Los diez mejores escoltas de la NBA en la actualidad

The following two tabs change content below.

Leon Carreras

Enganchado al deporte de la canasta desde 1986. Apasionado por la escritura y la documentación. En las redes sociales me doy a conocer como "Tronker"

El puesto de escolta tuvo un antes y un después desde la irrupción de Michael Jordan en la NBA. Antes de su llegada al profesionalismo esta posición de juego era más bien un apoyo del “base”, cuya figura era superior (Bob Cousy, Oscar Robertson, Jerry West, Pete Maravich). Eran los jefes en la cancha y todo giraba entorno a ellos, quizás en el mismo rango de importancia que tener un pívot grande y fuerte (George Mikan, Bill Russell, Wilt Chamberlain, Karem Abdul-Jabbar, Shaquille O’Neal).

¿Es Harden el mejor escolta en la actualidad?

¿Es Harden el mejor escolta en la actualidad?

Pero con Jordan cambiaron las tornas. Gracias él, el liderazgo del juego en la cancha podían empezar a repartirse a otro tipo de jugador. El rol secundario del escolta pasó a la historia. Y no solo desde la anotación (que fue su fuerte) si no desde la dirección o distribución de jugadas. Tras su rastro surgieron multitud de “jugones” (Allan Iverson, Vince Carter, Tracy McGrady, Kobe Bryant) que querían alcanzar ese basket total que mostró siempre Jordan. Veamos los mejores de hoy en día.

10. Manu Ginobili (San Antonio Spurs) 12p. 4,8a. 3reb. 1rob.
Cuádruple campeón de la NBA, campeón olímpico del 2004 siendo el MVP, una Euroliga, dos veces en el tercer mejor quinteto de la NBA, son solo algunos de sus mejores galardones. El argentino ya es leyenda en la liga a sus 37 años. Este verano tuvo un obligado descanso impuesto por los Spurs, debido a una lesión de fractura por stress en su pierna derecha, que se remonta a marzo del 2014. Aún así jugó y ganó las finales pasadas.

Manu Ginobili.

Y tras una larga rehabilitación, evitando el quirófano, este curso está demostrando un gran estado de forma para su edad, ya que sus números se mantienen muy parecidos a las tres temporadas pasadas. Quizás su equipo no termina de carburar por culpa de las leves lesiones de Parker y Leonard, y por el conservador planteamiento de la temporada regular impuesta por Popovich. Pero “Manudona” es un seguro de vida para cualquier equipo. Es el típico jugador veterano que todo entrenador quisiera tener en su equipo.

9. DeMar DeRozan (Toronto Raptors) 18,3p. 3,3a. 4,3reb. 1,3rob.

Uno de los mejores atletas de toda la NBA y el más espectacular de este top-ten, gracias a sus mates, entradas, velocidad y suspensiones. Ha estado un mes y medio lesionado entre diciembre y enero, periodo donde su equipo perdió el liderazgo del Este a favor de Atlanta. La lesión ha frenado algo su tremenda evolución que culminó el curso pasado con su destacadísima eliminatoria de primera ronda de playoffs contra Brooklyn, donde promedió 24pts. durante los siete partidos, a parte de la medalla de oro ganada este verano en el Mundial de España.

DeMar DeRozan

También puede jugar de alero gracias a su altura (2,01) y potencia. Pero debe mejorar mucho su tiro de tres, su visión de juego y su agresividad en el rebote. Una estrella aún en proyecto.

8. Kyle Korver (Atlanta Hawks) 12,7p. 2,7a. 4,3reb. 0,7rob.
Merecida presencia en el reciente All Star Game del mejor triplista de la competición (52,27% de acierto) aunque fuese sustituyendo al lesionado D. Wade. El implacable tirador está aportando más de lo que parece viendo solo sus estadísticas. Tácticamente es un lujo contar con un jugador como él. Su amenaza constante desde la línea exterior abre un gran abanico de posibilidades, en lo que a espacios se refiere, para el resto de sus compañeros.

Kyle Korver.

A pesar de no ser excesivamente rápido, es un duro defensor, como buen discípulo de Jerry Sloan y Tom Thibodeau en los Jazz y Bulls respectivamente. Aporta muchos intangibles a favor del equipo: circulación de balón, disciplina, seriedad, veteranía (12 años en la liga, y 67 partidos de playoffs) y alimenta bien de balones a los pivots. Es pieza fundamental del liderazgo de los Hawks en la conferencia Este.

7. Monta Ellis (Dallas Mavericks) 19,9p. 4,5a. 2,4reb. 1,9rob.
Uno de los mayores talentos ofensivos de la NBA. Empezó su carrera en los Golden State Warriors, donde llegó a desquiciar en alguna ocasión a su entrenador All of Fame, Don Nelson, por su excesivo individualismo. Pero parece que Ellis ha alcanzado la madurez en Dallas al verse en un equipo campeón, y ya con otro punto de vista sobre el juego gracias a sus diez años de experiencia en la NBA.

Monta Ellis.

Quizás algo “bajito” y liviano para el puesto, pero su tremenda velocidad de movimientos y recursos, le hacen un jugador muy difícil de parar. Que no haya trabajado su polivalencia para poder jugar a veces como base, y que no tenga aún un tiro de tres consistente, le aleja del top-five de escoltas.

