¿Por qué esta España no funciona?

Luis Enrique España

La España de Luis Enrique volvió a perder ayer 3-2 contra Croacia. Ese resultado, unido a la victoria en Wembley de Inglaterra ante Crocia, le ha impedido clasificarse a la Final Four de la Nations League.

La era de Luis Enrique en España empezó con muy bien pie tras las victorias 0-1 contra Inglaterra en Wembley y 6-0 contra Croacia en Elche. Pero las tornas han cambiado y la situación se ha complicado. El fútbol más vertical que proponía el nuevo seleccionador a su llegada no está dando sus frutos. Creo haber encontrado una de las razones esenciales por las que España, desde 2012, no está triunfando.

Luis Enrique España

Luis Enrique, seleccionador nacional, está ante un reto de enorme magnitud.

La debilidad de la España de Luis Enrique

No ya con Luis Enrique, sino que desde la última victoria en la Eurocopa de 2012, España es vulnerable defensivamente. Concede demasiadas llegadas a sus rivales. Incluso contra atacantes de selecciones inferiores sufre. ¿Por qué? Mi teoría es que es un equipo muy frágil en las transiciones. En cuanto pierde la pelota y los rivales superan su primera presión, queda muy expuesta a campo abierto. Para mí, esto se debe a que la presión tras pérdida no es tan eficaz como la de la España campeona. Lopetegui intentó recuperarla con muy buenos resultados, recuerdo especialmente el partido de visitante en Italia. No obstante, el equipo ha vuelto a dejar de hacerla con esa precisión. Si no está bien trabajada ni es coordinada entre todos los jugadores, la presión tras pérdida no sirve.

La presión tras pérdida

En mi opinión, la presión tras pérdida es lo que diferencia a los equipos grandes de los buenos equipos. Es decir, jugar bien de verdad requiere ejecutar con precisión la presión tras pérdida. La España de Luis Aragonés o de Del Bosque, pero sobre todo el Barça de Guardiola, eran maestros en ese arte. En determinados tramos perdían la pelota en área rival, pero apretaban, robaban al instante y volvían a atacar. Impedían la salida de balón contraria y acababan ahogando al rival en su área. Igual no generaban ocasiones clarísimas, pero para mí eso es jugar mejor que tener tres oportunidades claras y conceder una.

Eso es lo que creo que España ha ido perdiendo y es una de las razones esenciales de la debilidad de la selección actual. No ejecuta la presión tras pérdida de manera tan eficaz como antaño, pero sigue exponiéndose mucho en el ataque. Cuando la España de Luis Enrique pierde la pelota, los rivales superan la primera presión con relativa facilidad y ahí tienen mucho espacio para correr contra pocos defensas. Si pretendes jugar con los laterales muy adelantados, Busquets, el medio centro, suele avanzar para presionar, y tu presión tras pérdida falla, el equipo está vendido. Así, es muy habitual que se den situaciones de uno para uno o incluso de superioridad del ataque contrario. España, antes y también con Luis Enrique, se come una cantidad de contras ingente. De ahí vienen los goles en contra.

España 2012

El once de la final de la Eurocopa 2012 contra Italia. Viéndolo cualquiera piensa que cualquier tiempo pasado fue mejor.

La España de Luis Enrique: pérdida de toque

La España de Luis Enrique ya no es la España de los centrocampistas bajitos. A las bajas de Xavi Hernández y Xabi Alonso tras el Mundial 2014 hay que sumar las de los dos magos que quedaban en el equipo hasta el pasado Mundial: Andrés Iniesta y David Silva. Ambos eran fijos, garantes del estilo y piezas imprescindibles en la construcción de los ataques. Sin ellos, en el equipo titular de ayer los únicos centrocampistas jugones eran Isco y Ceballos, a estas alturas suplentes en el Real Madrid.

La falta de precisión en el pase, el juego por momentos muy lento y previsible y la ausencia de desborde multiplican las pérdidas. Casi cada pérdida de esta España es sinónimo de contraataque peligroso. Los partidos de España se han convertido en un ida y vuelta donde la selección tiene mucho que perder. Mientras los rivales dejan poco espacio, cada vez que el equipo contrario transita significa peligro para De Gea. Luis Enrique debe encontrar la fórmula para que el equipo no sea tan frágil en las transiciones defensivas: tratar de acabar las jugadas, recuperar la presión tras pérdida u otra eficaz que se le ocurra.

¿Vosotros que opináis del mal momento de España?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.