,

Radiografía de la recuperación del Valencia

Rodrigo Moreno Valencia

El Valencia vive días de ilusión. Dejó atrás una primera mitad de temporada francamente decepcionante para esperar con optimismo lo que queda de temporada. Si hace no más de un mes era un equipo al que le costaba una barbaridad marcar goles y conseguir resultados, hoy ve puerta con mucha más facilidad y siente que le puede hacer frente a cualquiera. Y, sobre todo, los golpes no le hunden como antes. Buena prueba de ello fue la fantástica remontada copera ante el Getafe, donde no se rindió y consiguió dos goles en el descuento para clasificarse. La recuperación del Valencia es un hecho.

Así pues, el Valencia está a un partido de jugar una final de Copa sirviéndole un 0-0 en casa, tiene a seis puntos los puestos Champions en Liga (hace no tanto estaba a 10) frente a un Sevilla decreciente, y todavía tiene mucho que decir en la Europa League. La recuperación del Valencia en el último mes ha sido muy llamativa. Analizamos cómo se ha gestado.

Rodrigo Moreno Valencia

Rodrigo Moreno, durante el partido de vuelta contra el Getafe.

Los partidos del Valencia en enero de 2019

  • Valencia – Valladolid (12 de enero). Fue el último mal resultado del Valencia y la última decepción para la afición. De nuevo se escapaban puntos de Mestalla ante un rival de la zona media-baja. El equipo mereció ganar, pero un espectacular tiro de falta de Alcaraz selló el 1-1.
  • Valencia – Sporting (15 de enero). El equipo ché debía remontar el 1-0 de la ida en El Molinón para clasificarse en Copa. No estuvo especialmente brillante, pero terminó remontando con dos goles de Santi Mina en la segunda parte y otro de Ferrán Torres en las postimetrías del partido. Muy buen partido del canterano, por entonces muy discutido en Mestalla. 3-0 y a la siguiente ronda.
  • Celta – Valencia (19 de enero). Partido importante en la reciente recuperación del Valencia por la victoria y por conseguirla remontando en los últimos minutos. El equipo de Marcelino perdía 1-0 en el minuto 70, pero remontó gracias a los goles de nuevo de Ferrán y del excéltico Rodrigo Moreno. 1-2 y chute de confianza para el equipo.
  • Getafe – Valencia (22 de enero). La única derrota del Valencia en el último mes. Fue un partido muy espeso donde el Getafe quiso un poco más y acabó ganando 1-0 con gol de Jorge Molina. Marcelino, priorizando LaLiga para alcanzar el cuarto puesto, hizo bastantes rotaciones y el equipo lo notó.
  • Valencia – Villarreal (26 de enero). Victoria bastante plácida en Mestalla contra un Villarreal de Luis García muy debilitado. Pocas veces esta temporada el Valencia ganó un partido con tanta comodidad en su estadio. Pusieron el 3-0 final el central Diakhaby, Cheryshev y Rodrigo, que se iba entonando.
  • Valencia – Getafe (29 de enero). Noche mágica en Mestalla, aunque acabara como el rosario de la aurora. El Getafe se adelantó en el primer minuto en un error del portero Jaume, pero el Valencia creyó hasta el final y acabó remontando con dos goles en el descuento. El VAR le anuló otro correctamente, y la actuación arbitral fue muy protestada por parte del Getafe por la expulsión de Djené y el rasero del colegiado a la hora de amonestar a jugadores visitantes. Aún así, hat-trick de Rodrigo para el 3-1 final, Mestalla vibró como hacía tiempo y el equipo ché se metió en semifinales de Copa. La recuperación del Valencia tomaba forma.
Marcelino entrenador Valencia

El entrenador del Valencia Marcelino, en la banda del Camp Nou.