6. Eric Bledsoe (Phoenix Suns) 17,2p. 6a. 5,2reb. 1,7rob.
Claro ejemplo de lo que, desde hace unos años se denomina “comb-guard”. Es decir, un jugador que puede cumplir perfectamente en las dos posiciones del juego más exteriores: base (point guard) y escolta (shooting guard). De hecho, Bledsoe, debido a su baja estatura (1,85) empezó jugando más como base al llegar a la NBA. Pero desde que llegó a Phoenix, gracias a su fuerza y largos brazos, es más utilizado de escolta. De hecho su dificultad para jugar en estático, o pausado, le han llevado a jugar más en esa posición.

Eric Bledsoe.

Su fuerte es la velocidad, las entradas a canasta. Ha mejorado en el tiro exterior y reparto de asistencias. Por lo que en cuanto mejore el dominio de los diferentes ritmos de un partidoestaremos ante un futuro AllStar.

5. Kobe Bryant (Los Angeles Lakers) 22,3p. 5,6a. 5,7reb. 1,3rob.
Esta temporada The Black Mamba empezó a jugar como una locomotora tras casi un año en blanco. Aún así su flojo equipo no conseguía ganar partidos. Kobe acabó el primer mes de competición (octubre) como máximo anotador de la liga. En noviembre y diciembre batió tres curiosos records estadísticos: primer jugador de la NBA en superar los 30000 puntos y 6000 asistencias; jugador de más edad en conseguir un triple doble con al menos 30 pts; y colocarse como tercer máximo anotador en la historia de la liga, adelantando al mismísimo Michael Jordan.

Kobe Bryant.

El penta campeón del anillo y once veces en mejor quinteto del año, nueve veces en el mejor quinteto defensivo, MVP del 2008, y MVP de las finales del 2009 y 2010, empezó a dar claros síntomas de cansancio en enero, al bajar drásticamente sus porcentajes de tiro (37,3% en tiros de campo). Tuvo que parar de jugar durante varios partidos hasta que se lesionó el hombro derecho en enero. Grave lesión que le aparta de la competición hasta el curso próximo. Recientemente ha declarado que esto no es final, y que los veteranos campeones Spurs le sirven de inspiración. ¿Habrá un segundo regreso a las canchas?

4. Dwayne Wade (Miami Heat) 21,4p. 5.4a. 3,8reb. 1,1rob.
Duodécima temporada en la NBA para el sempiterno escolta de Miami. Triple campeón del anillo en 2006, 2012, 2013, MVP de las finales del 2006, y oro en las olimpiadas del 2008, entre otros galardones. Tal vez si no hubiera coincidido en el tiempo con Kobe Bryant hubiera sido sin duda el mejor escolta del primer decenio del siglo XXI, con permiso de Allan Iverson.

Dwayne Wade.

Típico escolta muy físico, rapidísimo al contraataque y entrando a canasta, de gran dribling (muchos veían en él a un base al principio de su carrera) generoso cuando debe, agresivo en defensa (gran taponador para su estatura) y enorme capacidad de liderazgo. Pero su irregular porcentaje desde el tiro exterior le impedirá alcanzar el olimpo de los mejores de la historia.

3. Klay Thompson (Golden State Warriors) 22p. 3a. 3.4reb. 1,2rob.
Junto a su compañero de equipo, Stephen Curry forman la mejor pareja de jugadores exteriores en toda la NBA. De hecho algunos les llaman los Splash brothers. Klay no tiene nada que envidiar técnicamente a ningún otro tirador exterior del mundo: mecánica perfecta, cabeza fría, velocidad… lo tiene todo. Y ya lo demostró el 23 de enero pasado, batiendo elrecord de máxima anotación en un solo cuarto, con 37 puntos.

Klay Thompson.

El es uno de los motivos fundamentales por los que su equipo es el mejor de toda en la NBA. Su facilidad anotadora desde cualquier punto de la cancha ha notado una importante mejoría ya en su tercer año de profesional. Solo le falta subir su voracidad al rebote, y mejorar su visión de juego para ser un digno heredero de los Kobe y Wade.

2. Jimmy Butler (Chicago Bulls) 20pts. 3.2asis. 5.8reb. 1.8rob.
Este escolta, que también puede jugar como alero gracias a su altura y fortaleza (2.01cm y 100kg) está dando un paso de gigante en su evolución como jugador justo esta temporada. Ha empezado a acumular galardones importantes, como mejor jugador del Este en el mes de noviembre, o mejor de la última semana de diciembre. A parte de liderar la tabla de jugador con más minutos de media disputados (39,33).

Jimmy Butler.

Fue elegido en el puesto número 30 del draft del 2011, y tras un discreto primer año, empezó a destacar en los playoffs del 2012, y no solo por su sobresaliente faceta defensiva, sino también anotando sin complejos en la post temporada. Este curso, a parte de engordar sus estadísticas, está asumiendo roles de liderazgo que pocos esperaban. Versatilidad pura.

1. James Harden (Houston Rockets) 27pts. 6.8asist. 5.7reb. 2rob.
Máximo anotador de la NBA a día de hoy. No hay especialidad en ataque que no domine: tiros desde cualquier distancia (incluidos los triples) dribling, visión de juego, potencia y habilidad al entrar a canasta, a lo que acompaña de una, no solo importante corpulencia física, sino de un fino estilismo.

James Harden.

“La barba” puede que esté empezando a marcar época entre los escoltas NBA, ya que sus hasta ahora principales directos rivales (Bryant y Wade) están dando sus últimos coletazos de dominio en el puesto. Si es capaz de llevar a Houston a unas finales a corto o medio plazo, podría llegar a ser leyenda, pero para ello debe mejorar, y mucho su discutida defensa y sus pérdidas de balón (quinto de toda la liga, con 3,98 por partido).