La incertidumbre de Oklahoma City Thunder, un sistema que no arranca

  • 1 de julio: Paul George traspasado de Pacers a Thunder a cambio de Oladipo y Sabonis.
  • 23 de septiembre: Carmelo Anthony cambia Nueva York por Oklahoma. Kanter, McDermott y una segunda ronda del Draft de 2018 se mudan a la ciudad del Empire State.
  • 29 de septiembre: Russel Westbrook firma su renovación con los Thunder, y se convierte en el jugador con el mayor contrato en la historia de la NBA.
Westbrook, Carmelo y Paul George

La comunión del Big Three ha quedado patente desde el primer día.

En apenas dos meses, la ilusión volvía al Chesapeake Energy Arena después de una temporada con poco destacable: el sobresaliente MVP de su estrella (Westbrook batió el récord de triples-dobles en una temporada) y una sexta plaza en la conferencia, que les permitió el enfrentamiento en la primera ronda con los Rockets. Harden y compañía apalearon sin mucho esfuerzo (4-1) al equipo liderado por Russ. La conclusión era clara: un Westbrook sobrehumano no era suficiente para conquistar el título de la NBA.

En el verano de 2017, con solo dos movimientos, OKC completaba un nuevo “Big Three” con el que intentar alcanzar el dominio del oeste. Las esperanzas en Oklahoma volvían a renacer.

Pero no todo empezaba como se pensaba tras los traspasos. Un dubitativo arranque del equipo, con derrotas ante Utah y Minnesota (en dos ocasiones) en la primera semana de competición podían encender las alarmas. Como en todos los casos similares, la causa de todo era la adaptación, el desconocimiento de los mecanismos. Paciencia y tiempo eran las soluciones.

Las jornadas y los partido se sucedían, alternando victorias y derrotas, pero sin mejorar la imagen o mostrando la superioridad esperada respecto a la gran mayoría de rivales.

Hasta el 22 de noviembre. Los Warriors visitaban Oklahoma por primera vez esta temporada. Aparte del pique Durant-Westbrook, otro aliciente hacía aún más atractivo el encuentro: Melo y George debían ayudar al ‘0’ para demostrar que Oklahoma podía competir con los mejores. Y vaya si lo hicieron. Victoria muy solvente sobre los campeones por 108-91 tras dos derrotas consecutivas.

Durant y Westbrook

Durant y Westbrook volvieron a protagonizar un pique que empieza a parecer habitual.

¿Puede ser este un punto de inflexión?¿Han encontrado Westbrook, George, Carmelo y compañía el camino hacia las victorias? Esperemos que las respuestas sean afirmativas, para tener un nuevo aspirante a la corona de la Conferencia Oeste.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *