¿Es LaLiga 2018-19 la más igualada de la historia?

LaLiga más igualada: Diego Costa Atlético
The following two tabs change content below.

Alex Boubeta

Apasionado del deporte y el periodismo deportivo con un Máster en la especialidad. Trabajé dos veranos en prácticas en el Diario de Pontevedra y RNE-Vigo y tengo bastante experiencia en medios digitales deportivos. Me gusta entender y explicar el fútbol como un juego más allá de todos los factores que lo rodean.

LaLiga está resultando sorprendente. Las ocho jornadas que llevamos dejan ojiplático a cualquiera. 24 puntos jugados, y el líder solo tiene 16. Es el Sevilla de Machín, cuestionado semanas atrás. Los tres teóricos favoritos de LaLiga, Barcelona, Real Madrid y Atlético, solo han ganado la mitad de sus partidos. Los azulgrana acumulan cuatro partidos sin conocer la victoria, los blancos llevan tres también sin marcar, cuatro si contamos la Champions. La mala racha de juego y resultados de los dos grandes de España en el mismo momento de la temporada es particularmente llamativa. Ambos no encadenaban tres jornadas seguidas sin ganar simultáneamente desde finales de la temporada 2008-2009, con el título ya decidido, según el experto en estadísticas MisterChip. Estamos ante LaLiga más igualada desde que las victorias valen tres puntos, según As: nunca 16 puntos han bastado para ser líder en la jornada 8.

Se han acabado las Ligas de los 100 puntos. Y, si me apuráis, incluso de los 90. Barcelona y Real Madrid, los dos grandes candidatos al título, no son nada fiables. Se han dejado ya 9 y 10 puntos respectivamente. Los dos están francamente mal. En cada campo, en cada partido, puede saltar la sorpresa. ¿Quién podría esperar, por ejemplo, que el Barça, siendo líder, perdiera en el campo del entonces colista Leganés? Perdió. ¿Quién podría esperar que el Real Madrid acumule casi 7 horas sin marcar? Cristiano se tiene que notar, es evidente, pero el equipo blanco sigue teniendo un potencial que hace difícil de explicar semejante sequía. Cosas de LaLiga más igualada. Mientras, el Atlético, a quien algunos ya daban por muerto semanas atrás, se ha encaramado a la tercera plaza con los mimos puntos que el Barça y uno más que el Real Madrid. Locura.

Bale Real Madrid

Bale, lastrado por sus continuas molestias, está siendo insuficiente para suplir los goles de Cristiano.

LaLiga más igualada: una bendición para el espectador

Dado el panorama, para el espectador neutral y para el aficionado de los equipos pequeños esta Liga es preciosa. La brecha que llegó a ser enorme entre los grandes y los demás se está estrechando y cualquiera puede ganar a cualquiera. Los aficionados del Leganés celebraron su primer triunfo de la historia contra el Barça. Los del Alavés, su primera victoria en Liga frente al Real Madrid tras 88 años. Pase lo que pase en lo que resta de temporada, nadie les podrá quitar el alegrón de lo vivido esos días en Butarque y Mendizorroza. El fútbol tiene que ser esto: 90 minutos en los que cualquiera puede ganar a cualquiera y donde los equipos menores tengan su oportunidad. Ahí está la magia.

Los opositores al duopolio Barcelona – Real Madrid

Así pues, la lucha por LaLiga más igualada se presenta más abierta que nunca. Con una puntuación sensiblemente más baja que años atrás, más equipos pueden unirse a la fiesta. El primero llamado a destronar el duopolio es el Atlético de Simeone. Este verano, con las incorporaciones de Rodrigo Hernández en medio campo y Lemar en tres cuartos más el regreso de Diego Costa en enero, ha formado la mejor plantilla en muchos años. Sigue manteniendo su poderío defensivo y tiene poco que envidiar a las mejores retaguardias de Europa. Tras un inicio de temporada desalentador, el equipo rojiblanco está volviendo a ser ese equipo que no enamora pero es un martillo pilón. Si Real Madrid y Barcelona no solventan sus respectivas crisis pronto, LaLiga más igualada tiene un candidato muy serio.

Diego Costa Atlético

Pese a su sequía liguera, la voracidad de Diego Costa es un plus para este Atlético.

Pero ahora mismo el líder es el Sevilla de Machín. Otro al que el aficionado exigente ya se quería llevar por delante semanas atrás. Perdió el derbi contra el Betis y en casa ante el Getafe de forma consecutiva, y eso encendió las alarmas. Pero luego Machín renunció a su pivote defensivo, se puso a jugar con dos delanteros y empezaron a llegar las victorias. Incluso se permitió el lujo de golear al Real Madrid. Dados los vaivenes de LaLiga más igualada, siempre hay tiempo para recuperarse y volver a la cresta de la ola. En muy poco tiempo. No obstante, si queréis saber mi opinión, no veo al Sevilla como candidato serio a la Liga. Calma, amigos, estamos en octubre.

Los próximos partidos de Real Madrid y Barcelona

En cualquier caso, todo queda pendiente de la evolución de Real Madrid y Barcelona. Los de Valverde encadenarán tres partidos cruciales en casa tras el parón de selecciones: Sevilla, Ínter de Milán en Champions y Real Madrid en un Clásico que se antoja de urgencias. Antes de visitar el Camp Nou, los de Lopetegui reciben en el Bernabéu a Levante en Liga y Viktoria Pilsen en Champions. Partidos clave para que ambos levanten el vuelo o sigan dando oportunidades a sus rivales. En el horizonte, un Barcelona-Real Madrid que puede darle algún susto a alguno de los entrenadores.