,

La reivindicación de Lillard en los NBA Playoffs 2019

Lillard ha firmado una gran temporada que vale unos playoffs en la Conferencia Oeste.

Puedes cambiar a Curry por Lillard: no notarás ninguna diferencia en Golden State Warriors.

Estas palabras de un GM anónimo llevan dando vueltas por las redes sociales desde que fueron pronunciadas. No hay mejor momento que este para recuperarlas, porque Lillard ha decidido que ahora es cuando debe reivindicarse como la estrella total de un proyecto muy serio. Pese a repetir tercer puesto un año más, volvió a ser cuestionado. Solo que esta vez no han hecho falta más de dos partidos para recolocarse en su lugar.

Eternamente infravalorado, Lillard responde

El año pasado los Blazers perdían su ventaja de campo frente a los Pelicans. 0-2 en una serie que acabaría en forma de barrida. Antes de eso, tras la segunda derrota, Lillard era preguntado por su estado mental. Su respuesta fue directa:

“Espero más de mí mismo. Estamos en playoffs, ellos van a ponerlo difícil. Debo ser mejor. Tan simple como eso.”

No lo fue. Ese año no pudo serlo. A su favor, que la serie contra los Pelicans era muy engañosa, ya que, por perfiles, los de Anthony Davis tenían ventaja. El baloncesto de esta era se juega por emparejamientos, y en casi todas las posiciones, los Blazers tenían las de perder. No obstante, eso no quita que la serie fuese una decepción para casi toda la NBA.

La posibilidad de que se repitiese la historia este año estaba ahí. Los fantasmas pesan, apareciendo sobre todo cuando las cosas se ponen difíciles. Si bien los Blazers lograron el tercer puesto, tendrían que bailar con la más fea en Playoffs: Oklahoma City Thunder. No llegaban con las mejores sensaciones, pero sí eran el rival más peligroso de todos los de la parte baja.

No obstante, un hombre tenía claro que esto no iba a ser así. Esta temporada no. La oportunidad de llegar a finales de conferencia era y es real, con un cuadro más que generoso. Ni Warriors, ni Rockets, los dos proyectos que parecen estar varios pasos por delante, se pueden cruzar en su camino. Lillard es conocedor de esta situación… y pretende aprovecharla.

Damian Lillard

Dos exhibiciones para dejar claro que los Blazers van en serio

La dura lesión de Nurkic hacía pensar a analistas y fans que la franquicia de Oregon no lo tendría sencillo. Efectivamente, la serie no iba a ser un paseo por el parque. De hecho, para los aficionados se planteaba como una de las más interesantes, ya que la balanza no estaba decantada para ningún equipo, pese al resultado de la temporada regular.

Sin Nurkic, Lillard y McCollum tendrían que ser los protagonistas, que, junto a otros secundarios, cargasen a Portland sobre sus hombros, demostrando la pasta de la que están hechos. Dicho y hecho. Mientras el segundo merece un artículo aparte, el primero ha decidido superar otra vez las expectativas. Por si alguien aún tenía dudas sobre su capacidad para ser el líder, ha demostrado sin sudar que sí.

29’5 puntos, 5 asistencias, 4 rebotes y 3 robos de promedio en estos dos primeros encuentros. Los datos ya llaman la atención, sin embargo, ha ido un paso más allá. 47’5% de acierto desde el perímetro, con 9’5 intentos por noche. Está siendo más efectivo desde la línea de tres puntos que con penetraciones y tiros de media distancia, donde acumula un 43’5%. Salvaje.

En unos Playoffs donde más se le reclamaba y esperaba como líder, ha sabido responder, asestando dos golpes muy duros a su rival. Dos actuaciones de MVP alcanzables por muy pocos jugadores. Con todo, lo más importante es que, cuando ha quemado el balón, no se le ha encogido la muñeca.

Así ha destrozado Lillard a Oklahoma

La palabrería y las estadísticas deberían ser suficiente para convencer a alguien de que se tiene la razón en un tema. No obstante, hay que ver un poco más para comprender cómo Lillard ha destrozado a los Thunder.

En este vídeo aparecen 3 acciones de highlight que muestran el daño que puede hacer Lillard.

  • Aunque le encanta retener el balón, está demostrando que, si quiere jugar sin él y anotar en momentos puntuales, lo hará. En este caso, apenas necesita un par de segundos para aprovechar la pantalla, recibir, tirar, y forzar el 3+1. Simplemente sensacional.
  • En estos dos partidos, Westbrook ha decidido flotar a Damian cuando se encuentra a 8 metros o más del aro. Grave error. Junto a Curry, es el jugador de la NBA con mayor rango de tiro. Van 2/2 desde 9 metros, y un 3/5 a algo menos de esa distancia. Nuevos tiempos.
  • La defensa de Felton es muy muy buena. En ningún momento pierde a su par pese a varios movimientos de Dribbling. Incluso llega a puntear el tiro. Pero el ataque y la confianza de Lillard son todavía más grandes. Mientras se encuentre en este estado mental, poco se puede hacer.

Anotar los triples no es lo único que Lillard está haciendo extraordinariamente bien. Gracias al vídeo de @NachoJuanRules podemos profundizar un poco en su defensa ante Russell Westbrook, de altísimo nivel.

  • No teme al contacto con Russell. Manos ágiles para forzar la pérdida.
  • Una vez más, no rehuye del contacto, es ágil, y provoca que Russ suelte la pelota. Una vez lo ha alejado de la pintura, le concede el tiro desde el perímetro, donde la estrella de los Thunder está sufriendo (10% de acierto en Playoffs, 29% en temporada regular).
  • Otro ejemplo más de que, siendo ágil y leyendo la jugada, la diferencia física no es una ventaja insuperable. Roba el balón y se lanza al suelo, consciente de que en estos partidos cada posesión cuenta.

¿Cuáles están siendo las consecuencias de este esfuerzo atrás? En el primer partido, Westbrook se quedó en 4/8TC, con dos pérdidas. En el segundo, 3/13TC, 4 pérdidas, y 2 tapones recibidos. Ha anulado en gran parte al segundo mejor jugador de los Thunder, algo que impide que jueguen igual.

Aun con todo, Lillard quiere más

Esta vez no ha habido reproches para Damian en las ruedas de prensa. Todo lo contrario, felicitaciones y aplausos por sus dos buenas actuaciones. Lo merece, se ha ganado ser reconocido de nuevo. Al mismo tiempo que sucede esto, no se precipita en las declaraciones.

Las series no empiezan hasta que ganas un partido fuera […] Estamos 2-0, pero esto puede cambiar muy rápido.

Actitud intachable. No se puede pedir más de un jugador.

Quién escribe
David Casas

Lee más artículos míos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.