Kemba Walker no merecía ese trato de los Hornets

¿Ocupará Kemba Walker el sitio de Kyrie Irving en los Celtics?

¿Se puede tratar peor a una superestrella como Kemba Walker? Lo cierto es que es complicado. Más aún tras la fidelidad y cariño que el jugador profesaba hacia la franquicia.

Ni una sola queja por tener un equipo terroríficamente malo, mal estructurado, con poco futuro, y que sufría de manera increíble para ni tan siquiera alcanzar los Playoffs. Siempre fue fiel, llegando incluso a afirmar que se bajaría el salario con tal de ser más competitivo. Pero la paciencia tiene un límite.

Michel Jordan se ha equivocado gestionando el proyecto de los Hornets

¿A qué clase de propietario se le ocurre no darle todo su dinero a un tipo como Kemba Walker? Evidentemente, a Michael Jordan. Y es que esto era precisamente la puntita definitiva que necesitaba Charlotte para terminar de quedarse sin proyecto: que su estrella se marche completamente gratis a un equipo de la misma conferencia.

Puede sonar cruel, pero se lo han buscado. Porque la cantidad de contratos absurdos y sobrepagados firmados por los Hornets es una locura. Batum, Biyombo, Kidd-Gilchrist, Zeller, Williams… no es que el equipo no tuviese flexibilidad salarial, es que ninguno de esos jugadores debería cobrar más de 10 millones en ningún universo.

Contratos Charlotte Hornets firmados por Michael Jordan

Contratos Charlotte Hornets (sin Kemba Walker)

Un proyecto jamás debe construirse por un buen año puntual de un jugador. Si además este buen rendimiento llega en la temporada previa a firmar un nuevo contrato… es el momento de sospechar de lo que puede estar pasando. Los Hornets han errado en todos los momentos en los que era posible fallar: la selección de agentes libres y la posterior firma de contratos.

Pero, aún con estos contratos gigantescos y nada acordes con el rendimiento de los jugadores, el peor error estaba por llegar: afirmar abiertamente no querer pagar impuesto de lujo porque el equipo es muy caro. En otro momento también es un error, ya que para ser competitivo casi con total seguridad debes pagarlo. Pero hacerlo cuando la franquicia afronta la renovación de Walker, el jugador más importante de su historia… es un tiro en el pie.

Actualización: a estos pésimos contratos se les debe sumar 58 millones en 3 años para Terry Rozier. El ex de Boston ha conseguido atracar a una franquicia, e irónicamente, la que ha regalado a Kemba Walker.

Kemba Walker merece un futuro brillante en los Boston Celtics

A este punto ha llegado la situación: no se ha abierto la agencia libre y Kemba está en dirección Boston para firmar un contrato de 141×4 a las 18:00, hora de apertura de la agencia libre en NY. El jugador necesitaba un cambio de aires como el comer, pero, sobre todo, llegar a un proyecto serio que le proponga competir y no despropósitos salariales.

Jugador y franquicia casan a la perfección, y así acompañará a los jóvenes y a un no tan novato Hayward (siempre que no sea traspasado) en la pelea por la conferencia este. No son favoritos, papel al que Stevens está más que acostumbrado, y a falta de reforzar la rotación interior, Danny Ainge ha evitado el desastre que se preveía. Nada mal tras las salidas de Irving y Horford.

Por otro lado, si había un reemplazo “ideal” para Irving no era otro que Walker. Más allá del talento que tiene, puede revivir el espíritu de Isaiah Thomas y ser un base muy querido en la ciudad. Más allá de lo similar de su juego, tiene la cabeza mucho más amueblada, y llega admirando al núcleo joven, además de con ganas de poder ceder protagonismo, algo que en Charlotte era impensable. Solo el hecho de descargarse en ataque supondrá ver a una estrella más eficiente.

Y ya en último lugar, no va a tener demasiado difícil mejorar la relación con la fan-base del equipo. Si la relación con Irving hubiese sido normal, seguramente sería un hueco a cubrir muy grande. Pero el ya ex de los Celtics deja más cosas malas que buenas tras su paso, y Kemba Walker tiene la oportunidad de ser la nueva gran figura de Boston. Solo debe evitar las declaraciones fuera de tono y las animaladas.

¿Qué futuro le espera a Charlotte Hornets sin Kemba Walker?

Uno muy oscuro. La cosa no promete, porque la reconstrucción va a tener que ser muy profunda y larga. La directiva tampoco ha demostrado ser demasiado eficiente ni inteligente hasta el momento, y nada apunta a que vaya a ser parecida a la de Brooklyn Nets. Si la franquicia no estaba bien, ahora está confirmadísimo que estarán en lo más bajo de la NBA al menos dos temporadas.

Los Hornets no tienen ningún jugador joven prometedor, más allá de Malik Monk y Miles Bridges. Estos dos tampoco son nombres sobre los que construir una franquicia, así que su próximo objetivo está claro: el top-3 del próximo Draft. A poder ser, el número 1 si este es un jugador capaz de cambiar la cara de la franquicia. Si pasan de las 20 victorias con la plantilla actual sería un éxito tremendo.

Kemba walker abandona Charlotte Hornets y firma por Boston Celtics

Por otro lado, deben mirar a los Cavaliers o a los mencionados Nets para ver cómo enfocar su reconstrucción: intentar absorber contratos tóxicos para obtener jóvenes o rondas del Draft que les permitan jugársela buscando ese nombre que pueda explotar y ser más importante de lo que parece. No es garantía de nada, pero deben asumir que su condición de mercado pequeño no les va a permitir otra cosa.

Los Hornets lo han hecho todo mal con Kemba Walker y ahora lo van a pagar. Cuando un jugador de este calibre llega a tu franquicia solo se le debe dar un proyecto competitivo. Hicieron justo todo lo contrario, Kemba se sintió muy maltratado, y ahora la travesía por el desierto no va a ser sencilla.

En el peor de los escenarios, siempre quedarán los Seattle Supersonics.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.