Klopp y su revolución red

The following two tabs change content below.

Tras la victoria in extremis del Villarreal ante el Liverpool por 1 a 0 el pasado jueves en la ida de la Europa League, el equipo red apelará al “espíritu de Estambul”, que le hizo ganar aquella famosa Champions al equipo de Rafa Benítez tras remontar un 3-0 al poderoso Milan de Ancelotti, que posteriormente serían ganados en los penaltis. Obviamente, no tiene tanto prestigio una Champions como una Europa League, pero el conjunto de Merseyside la ve como un posible respiro a una mala racha que está pasando. Veamos qué le sucede al histórico equipo, cinco veces campeón de la Champions.

Hay que remontarse a la época de Rafa Benítez, tras unas temporadas exitosas, el español dejó el banquillo tras una desastrosa campaña 2009/10 donde el equipo quedó séptimo y terminó sin títulos para sus vitrinas. Comenzó el fin de ciclo; Roy Hogdson y Kenny Dalglish intentaron borrar el desastre, pero los malos resultados en el campo, y en las oficinas, que llevó al equipo al borde una bancarrota, hizo que el desastre se agravara en momentos, por lo que la confianza en los entrenadores se perdía fácilmente hasta que llegó Brendan Rodgers en mayo de 2012 tras una gran temporada del entrenador norirlandés en el Swansea. Este propuso un total lavado de cara, y en la siguiente temporada, la 2013/14, el Liverpool con un gran juego y un gran estado de forma de Gerrard y Luis Suárez, entre otros, estuvieron a punto de llevarse la Premier League; sin embargo, en el partido definitivo contra el Chelsea, un resbalón del propio Gerrard eliminó toda ilusión puesta en la liga, que acabaría llevándosela el City. Todo el mundo confiaba en el proyecto de Rodgers, pero la siguiente temporada volvió a ser desastrosa; y en la presente, tras un comienzo extraño, unos fichajes que no rendían a pesar del gran desembolso realizado en ellos y un Rodgers sin ideas; este fue despedido en la jornada 8, y su puesto lo ocupó, por sorpresa para muchos, Jürgen Klopp.

Resbalón de Gerrard

Resbalón de Gerrard que valió una Premier. depor.com

La sorpresa viene de que ese mismo año, al término de la temporada anterior Klopp dejó el Dortmund tras una temporada dura y él mismo aseguró que se tomaría un año sabático, rechazando propuestas para entrenar en otros equipos, siendo el más famoso el Olympique de Marsella, pero la propuesta del equipo inglés le enamoró; como él aseguró en su presentación, el estilo inglés y entrenar en Anfield le fascinaba, su objetivo, hacer una revolución en el Liverpool.

Los resultados no han llegado aún, la sola llegada de Klopp y un equipo no confeccionado por él, pero sí moldeado a su estilo no han sido suficiente para revertir los resultados no deseados por los reds; pero, a pesar de la actual octava posición que los aleja del objetivo de competición europea, es innegable que ese cambio de actitud que prometió el alemán lo ha logrado.

Para empezar, Klopp tenía claro que el estilo de juego que triunfó en Dortmund iba a ser heredado por su Liverpool, su esquema, el clásico 1-4-2-3-1, que según esté el partido puede modificarse en un 1-4-3-3 ó un 1-4-3-2-1, pero que transmite la misma idea: la denominada Gegenpressing, los jugadores realizan una agresiva presión total desde el campo rival buscando el fallo del contrario y, como consecuencia, realizar un contraataque veloz, con acciones rápidas y al primer toque y con la suma de los defensores al jugar por detrás. Vamos a analizar la función que tiene cada posición en el equipo de Klopp.

  • PORTERO

El belga Simon Mignolet es el indiscutible defensor de la portería del equipo inglés. El guardameta de 27 años está viviendo su mejor temporada desde que viste de red, y es que, a pesar de sus grandes reflejos y su buen 1 contra 1, su gran irregularidad ha provocado que, en ocasiones, realizase errores bastante considerables para un portero de su nivel, lo que ha agotado la paciencia de muchos aficionados, pero el pobre nivel de los suplentes Ward y Bogdan, no han hecho peligrar la titularidad del belga; aunque esta temporada se encuentra en una racha más regular y sin demasiadas malas actuaciones.

Simon Mignolet

Simon Mignolet. theguardian.com

  • DEFENSAS

Klopp tiene dos jugadores imprescindibles: en el lateral derecho Clyne, y en el izquierdo el español Alberto Moreno; dos laterales cuyo punto fuerte no es defender, sino atacar, son laterales potentes y desbordantes. En bastantes partidos se puede observar como constantemente ambos laterales suben por la banda para desempeñarse como extremos y permiten a los interiores asociarse por el centro, mientras, los mediocentros también se encargan de tapar los huecos dejados por ellos. Los puestos de centrales se turnan entre Sakho, Skrtel y Lovren; también Kolo Touré y algunos jóvenes como Flanagan o Ilori han participado en algunos partidos.

Lovren y Klopp

Lovren y Klopp. estoenlinea.oem.com.mx

  • MEDIOCENTROS

El centro del campo se separa en dos posiciones. Empezamos con los pivotes de corte posicional y defensivo; donde Klopp suele apostar por Lucas Leiva, Henderson, Can, Allen y Milner. El capitán y líder del equipo es, sin duda, Henderson, y con Klopp es el jugador por el que parte todo el juego del colectivo. A pesar de que no es su posición, Klopp decidió adaptar a Milner y Allen a esta posición, y le ha funcionado; sobre todo con Milner, que es un jugador que siempre cumple para el técnico alemán y eso sumado a su experiencia le asegura la titularidad al inglés. Experiencia que comparte con Lucas Leiva, a pesar de que el brasileño cuente con solo 29 años, pero que el ser el jugador que más temporadas lleva de red le ha permitido jugar en el equipo, siempre y cuando sus lesiones le respetasen. Can ha ido de menos a más en este curso, y aunque se espera más de él, tiene ganada la confianza de Klopp, su polivalencia y su conducción del balón justifica la confianza puesta en el alemán de 22 años.

Centrándonos en los mediocentros ofensivos y volantes, Klopp tiene como indiscutibles a Coutinho, Firmino y Lallana. El brasileño Coutinho, que mostró en Anfield su calidad desde que llegó al equipo, sigue sin superar su mayor problema, su gran irregularidad; pasa de demostrar en unos partidos una gran técnica, habilidad, visión de juego y golpeo de balón propias de los mejores jugadores del mundo, a no demostrar absolutamente nada en otros; sin duda, cuando tiene el día los aficionados reds disfrutan como nunca. El otro brasileño, Firmino, a pesar de también jugar como delantero o falso 9, lo coloco en esta posición, porque pienso que es donde más se adecua a su juego, es un jugador con una gran calidad técnica y, aunque se formó mucha polémica por el precio de su fichaje (41 millones) y su pobre rendimiento inicial, este se ha convertido en una de las piezas insustituibles de la alineación de Klopp. Lallana también es un jugador que daba un rendimiento bastante peor que el que dio en su anterior club, el Southampton; sin embargo, con Klopp, poco a poco, el jugador va recuperando su mejor versión y su sitio en el once se lo está ganando.

Jugadores del Liverpool celebrando un gol

Jugadores del Liverpool celebrando un gol. segundoanfiteatro.com

  • DELANTEROS

Uno de los puestos que más problemas ha generado en el técnico alemán ha sido la delantera. Desde la marcha de Luis Suárez al Barcelona, el club inglés ha intentado fichar a un goleador sustituto del uruguayo, pero no lo ha conseguido. Esta temporada se fichó a Benteke, Firmino y Danny Ings, ninguno de los tres ha respondido como se deseó. Benteke ha dado unas actuaciones catastróficas y le ha costado la pérdida de confianza de Klopp; Ings debido a sus lesiones y a su difícil adaptación al equipo de Merseyside tampoco ha contado con muchas oportunidades; Firmino no destaca por ser goleador, y aporta más detrás del 9; y aunque es cierto que Sturridge si ha demostrado serlo, sus constantes problemas con lesiones le han privado de oportunidades. Por ello Klopp se fijó en el joven belga Origi, que ha agradecido su confianza con buenas actuaciones, aunque sigue resaltando su carencia de gol.

Chilena de Benteke

Chilena de Benteke. as.com

También cabe destacar las grandes debilidades del equipo del entrenador germano, y que deberá resolver la próxima temporada si quiere formar el equipo que ha prometido. La debilidad más grave del equipo es su fragilidad defensiva, ya lo dije anteriormente, unos laterales muy ofensivos con carencia defensivas que provoca que se abran huecos que rivales con buenos extremos pueden aprovechar y centrar balones peligrosos al área, mostrándose los centrales débiles y lentos en el marcaje ante estos centros; esto provoca que el Liverpool sea uno de los equipos que más goles de centros por banda haya recibido de la Premier, sin duda Klopp debe mejorar necesariamente la parcela defensiva, probablemente con fichajes defensivos y ofensivos, en el caso de extremos veloces y desbordantes, tipo Reus o Błaszczykowski, para quitar parte de esa función ofensiva que tienen los laterales y estos se centren más en su función defensiva. Tampoco podemos despreciar el problema en la parcela ofensiva, el Liverpool es uno de los equipos que más ocasiones de gol genera, pero no las ve finalizada; antes expuse este problema, aunque en este caso pienso que las soluciones están en casa, si Sturridge abandona la rutina de las lesiones, Klopp podría probarlo de dupla con Benteke u Origi, e incluso él solo de punta, sea como fuere, el delantero anglojamaicano ya ha demostrado con creces que, con él, el Liverpool genera mucho peligro.

Mucho trabajo por hacer tiene “The normal one” (como él se apodó en su presentación, en referencia a la frase de Mourinho) para volver a ver la identidad de un equipo histórico en el actual Liverpool; aunque lo conseguido por ahora ha logrado ilusionar a la afición red, por lo que podemos asegurar que Klopp no caminará solo. El primer gran reto llegará en el partido de vuelta, el reto de remontar la eliminatoria ante el Villarreal, que está realizando una gran temporada y buscará el premio de la Europa League. Un gran partido se avecina.