Los partidos del Valencia en febrero de 2019

  • Barcelona – Valencia (2 de febrero). Después del esfuerzo entre semana tocaba afrontar otro escenario complicado: el Camp Nou. No obstante, fue otra buena muestra de la línea ascendente que había tomado el equipo. El Valencia se puso 0-2 en la primera parte con goles de Gameiro y Parejo de penalti. El Barcelona marcó antes del descanso con otro penalti de Messi y apretó lo indecible a inicios de la segunda parte hasta que de nuevo el ’10’ puso el empate. Sin embargo, a partir de entonces el argentino tuvo molestias y hasta fue atendido en la banda. El Barça no mantuvo el asedio sobre área rival y el Valencia pudo mantener el 2-2 sin sufrir demasiado.
  • Betis – Valencia (7 de febrero). El sorteo emparejó al Valencia con el Betis de Quique Setién dejando el Clásico para la otra semifinal. Fue un partido igualado, pero precioso, con alternativas en las dos áreas. Golpeó primero el Betis al filo del descanso con gol de Loren tras un córner, y en otro córner Joaquín puso el segundo en un gol olímpico muy mal defendido. El Valencia no había sido tan inferior, pero de nuevo no se rindió y siguió luchando y jugando. Lo hizo primero por medio de Cheryshev tras una gran combinación entre Rodrigo y Gameiro y después por medio del propio Rodrigo. 2-2: gran resultado para la vuelta.

Los porqués de la recuperación del Valencia

Aumento del nivel de los delanteros, especialmente de Rodrigo

Decíamos en artículos anteriores que al Valencia le faltaba gol y que los delanteros no estaban viendo portería. Se dio una paradoja: todos subieron el rendimiento desde que se conoció el descarte de Batshuayi. El belga, del que ya habíamos comentado su pobre rendimiento, apenas contaba ya para Marcelino, pero en el partido de ida contra el Sporting lo cambió al descanso y lo sentenció. «Con algunos se ha acabado la paciencia», dijo entonces Marcelino.

Santi Mina, el único que estaba haciendo goles, siguió con su racha en partidos clave como la vuelta contra el Sporting, pero llamó mucho la atención el incremento de las prestaciones de Rodrigo y Gameiro. El internacional español, gafado hacia portería y muy apagado hasta el momento, volvió a parecerse al de la temporada pasada. Sus arrancadas verticales eléctricas, como la del 0-1 en el Camp Nou, sus últimos o penúltimos pases rompedores, como el que dio a Gameiro en el 2-1 frente al Betis, o su eficacia remtadora, avalada en su hat-trick contra el Getafe, así lo atestiguan. Rodrigo está vuelta, y es una de las mejores noticias para el valencianismo.

Pero también ha emergido Gameiro, hasta entonces en una crisis de confianza alarmante. Por fin puso en práctica su capacidad para desmarcarse y ofrecer líneas de pase a sus compañeros, aparte de mejorar en la finalización. Rodrigo y Gameiro han sido piezas fundamentales en la recuperación del Valencia.

Más confianza y no rendirse

El Valencia de la primera mitad de temporada era un equipo que acusaba enormemente los golpes encajados. Ante un gol, una expulsión o acción semejante el equipo se quedaba grogui, no despertaba y no era capaz de reaccionar. Otras veces simplemente tenía miedo, atrasaba las líneas, dejaba de atacar y al final lo pagaba. Le faltaba confianza para pensar que haciendo su juego era capaz de hacer daño a cualquiera.

Ahora eso ha dado un giro de 360º. Los últimos partidos demuestran que se cree capaz de todo, y que, sobre todo, en los momentos difíciles no baja la cabeza. La eliminatoria contra el Getafe estaba prácticamente perdida, y la sacó adelante, remontó contra el Celta y recuperó el 2-0 contra el Betis. La cabeza de los jugadores, por tanto, también jugó un papel clave en la recuperación del Valencia.

Mantener a Marcelino

En los peores momentos por Mestalla se barruntó la idea de destituir al entrenador. Fue su crédito de la temporada pasada, cuando metió al equipo en Champions, lo que lo mantuvo. Al parecer, Mateo Alemany fue quien abogó por su continuidad. La apuesta salió bien, y deja claro que muchas veces la solución no pasa por despedir al entrenador.

Carlos Soler Valencia

Carlos Soler, otra pieza importante del Valencia, controlando el balón en el partido contra el Villarreal.

En resumen, estas han sido las líneas maestras de la recuperación del Valencia en solo un mes. Ahora el de Mestalla es un equipo al alza con el que hay que contar para el tramo decisivo de temporada. Para la Copa, para ser cuarto en Liga y para llegar lejos en la Europa League.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.