Kyle Lowry, el líder ejemplar de Toronto Raptors

Kyle Lowry Toronto Raptors

Existen ciertos jugadores considerados estrellas de segundo nivel. Jugadores que se adaptan perfectamente al rol de segunda espada tras la estrella principal. Kyle Lowry siempre ha encajado en esta definición.

Un ejemplo perfecto de ello, que además será agente libre este verano, sería Khris Middleton. Un jugador que posiblemente no podría liderar a una franquicia a un anillo, pero que se puede complementar prácticamente con cualquier estrella. Pasa también con Pau y Marc Gasol.

Pero hay una diferencia fundamental con el protagonista de nuestro artículo. A Lowry se le critica continuamente por sus ¿malas? actuaciones en playoffs. Y os digo algo. Sin Lowry Toronto no estaría 3-1.

Lowry facilitó una adaptación perfecta a Kawhi

Tras pasar a la final le preguntaron a Lowry cuál era la diferencia respecto a otros años. La respuesta la sabemos todos. Pero no quiso dejar mal a su hermano DeRozan. Y dio un buen rodeo para salir del paso. Él es consciente de que todo el protagonismo es de Kawhi. Necesitan eso para ganar y para que renueve. Y Lowry lo sabe.

Lowry, un director de juego muy infravalorado

Lowry siempre ha sido más anotador que asistente. Eso no es ningún secreto. Pero este año con el cambio con la llegada de Kawhi y de Nurse se ha destapado como un gran asistente. Segundo en media de la liga y máximo de su carrera. Con ejecutores como Siakam, Ibaka, Green o el propio Leonard, ha hecho justo lo que necesitaba su equipo.

Kyle Lowry celebra una canasta con Powell.

En playoffs ha bajado su promedio, pero su toma de decisiones ha sido ejemplar. No se ha obcecado cuando le ha ido mal con el tiro y ha sido sinónimo de fluidez cuando el balón ha pasado por sus manos.

La maldición de playoffs se ha terminado para Lowry

Lebron James era la pesadilla de Toronto Raptors. 4-2, 4-0 y 4-0. Especialmente el último es doloroso. Con esto, Ujiri decidió romper con todo. Se la jugó a una carta. Y está a dos partidos de que le salga perfecta. Pero no olvidemos que detrás de esas manos de 63 cm de Kawhi tenemos a Lowry.

El hombre que lleva desde 2012 haciendo crecer a la franquicia. Sin faltar en playoffs desde 2014. Y superando el récord de victorias cada año. Y, por último, sus buenos números en muchos partidos.

En puntos y asistencias, firma: 30-9, 25-6, 17-8, 23-9. Grandes números para alguien que tiene por delante a Leonard o Siakam en opción ofensiva y a Marc Gasol como distribuidor. Y con todo eso, es el jugador que más faltas en ataque provoca.

Y hasta aquí este artículo sobre un gran líder infravalorado. Todos los focos se los llevará Kawhi, pero con Lowry empezó todo. Las casas se empiezan construyendo con los cimientos y Lowry y DeRozan los pusieron.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.