La mala suerte de los Houston Rockets

Houston Rockets vs Golden State Warriors

Construir un equipo contendiente al título es un tarea muy difícil, incluso para los mejores gerentes generales y administraciones de la NBA. Se requiere suerte, buen ojo en el draft, contratar el personal adecuado, suerte, trabajar bajo un plan conciso y muchísima suerte. ¿Mencioné que se necesita algo de suerte para crear un equipo campeón? Muchos equipos cumplen todos estos requisitos y aún no logran llegar a levantar el trofeo O’Brien.

¿Cómo fue la construcción de estos Houston Rockets?

Darryl Morrey ha hecho todo lo correcto para darle a la ciudad de Houston un equipo campeón. Posicionó a su equipo de manera que pudiera adquirir una estrella en el momento que alguna apareciera repentinamente en el mercado  – siempre habrá una superestrella molesta con su situación – y así logra obtener a James Harden.

Mantuvo suficiente versatilidad financiera para agregar jugadores por agencia libre o canjes. De esta manera llegaron jugadores como Eric Gordon, Trevor Ariza, Patrick Beverley y Diwght Howard. Bueno, olvidemos al viejo Dwight.

Morrey también ha tenido excelentes selecciones de draft. Clint Capela fue la selección número 25. Montrez Harrell fue seleccionado en la segunda ronda. Uno de los pecados de esta administración es el constante canje de sus selecciones de draft a cambio de jugadores que nunca aportaron a la causa como Ty Lawson, Brevin Knight y alguien llamado Sergei Lischuk.

Morey también tuvo la visión de contratar al entrenador correcto para aplicar su plan de juego. Este plan no era convencional, Morey – un agresivo creyente de la estadísticas avanzadas – quería un equipo que tomara la mayor cantidad de triples, de no poder tirar a distancia se busca la bandeja. No hay plan C. No hay una tercera opción. En Mike D’Antoni, quien tuvo su mejor momento con los Suns “7 seconds or less” de Steve Nash, encontró el entrenador perfecto para llevar a cabo tal plan. Harden es el jugador perfecto para ejecutarlo.

Las series Houston Rockets contra los Warriors

Los Warriors han eliminado a los Rockets en cuatro de últimos cinco años. Los primeros dos años Kevin Mchale era el entrenador (fue despedido a los 11 partidos de la temporada 2015-’16) y  Dwight Howard era el compañero de armas de Harden. En ambas ocasiones perdieron la serie en cinco partidos, incluyendo cuatro encuentros perdidos por más de 20 puntos.

Morey supo que la “era” de Howard no funcionaba, dejó al pedorro centro irse en agencia libre y trajo jugadores dinámicos y tripleros como Trevor Ariza, Eric Gordon y Lou Williams. Estas adquisiciones cayeron como anillo al dedo cuando Mike D’Antoni tomó las riendas del equipo. Ese año perdieron contra los Spurs de Kawhi Leonard y LaMarcus Aldridge (de nuevo, jugadores superiores y un equipo superior).

Morey continuó mejorando su equipo y adquiere a Chris Paul, una verdadera superestrella para jugar al lado de Harden. En la temporada 2017-18 año ganan 67 partidos y logran un ventaja de tres juegos contra dos ante los malvados Warriors. Pero la suerte no estuvo de su lado, Chris Paul se lesiona al final del juego cinco. Houston pierde los siguientes dos partidos.

NBA: Houston Rockets at Detroit Pistons

No hay necesidad de recapitular lo sucedido la pasada semana, pero hagámoslo. A pesar de la lesión de Kevin Durant en el tercer período de juego cinco, los Rockets pierden ambos partidos. Los tres grandes “originales” de los Warriors se encargaron de cerrar las puertas – una vez más – a James Harden y los Rockets.

¿Por qué los Rockets no han conseguido ganar el anillo?

Como pueden ver los Rockets cumplieron todos los requisitos. Lo único que les ha hecho falta es suerte. Morey construyó este equipo en la era de los Warriors. Un equipo con talento superior, incluso antes del fichaje de Kevin Durant.

La historia está llena de contendientes que nunca lograron el campeonato. LeBron James ha dejado un camino de sueños rotos y esperanzas destrozadas. El primer paralelismo que llega a la mente es el caso del Jazz de Karl Malone y John Stockton. Un equipo genialmente construido por una organización modelo guiados por un histórico entrenador. Ellos tuvieron la mala suerte de encontrarse con los Bulls de Michael Jordan y los Rockets de Hakeem Olajuwon. La calidad de esos jugadores y esos equipos no disminuye la clase del proyecto que se construyó en Utah.

De la misma manera no debemos restarle crédito al trabajo de Morey y el resto de la organización de los Rockets. Solamente han tenido mala suerte.

Quién escribe
José Pablo Martínez

Lee más artículos míos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.