Otro decepcionante verano para los New York Knicks

De Irving y Durant a Cousins y Rozier, ¿qué jugadores llegarán a los Knicks?

No debería pillar a casi nadie por sorpresa que los Knicks estén a punto de cometer un gran error. Año tras año se repite la misma historia: “Esta vez ficharemos a (superestrella de turno que sale al mercado) y lo acompañaremos con (superestrella de segunda línea) y (veterano que rinda). El problema es que nadie llega, van 6 años sin Playoffs, y este verano cada vez apunta más a ser decepcionante. Analizamos los jugadores que podrían llegar en la agencia libre de 2019 a los New York Knicks.

El caso de Zion Williamson y Anthony Davis, primer fracaso de los Knics 2019

Si de algo han pecado los Knicks todo este tiempo ha sido de depender y confiar en exceso de cosas que no estaban para nada aseguradas. Una vez más se ha comprobado que ser solo un gran mercado no basta, y que tu proyecto deportivo debe ser serio y estar muy bien planteado para atraer a los mejores. Pero si además de no serlo depende de la suerte… mal asunto.

Es exactamente lo que ha sucedido con la primera parte del gran plan veraniego de los Knicks. Perder muchos partidos fue un objetivo marcado a fuego y que se cumplió, pero con las nuevas normas aplicadas por fin en la lotería del Draft, Zion acabó en los Pelicans, y la posibilidad de un traspaso quedó completamente destruida. En este punto el plan empieza ya a tambalearse.

Pese a que Anthony Davis había señalado a los Lakers y los Knicks como un destino en el que renovaría el próximo verano, sin Zion Williamson cualquier oferta de los Knicks se iba a quedar muy muy corta. Podían montar un paquete con muchas rondas del Draft, pero su Young core estaba lejos de llegar al nivel de los jóvenes de los Lakers.

LeBron James Anthony Davis Los Angeles Lakers

El error aquí está claro, y no es otro que basar tu estrategia en hacer traspasos con un pick del que no tienes certeza que caerá en tus manos. Se puede resumir brevemente en que hay que cazar al oso antes de vender su piel. Oh, y si no se logra cazarlo, luego no está bien vender piel más barata como algo mucho mejor que el propio oso, tal y como ha sucedido con el pobre RJ Barrett.

Kevin Durant, Kyrie Irving eran los agentes libres que querían los Knicks este verano

Descartados totalmente tanto Zion como Davis, en New Orleans y Los Ángeles respectivamente, poco tardarían en sonar las campanas anunciando los próximos objetivos para la directiva de la gran manzana: Kyrie Irving y Kevin Durant. El primero sale enfadado de Boston, donde el proyecto ha acabado de manera abrupta. El segundo gravemente lesionado y sin three-peat de un proyecto que parece que cierra una era.

No había agentes libres menos especiales a los que aspirar. Tipos como Kemba Walker, Jimmy Butler, Tobias Harris… nombres con comportamientos más corrientes para lo que se espera en un jugador de baloncesto. Porque sí, Kyrie Irving cree que la tierra es plana, no le ha gustado la cultura Celtic, y Durant lleva ya dos años en el lado de los supervillanos de la NBA.

Kevin parecía estar fichado, y no tanto por lo deportivo, sino por los negocios que él tiene y todo el dinero que mueve la ciudad de New York. El problema está, una vez más, en que los Knicks son el proyecto menos serio de la ciudad, y por mucha historia y nombre que tengan no son competitivos. Por si fuera poco, el fracaso del Año I de LeBron en los Lakers no anima a jugársela por un nuevo proyecto, por mucho que este segundo pinte mil veces mejor.

Por ahora, y hasta el lunes a las 00:00, todo esto seguirá siendo un misterio. Parece haber un tira y afloja entre los Nets (Irving) y los Knicks (Kevin) para llevarse a la dupla de superestrellas, que quiere jugar junta. Mientras tanto, las horas pasan, y otros agentes libres se van moviendo.

