Liverpool, puro ‘heavy metal’

¿Cómo anulas al Liverpool?

Muy fácil, dándole el balón. Dáselo y espera. No sabrán qué hacer con él. El Liverpool no es un equipo diseñado para crear, sino para destruir. Y buena culpa de ello la tienen Salah, Mané y Firmino.

El conjunto de Jürgen se entrena para atacar, presionar y contragolpear, no para ocupar su propio campo, de tal modo que se niegue a ser desbordado en los costados o en el área.

Así eliminó al todopoderoso City de Guardiola. El equipo que mejor tiene el balón del mundo. Y con el balón, el peso del partido. Ellos no lo quieren, ellos quieren apuntar, disparar y matar. Salen como balas a la contra, con la velocidad de Salah y Mané. Y en medio de todo ese descontrol esta Roberto Firmino, la clave. Él pone la pausa, por el brasileño pasan todos los ataques que lanzan los ‘reds’, todos, sin excepción.

Firmino, el botón que activa a Mané y Salah

«Salah es gol, Mané, una flecha y Firmino mi debilidad». Esto decía el lateral, Alberto Moreno, en unas declaraciones al diario Marca.

Un ejemplo de la importancia del brasileño es la vuelta contra la Roma, donde el Liverpool se vio como león enjaulado. Con Firmino en el centro totalmente bloqueado, ningún ataque prosperaba. Fue entonces cuando Klopp, muy inteligentemente, lo desplazó a la banda. Desde ahí era mucho más fácil para los centrales del Liverpool, carentes de calidad, darle un pase. El brasileño simplemente recibe, levanta la cabeza y encuentra. Encuentra a Salah, a Mané…

Y es que, aunque pase desapercibido, Roberto Firmino es el escudero de Salah. El brasileño es al egipcio lo que Benzema a Cristiano.

El Liverpool de Salah, Mané y Firmino, liderado por Jürgen Klopp, se ha convertido en una máquina de hacer goles.
El Liverpool de Salah, Mané y Firmino, liderado por Jürgen Klopp, se ha convertido en una máquina de hacer goles.

Los ‘reds’ han visto portería 121 veces entre todas las competiciones esta temporada. Con un tridente ofensivo que ha anotado 82 dianas, son el conjunto más goleador de esta edición de la UCL con 40 tantos, 10 más que su rival en Kiev.

Más allá del tridente Salah – Firmino – Mané

Pero el Liverpool no es solamente los tres de arriba. Tan importantes son los goles de Salah, Mané y Roberto Firmino, como la presencia y el saber hacer de James Milner. Las nueve asistencias que lleva esta temporada en Champions lo han encumbrado como el máximo asistente histórico en una temporada, adelantando a jugadores como Rooney o Neymar. El inglés se ha convertido, en su tercera temporada en Anfield, en un estandarte perfecto del juego ‘red’. Es la prolongación de Jürgen Klopp sobre el verde.

En sus inicios jugaba de extremo, pero progresivamente fue retrasando su posición al centro del campo, por ambas bandas, y también ha ejercido de central y lateral. Klopp encantado con él, le definía como “un perfecto profesional” y lo considera como “uno de los cinco mejores jugadores con los que he trabajado”.

Esto es lo que se va a encontrar el Madrid en Kiev, pura dinamita. Así los definía alguien que los ha sufrido en sus propias carnes, Pep Guardiola: «Creo que no hay otro equipo en el mundo que ataque con tantos jugadores de manera tan directa. Cuando él habla de su fútbol como heavy metal lo entiendo perfectamente, porque no es pausante, es muy agresivo”.

Deja un comentario