La NBA y el tampering previo a la agencia libre

Adam Silver no está aplicando la ley anti-tampering en la NBA

Las primeras horas del mercado de agentes libres de 2019 de la NBA fueron una auténtica locura. En cuestión de minutos se anunciaron decenas de movimientos, y a lo largo de la noche siguió el baile de nombres. Adrian Wojnarowski, Shams Charania y demás periodistas reconocidos no pararon de soltar bombas durante los primeros compases de la agencia libre. Es decir, decisiones que ya estaban tomadas, pero, ¿cómo? Incumpliendo la ley del tampering en la NBA.

Entre tantas noticias, destacó la marcha de Kevin Durant a los Brooklyn Nets. Allí compartirá vestuario con Kyrie Irving y DeAndre Jordan, quienes también finalizaban contrato con sus respectivos equipos.

La mayoría de agentes libres 2019 se cerraron en las primeras horas

Más allá de la noticia de la noche, otros muchos agentes libres también encontraron destino en esas primeras horas de mercado. D’Angelo Russell hizo el trayecto inverso a Durant y abandonó Brooklyn por la bahía de San Francisco, a la que llegó vía sign & trade y en la que compartirá vestuario con Klay Thompson, quien renovó por 190 millones de dólares en cinco años.

Quien también dejó su antiguo equipo vía traspaso fue Jimmy Butler, que jugará en los Miami Heat. Tobias Harris, al contrario que Butler, decidió continuar en los Sixers a cambio de 180 millones de dólares en los próximos cinco años. Al Horford también recaló en Philadelphia, Kemba Walker en Boston, Brogdon en Indiana, Bogdanovic en Utah, Rubio en Phoenix, Randle en New York, Rose en Detroit, Rozier en Charlotte, etc.

Jugadores muy interesantes como Khris Middleton (178 millones en cinco años), Vucevic (100×4), Valanciunas (45×3), Gay (32×2), Barnes (85×4) o Beverly (40×3) continuarán en sus respectivos equipos, y otros como Aminu (29×3 en Orlando), Redick (26,5×2 en New Orleans), Ariza (25×2 en Sacramento) o Thaddeus Young (41×3 en Chicago) empezarán una nueva aventura. Damian Lillard y Jamal Murray, aún bajo contrato en Portland y Denver, llegaron a un acuerdo para firmar unas extensiones multimillonarias con sus franquicias.

¿Cómo se han podido anunciar tantos contratos en tan poco tiempo?

Desde luego, fue uno de los días de offseason más trepidantes de los últimos años. Pero, ¿cuál es la razón por la que se han anunciado tantos movimientos en tan poco tiempo? La respuesta es muy simple, y es que los jugadores contactan con las franquicias, o viceversa, antes del inicio del mercado. Según la NBA, no se podía negociar antes del 30 de junio a las 18:00, hora de la costa este de Estados Unidos. Sin embargo, ya hace años que los equipos no cumplen esta norma.

Claro incumplimiento de la ley del tampering

Tal y como indica la NBA, la regla anti-tampering prohíbe a las franquicias interferir en las relaciones contractuales de los jugadores con otros equipos, incluso expresando públicamente el interés por alguien bajo contrato o entrando en contacto con el agente del jugador en cuestión. Por lo tanto, gran parte de los movimientos que se realizan a lo largo de la agencia libre son, según esta normativa, totalmente ilegales. A pesar de ello, la liga no sanciona a los equipos.

La agencia libre 2019 ha llevado a Durant e Irving a los Nets

El problema no solo reside en que la NBA no castiga a los equipos que actúen de esta manera en offseason, que son la gran mayoría, sino en que sí sanciona otras conductas que no están permitidas según la regla anti-tampering. Esto es, la liga cumple a rajatabla una parte de la normativa mientras ignora otra. Por ese motivo, tal vez sea el momento de que la organización estadounidense actúe y cambie algo para que no se incumplan las normas de la competición. Ahora bien, ¿qué opciones tiene?

¿Mayor seguimiento y sanciones a las franquicias?

Lo más lógico, a priori, es que la liga haga un mayor seguimiento de los equipos y los sancione cuando sea necesario, cumpliendo íntegramente con la regla anti-tampering. De esta forma, la franquicia que posea los derechos del jugador hasta el inicio del mercado tendrá más oportunidades de retenerla, pues contará con un mayor número de días para reunirse con él. Otra opción sería eliminar esa parte de la regla anti-tampering y permitir a los equipos contactar con jugadores de otros clubes. Esto no ocurrirá, pues pondría en muchas dificultades a la franquicia actual de los futuros agentes libres para intentar retenerlos, dando el mismo tiempo a otros equipos que estén interesados en ellos.

¿Adiós a la ley anti-tampering en la NBA?

La última opción, y también la más inverosímil, sería eliminar por completo la normativa anti-tampering. De esta forma, la NBA daría total libertad a las franquicias para contactar con cualquier jugador de la liga. Si esto sucede, el mercado podría convertirse en algo similar al del deporte europeo. Esto sería, sin ningún género de duda, un gran golpe para la estabilidad de los equipos, que ya de por sí suele ser poca. Seguramente veríamos muchos más movimientos y sería realmente complicado para los clubes llevar a cabo sus proyectos durante varios años.

En definitiva, la agencia libre es toda una guerra. Una guerra en la que, pese a que siguen teniendo ventaja, las franquicias de las que salen los jugadores cada vez tienen menos opciones de retenerlos. Les pueden dar más dinero que el resto de clubes, sí. Sin embargo, tienen prácticamente el mismo tiempo para negociar con él durante la offseason. Esto se debe al poco cumplimiento de la regla anti-tampering por parte de los equipos y también de la NBA. La propia competición jamás ha sancionado comportamientos de este tipo durante el mercado de agentes libres. Aunque suene ridículo, ignoran su propia normativa. Veremos si intervienen o dejan pasar esto de castaño a oscuro en los próximos años…

Quién escribe
Jordi Ribera

Lee más artículos míos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *