James Harden en el otro lado de la cancha: sus datos en defensa

James Harden en defensa

La Barba es conocida en mayor parte por su potencial ofensivo. Pero, ¿cómo es James Harden en defensa?

El escolta de los Rokets es un jugador capaz de anotar cómo y cuándo quiere prácticamente sobre cualquier defensa. Sin duda, uno de los mayores talentos ofensivos del último siglo, a la altura de Kobe Bryant o Allen Iverson. Ha superado los 36 puntos de promedio liderando a su equipo en esta temporada, una auténtica locura en ataque. Nadie puede cuestionar ahora mismo que lo que tiene La Barba para encestar es todo un arte. Una auténtica pesadilla para la pareja de baile que le asigne el entrenador rival.

Con el mal inicio de curso de los texanos, siendo penúltimos del Oeste, ha sabido salir adelante. Se ha cargado el peso de todas las bajas a la espalda para superar las adversidades. Un buen ejemplo de galones para ayudar en los momentos bajos del subcampeón de la Conferencia hace poco más de un año. Mantuvo la imagen de ser una franquicia competitiva que aspira a todo y sin miedo a enfrentarse a cualquiera. Y eso incluye enormes actuaciones desde la defensa como la última victoria ante los Boston Celtics.

Así es James Harden en defensa

La pérdida de los especialistas defensivos en verano, dejaba muchas dudas sobre el futuro. Muchos analistas apuntaban a que Trevor Ariza y Luc Mbah a Moute eran los pilares de la guardia de D’Antoni. Sin embargo, los Rockets se han colocado en lo alto de la clasificación con muchas posibilidades de tener la ventaja de campo en los Playoffs. Han invertido totalmente la situación que se vivió en octubre y noviembre a raíz de implicación de todos, y más de Harden.

Números de James Harden en defensa

Por primera vez en su carrera, este jugador se encuentra por encima de los dos robos por partido. Algo que rompe un poco con las críticas de que su implicación en el aspecto defensivo es muy reservada, por no decir pobre. Solo está por detrás de Paul George en la pelea por ser el líder de este apartado estadístico. Para ello ha promediado hasta el momento 2’17 recuperaciones, una cifra más que elevada para «alguien que pasa de defender», como se le acusa. Ha sido capaz de desarrollar una capacidad de ser un carterista de élite en la NBA sin que parezca que sude para lograrlo. ¿Cómo es esto posible? Pues muy sencillo, sabiendo leer el juego y cuándo actuar.

Algo que ha ido en un aumento considerable, al menos en los últimos cinco partidos. En los cuales el «13» sube hasta la media de 2’4 robos por partido, siendo el líder de la liga en el comienzo de marzo. Pero acompañado del peor registro en su carrera de faltas personales cometidas con 3’3 de media. A veces hay que ensuciarse las manos para defender y en la avanzada de James eso se ha visto reflejado.

Por otro lado, los malos sistemas de los Rockets han influido en malos datos en herramientas que recopilan información del jugador en pista. Jugando a un estilo que se basa en anotar más que los rivales, se han dañado mucho. Me refiero al Defensive Rating, el cual tiene el peor de su carrera con 110 puntos anotados por los rivales en cada 100 posesiones.

Una cifra más que alta para un jugador que se encuentra en la pelea por el MVP, pero que es defendible. ¿Por qué lo es? Porque al pasar tantos minutos en pista (37’5 de media) por las lesiones de Chris Paul y Clint Capella le ha castigado. Ha estado mucho tiempo sobre la cancha con jugadores de la segunda unidad. Aún así, su defensive BPM se encuentra en un balance positivo. Ha ganado más partidos de los que ha perdido desde su defensa.

Quién escribe
Manu Fresno

Lee más artículos míos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.