Lesión del Aquiles de Kevin Durant

Los jugadores que pueden llegar a los Knicks en la agencia libre 2019 son… Cousins, Rozier, Morris

A medida que se acerca la agencia libre suena cada vez más fuerte que no habrá nada de Durant, Irving, o Leonard. Se habla de un escenario en el que no llega ningún nombre que altere el rumbo de la franquicia. Un contrato de un año para DeMarcus Cousins, unos cuantos millones para Rozier, apostando porque aparezca esa versión de Scary Terry, y más dinero para Marcus Morris.

En menos de un mes la afición de los Knicks ha pasado de soñar con el anillo a rezar para clasificar quintos a Playoffs en el mejor de los casos. Un verano más en el que las expectativas quedan muy muy lejos de la realidad. Todo por anunciar los grandes planes sin tener nada tan siquiera apalabrado. Cuando parecía que la lección estaba aprendida después de varios fracasos estrepitosos, lo cierto es que no ha sido así.

¡Ojo! Ni Rozier, ni Morris, ni Cousins son malos jugadores, de hecho, son buenos. El problema está en lo que supone tanto deportivamente como económicamente pasar de 3 superestrellas a 3 jugadores que casi no llegan a la tercera fila en importancia en la NBA. Esto es un paso atrás gigantesco para un proyecto que necesita ya un cambio de rumbo.

Es posible que esa plantilla, junto a los jóvenes que ya tienen, pelease por entrar a Playoffs e incluso lo lograse. No obstante, este no era el verano para “volver a playoffs” sino para alcanzar éxitos mucho mayores. En cuanto a cumplir aspiraciones no sirve, y un equipo así quedaría en tierra de nadie.

Cómo juega R.J. Barrett

El camino menos malo para los Knicks si no llegan grandes estrellas

Hay un camino a explorar si de verdad ningún gran nombre llega en esta agencia libre: la vía de la paciencia y el desarrollo de los jóvenes. No va a suponer que el equipo compita en el corto plazo ni mucho menos, pero una buena hoja de ruta sería firmar contratos muy cortos a las estrellas de segunda o tercera y mantener esa flexibilidad salarial.

Esta agencia libre destaca por la inmensa cantidad de dinero y jugadores disponibles. Salen al mercado nombres muy atractivos, es cierto, pero no es la última agencia libre de la historia. Guardar el dinero para el año que viene es una opción muy buena, sobre todo sí diversas estrellas no firman acuerdos largos y optan por opciones de 1+1.

Por otro lado, habría dos grandes beneficiados: Knox y Barrett, especialmente el segundo. Los más jóvenes necesitan tiempo para progresar y crecer en la NBA. Aunque se presupone un gran talento de ellos, no están para competir ya por un anillo, no serían un buen complemento para tipos como Durant o Irving, y no porque no encajen en un hipotético esquema: les faltan tablas, experiencia.

Ante este posible contexto un equipo corriente daría un paso atrás y confiaría en sus jóvenes, dejando pasar el año para intentar llegar a Playoffs, que ganen experiencia, y apostar fuerte por 2020. Pero son los Knicks, un equipo que brilla por la ausencia de las buenas decisiones. Sin ir más lejos, y recordando 2016, las firmas fueron Joakim Noah (72×4) Courtney Lee (48×4) o Lance Thomas (25×4).

Viene un decepcionante y movidito verano 2019 en Nueva York.

ACTUALIZACIÓN: Estado tras el primer día de la agencia libre

Para sorpresa del público, los Knicks no se han movido del todo mal. Tampoco bien, porque lo cierto es que han firmado a 3 jugadores que ocuparán la misma posición, pero no ha sido desastroso. Llega Randle, el más interesante de todos, por 3 años y 63 millones. Después Bobby Portis, 2 años y 31 millones. Luego, Taj Gibson, con 20 millones a repartir en 2 años. Han firmado también a Reggie Bullock, un tirador que encaja bastante bien, por 21 millones y dos años.

No era lo que ellos mismos esperaban, y están muy muy lejos de lo que pretendían, pero las firmas tampoco son excesivamente negativas. De hecho, sorprende que no sean contratos de 4 años, siendo el tercero de Randle una Team Option.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *