LeBron sigue siendo el rey

17 de octubre. Arranca la NBA con un espectacular Cleveland Cavaliers-Boston Celtics. Un ya de por sí atractivo encuentro se ve potenciado por el regreso de Kyrie Irving a su antiguo hogar. La lesión de Hayward a los cinco minutos altera todo lo esperado. Todo menos una cosa: LeBron James lidera a su equipo rozando un triple doble, al lograr 29 puntos, 16 rebotes y 9 asistencias. Con la victoria en el bolsillo, The King hace unas declaraciones que no dejan a nadie indiferente: «Estoy fuera de forma».

El inicio dubitativo de su equipo, dejando sensaciones poco esperadas para un conjunto aspirante al título no hace que las prestaciones del alero bajen. Líder en todas las facetas estadísticas y en el dominio del juego, LeBron parece no tener freno, pero lo mejor en el inicio de temporada faltaba por llegar.

Si lo del mes de octubre ya era bueno, lo que el 23 nos había reservado para noviembre era superior. Un simple enunciado lo dice todo: el mejor mes de su carrera. James encadena una exhibición tras otra, dejando sus estadísticas en lo más alto de su trayectoria. Promediando 29.6 puntos, 8.6 rebotes y 8.5 asistencias. Rozando el triple doble. Añade a estas estadísticas sus mejores números en robos (1.5 por partido) y en tapones (1.2 por encuentro). Pero el dato que mejor refleja el cambio es el tiro. Nunca había tirado mejor, alcanzando un 58.3% de acierto. Si antes se le criticaba su fallo desde el 7.25, James mejora esta faceta hasta registrar su mejor marca: 43% de acierto desde el tiro de tres. Domina el baloncesto y domina las estadísticas.

Las 13 victorias consecutivas recientemente conseguidas demuestran que The King influye de manera muy positiva en la dinámica de su equipo. Además, él sigue a su rollo, consiguiendo tres triples dobles consecutivos, ante Lakers, Jazz y Wizards. Intratable, acercándose peligrosamente al liderato de la conferencia este.

LeBron ha dejado claro que la edad no es un problema, que no tiene miedo a acumular muchos minutos si eso ayuda a su equipo. LeBron demuestra cada partido que quiere seguir mandando en la NBA por mucho tiempo. Le pese a quien le pese, The King still The King.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *