La Serie A cierra por vacaciones, así ha sido la temporada 2018-19

El pasado fin de semana se jugó la última jornada de la Serie A 2018/2019. En una jornada dominical con hasta seis encuentros simultáneos, la bajada del telón del Calcio también significó el cierre de temporada en las cinco grandes Ligas. La jornada electoral con mayor porcentaje de participación en Italia (Europeas), no doblegó a las aficiones. Los estadios se llenaron para vibrar con la disputa por dos plazas de Champions League y una de Serie B.

Resumen de la temporada 2018-19 en la Serie A

Pasando por encima de unos pésimos Fiorentina, Genoa, Udinese o Sassuolo, y de la buena labor de Siniša Mihajlović y Marco Giampaolo al frente de Bologna y Sampdoria; repasamos lo más destacado de lo acontecido esta campaña en el fútbol italiano.


La Juventus se alza con su octavo título consecutivo

Como no podía ser de otra forma, el equipo turinés ha vuelto a conseguir el Scudetto. Con el de este año, ya suma ocho títulos de forma consecutiva. Desde la victoria del AC Milan en la temporada 2010/11, el equipo de los Agnelli ha dominado el fútbol italiano. Su superioridad les lleva a conseguir alzar el trofeo con holgura. Tanto en la 13/14 como en la 14/15, se distanció de la Roma (2º puesto) en 17 puntos. Por lo que la distancia de once puntos con el Napoli en esta temporada ni siquiera ha sido la más grande conseguida por los bianconeri en su lucha por el Scudetto.

Sólo Milan en la 11/12, Roma en la 16/17, y Napoli en la 17/18, han conseguido terminar la temporada a una distancia inferior a cinco puntos. Su dominio doméstico es abrumador, y nada hace pensar que vaya de dejar de serlo. Esta campaña ha concedido seis empates y cuatro derrotas. De todas ellas, las cuatro ocasiones en las que ha perdido, y cuatro de los seis empates, suceden en las últimas doce jornadas. Haberse centrado en competición europea y ver totalmente cerrado el título, llevó al equipo a relajarse y empeorar sus registros.

Tras la marcha de Gigi Buffon, la portería de Szczęsny ha sido la menos goleada. Pero pese a lo que pueda parecer, el registro goleador ha sido el segundo más bajo de éstos ocho títulos consecutivos. El retorno de Bonucci, la versatilidad de Emre Can, el dominio del centro del campo de Miralem Pjanić, la campaña de Bernardeschi, y un siempre ambicioso Cristiano Ronaldo, son algunas de las claves que han llevado al equipo de Max Allegri a no tener rival esta temporada.

Bernardeschi y Cristiano Ronaldo vs Atlético de Madrid

¿Cómo ha sido la lucha por Europa en la Serie A 2018-19?

Napoli, el eterno aspirante

El nuevo Napoli de Carlo Ancelotti se ha quedado lejos de su objetivo. La última temporada de Sarri como inquilino del banquillo partenopeo terminó con el equipo a sólo cuatro puntos de la Juventus. Este año, en ningún momento ha sido outsider real al título. Pese a ello, y tras la marcha del entrenador y de un jugador importante como Jorginho, la squadra muestra mimbres interesantes sobre los que cimentar el proyecto de Ancelotti. Jugadores como Alex Meret, Fabián Ruiz, Piotr Zieliński, o Arkadiusz Milik han demostrado formar una perfecta base sobre la que crecer.

Inter y Milan, las decepciones

Inter y Milan iniciaron la temporada con el objetivo claro de clasificarse para Champions League. Los nerazzurri, como mínimo debían no sufrir como el pasado curso, cuando se clasificaron en la última jornada en un duelo a vida o muerte vs Lazio. Sin embargo, el equipo de Spalletti ha sido más noticia por problemas internos que por su rendimiento sobre el campo. El siempre sensato Luciano ha sido incapaz de darle estabilidad a un vestuario sobre el que brilla con luz propia la pareja Mauro Icardi – Wanda Nara. Sólo Handanovič, Škriniar, Brozović y, un agradable Politano, han rendido de forma óptima y acorde a las necesidades del club. La clasificación in extremis para Champions League se ha cobrado la plaza del técnico toscano, quién ya ha sido substituido por Antonio Conte.

Por su parte, el AC Milan necesitó reemplazar a Gonzalo Higuaín por Krzysztof Piątek para empezar a carburar. Durante la primera parte de la temporada, el gaditano Suso fue lo único salvable en la entidad rossonera. Con el paso de las semanas, y el mercado de invierno con la llegada del delantero polaco y el brasileño Lucas Paquetá, junto con el aumento de rendimiento de Timoué Bakayoko, aumentó el nivel del equipo. Los resultados empezaron a llegar, y el equipo de Gattuso encadenó un inicio de año 2019 brillante. Aún así, un pésimo mes de abril ha condenado al equipo a jugar Europa League, siempre y cuando la UEFA no decida ejecutar su sanción sobre el equipo milanés.

El desastre lo protagonizó la Roma

La Roma venía de ser semifinalista europea, y con la dupla Monchi-Di Francesco se postulaba como candidata, como mínimo, a arrebatarle el segundo puesto al Napoli. Lejos de ello, un inicio de temporada demasiado titubeante hizo que el ruido se instaurara en una entidad y unos tifosi a los que poco les hace falta para autodestruirse. En verano el equipo se reconstruyó con jugadores jóvenes llenos de talento. Llegaron Zaniolo o Kluivert, pero pesaron mucho más las marchas de Nainggolan o Strootman.

Ha faltado experiencia y hambre sobre el campo, y eso se ha acabodo llevando por delante al entrenador italiano y al directivo andaluz. El final de temporada con Claudio Ranieri no sido suficientemente regular para conseguir plaza en Champions League. Para colmo, la despedida de Daniele De Rossi ha generado un auténtico polvorín.

Retirada de Daniele de Rossi

Junto con los giallorossi, la SS Lazio tenía el deber de mejorar la quinta plaza del pasado año. Su paso en competición doméstica ha sido ridículo, y sólo la conquista de la Coppa Italia maquilla la octava plaza laziale. Inzaghi ha sido discutido, y el rendimiento de Milinković-Savić, Luis Alberto, o Ciro Immobile ha estado lejos del mostrado el pasado año. El proyecto se ha resentido enormemente, y sin la consecución del título copero, sólo se salva un espectacular Joaquín Correa en 2019, un renacido Felipe Caicedo, o un seguro como Francesco Acerbi. Sin todo ello, tocaría hacer borrón y cuenta nueva.

Las sorpresas: Atalanta y Torino

El Atalanta de Gian Piero Gasperini ha sido la mayor sorpresa, no sólo en la Serie A, sino en Europa. Su tercer puesto en la liga italiana supone un hito histórico para la entidad de Bérgamo. Pero también para Europa, ya que se trata del acceso a la máxima competición europea con el presupuesto más bajo de los clasificados en las cinco grandes Ligas.

En su tercera temporada, el técnico piamontés ha desatado un juego combinativo y de ataque de alto nivel. El rendimiento de Hateboer y Castagne desde los laterales, de unos casi desterrados Zapata e Iličić, de un joven Mancini en el centro de la zaga, y de cómo no, su capitán el Papu Gómez, ha sido brillante durante toda la temporada. Nadie podía hacer frente al vendaval ofensivo del equipo más goleador de la Serie A. Imparables y merecedores de su magnifica clasificación.

Duván Zapata Atalanta 2018-19

Lejos del resultado del Atalanta, pero con una temporada muy notable, aparece el Torino. El equipo granata ha conseguido su máxima puntuación en Serie A, y sólo la victoria de la Lazio en Coppa Italia les ha privado de volver a disputar Europa League. El crecimiento desde la defensa ha sido evidente. Con Sirigu como uno de los mejores arqueros del campeonato, y una sorpresa como Armando Izzo, han conseguido mantener su portería a cero en quince encuentros. Belotti ha salvado los muebles arriba con quince tantos, pero le ha faltado acompañamiento para ver al equipo de Walter Mazzarri más arriba en la clasificación final.

¿Cómo ha sido la lucha por el descenso en la Serie A 2018-19?

De los tres ascendidos, sólo el Parma ha conseguido mantenerse en la Serie A. El equipo del Ennio Tardini ha tenido un bajón de resultados en la segunda vuelta, poniendo en duda su continuidad en la Serie A. 24 de sus 38 puntos los consiguieron en la primera mitad de la temporada. La experiencia de veteranos de guerra como Gervinho y Bruno Alves, junto con un equipo compacto, han sido claves para mantenerse en lo más alto del calcio.


Frosinone y Chievo descienden a Serie B sin paliativos. Lejos del nivel mostrado por el resto de equipos, han coleccionado derrotas hasta verse descendidos de forma prematura. Ambos bloques se han visto carentes de recursos, y cuesta encontrar algo que salvar en ambas naves.

El Empoli ha sido el tercer damnificado, y junto a Frosinone, su nueva etapa en Serie A se ha limitado a una temporada. El equipo toscano, en manos de Andreazzoli desde marzo, ha dado la cara hasta la última jornada. Su inicio de temporada no sorprendió, y todo apuntaba a ser uno de los descendidos sin contemplación. Pero el mercado de invierno lo cambió todo. Incorporaciones como la del meta Drągowski le dieron un aire distinto al equipo azzurro, pero la reacción ha sido tardía. El pasado domingo estuvo a un sólo gol de mantenerse en la máxima categoría. El encuentro disputado en el Meazza de Milan, ante un Inter que se jugaba una plaza en Liga de Campeones, fue apasionante, pero la moneda no cayó del lado toscano.

Deja un comentario