiano y Bale.

La temporada 2014/15 fuera una de las mejores del francés a título individual. El nuevo estilo de juego de los blancos, que aglutinaba más posesión que en otras temporadas, le vino como anillo al dedo. Sumó 15 goles y 11 asistencias en Liga y 7 goles y 3 asistencias en Champions.

Benzema celebra un gol ante una de sus víctimas favoritas: el Barcelona

Benzema celebra un gol ante una de sus víctimas favoritas: el Barcelona

Benzema con Zinedine Zidane

A pesar de que todo parecía confabularse para el despegue definitivo de Benzema con la llegada de Zidane, su “hermano mayor” en Madrid, las críticas por parte de la afición han vuelto en muchos momentos. Karim se encargó de acallarlas haciendo lo que siempre ha hecho desde que juega de blanco: aparecer en los momentos decisivos.

La temporada 2015/16 vio al Karim Benzema más goleador de su carrera, destacando sus 24 goles en 27 partidos de Liga en ese año en el que Florentino pareció entender que sus figuras no iban a rendir con un entrenador como Benítez y decidió entregarle el timón a Zinedine Zidane.

La última temporada, la del doblete Liga-Champions del Real Madrid, fue estadísticamente la peor de Benzema de blanco (exceptuando la de su debut). Entre todas las competiciones firmó 19 goles y 11 asistencias en 47 partidos.

La influencia de Benzema en el juego del Real Madrid

Benzema es un jugador muy hábil con el balón en los pies, le gusta tenerlo fuera del área. Se siente cómodo moviéndose por todas las zonas de ataque y cayendo a banda. Ahí es donde hace un servicio especial al ataque blanco, ya que cada vez que abandona su posición de inicio, obliga a la defensa rival a ajustarse y en el tiempo que necesitan para ello, aparecen los espacios que aprovechan los jugadores de segunda línea.

Sus caídas a banda dejan el centro del ataque para las incorporaciones de Cristiano y cía.

Sus caídas a banda dejan el centro del ataque para las incorporaciones de Cristiano y cía.

En la imagen superior vemos como Karim, corriendo el contraataque, en vez de avanzar hacia los centrales ocupando la posición de delantero, cae a la banda, de manera que el centro del ataque queda libre para la incorporación de jugadores de la segunda línea, en este caso, Isco y Cristiano.

Karim también destaca por sus continuos desmarques, que facilitan la llegada de nuevos miembros del equipo al ataque. En la secuencia de imágenes inferior, podemos ver la posición inicial de Benzema, centrado en el ataque, para luego hacer un desmarque de ruptura que arrastra a la defensa (Piqué y Alves), dejando un enorme hueco en banda izquierda, que Isco aprovecha para recibir sólo.

Los desmarques de Benzema son claves para abrir huecos en las defensas rivales

Los desmarques de Benzema son claves para abrir huecos en las defensas rivales

Su calma y frialdad a la hora de jugar, que tanto desespera a sus críticos, es otra de sus armas más letales. A Benzema no le quema la pelota y no le importa aguantarla, aunque esté rodeado, hasta que consigue vislumbrar cuál es la opción más peligrosa para el rival.

Pero si hay algo que no se le puede discutir al francés es su talento. Es un 9,5, un delantero con pase, con regate, con imaginación, que juega primero y marca después. Pero eso no es un problema en un club que tiene a Cristiano. Al contrario, el Madrid es un equipo goleador, en parte, gracias al juego asociativo de Benzema.