La agencia libre 2019 de los Sixers: una apuesta por Horford y la defensa

Al Horford acompañará a Joel Embiid como líder de los Philadelphia Sixers

Los Sixers se lo juegan todo en los próximos dos años. Si bien es cierto que la vida útil del proyecto se ha alargado, gracias a un gran contrato para Harris y sustituyendo a Butler/Redick (29 y 35 años) por Josh Richardson (25 años). Al Horford llega para intentar ganar un anillo en los próximos dos años. Si en estas dos temporadas no logran el objetivo, su declive será casi total, y su contrato algo muy peligroso.

¿Cómo encaja Al Horford en los Sixers?

La primera sensación es que no tiene demasiado sentido, sobre todo por el hecho de tener ya atados los puestos de 4 y 5. Pero el plan va en otra dirección: Horford recuperará su posición de ala-pívot mientras que Harris quedará como alero. Aunque parte de su carrera la ha pasado como 4, Harris puede rendir como 3, ya que tampoco hay un salto de centímetros/peso muy problemático.

Por otro lado, con Horford haciendo de 4 el esquema de juego que se quiere imponer es fácilmente entendible. Es una apuesta por la defensa más seria de los últimos años mientras que se descarga a Embiid. Al puede cubrir diferentes posiciones, además de jugar completamente abierto para que Embiid, y en menor medida Simmons, se muevan por la zona. Añade más triple a un quinteto que lo necesitaba, más aún tras la salida de Redick.

Por otro lado, es un veterano que no exige protagonismo y entiende muy bien las fases de los partidos. Es el mentor ideal de Embiid, pudiendo este aprender desde cosas en el apartado defensivo, a mejorar su distribución de juego, hasta controlar su cuerpo y no depender únicamente de la intimidación. Horford es el interior moderno en el que Embiid debería fijarse.

Un quinteto titular Simmons-Richardson-Harris-Horford-Embiid asusta por el potencial defensivo y estar formado por jugadores muy altos. El único problema, un año más, está en la carencia de tiro de Simmons, que poco a poco deberá ir solventándose. Si se genera una buena pizarra, aprovechando los cortes a canasta de Ben y todo el espacio generado por el resto, será difícil frenarlos en ataque.

Ben Simmons. Vía Gigantes del Basket

El contrato de Horford es un riesgo… asumible

Horford tiene ya 33 años. Es un veterano de lujo, sí, pero su contrato es muy elevado. Ya este año se le ha visto un poco renqueante, y aunque en Philadelphia no se le explotará más de 30 minutos por noche, parece que la gestión de sus minutos y desgaste físico será vital para que el proyecto con él sea lo más duradero posible.

Estos dos primeros años debería ir viéndose que desmejora, pero lo positivo es que no depende únicamente del físico y aporta intangibles que los Sixers no tenían. Los números no han sido lo suyo tampoco, y es que la necesidad también estaba en alguien que mire por el bien del equipo y no por poner buenos números. Horford aquí encaja de una manera perfecta.

El problema vendrá en las temporadas 2021-2022 y en la 2022-2023. Para ese momento su contrato rondará los 25 millones y debería estar bastante tocado físicamente. La tercera temporada debería ser un paso atrás, del quinteto titular al banquillo. La última, en contraposición, debería ser en la que se busque un traspaso aun teniendo que dar alguna ronda del Draft. Será un gran veterano, pero excesivamente caro.

La apuesta de unos 76ers con Horford es para los próximos dos años. Si en ese margen no ganan el anillo, quedará un proyecto joven donde los más veteranos serán Embiid (27) y Richardson (27) seguidos por Simmons (24) Thybulle (24) y Zhaire (22).

Mejores pívots de la NBA: Joel Embiid

¿Son mejores estos 76ers que los de la temporada 18/19?

Hasta que la plantilla no quede completa es un gran misterio que no tiene respuesta. Un año más, tienen un gran quinteto titular, pero dependen en exceso de este. Zhaire-Bolden-Thybulle son los suplentes junto a Scott. Es decir, 3 jugadores jóvenes que no son garantía de nada y un veterano relativamente fiable.

Quedan agentes libres muy interesantes a los que tentar y probar, pero, de nuevo, se puede caer en el error de formar un equipo sin banquillo. Esto ya se pagó caro durante la temporada regular (llegando Embiid muy cansado y con problemas a Playoffs) y posteriormente en estos, sufriendo cada vez que se sentaba.

La baja de Redick es más sensible que la de Butler. Se pierde a un gran jugador off-ball, que solo necesitaba un poco de espacio y un segundo para lanzar y anotar. No es nada fácil cubrir su baja, pero Richardson puede estar a medio camino entre la aportación de Butler y Redick. Si sigue creciendo, es una pérdida dolorosa, pero que deberá “compensar” en defensa.

¿De qué dependen los 76ers para seguir creciendo y aspirando a todo? La evolución de Simmons, y especialmente de su tiro, es ahora más vital que nunca. Si no hay mejora seguirá siendo el eslabón débil en un quinteto titular muy fuerte. Debe trabajar para ir siendo una amenaza. Si vuelve a ser flotado de manera exagerada los Sixers volverán a jugar en situaciones de 4vs5.

A priori, pueden ser mejores, pero necesitan completar su plantilla bien. El quinteto titular vuelve a asustar, ya que lo que se ha marchado ha sido reemplazado bien. Es un ahora o nunca, y si sale mal, a seguir confiando en los más jóvenes.

2 comentarios
  1. Sergio Bustamante
    Sergio Bustamante Dice:

    A mi parecer la gerencia ha dado un paso atrás. Richardson no es mejor que Saric + RoCo y Horford no me termina de convencer. La balanza será si conseguimos un mejor banquillo que el año pasado o no

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *