Lucas V, Rey de París

Cristiano y Lucas Vázquez celebran un gol ante el PSG.
The following two tabs change content below.

Austin Alkorta

Futbolero oficial y entrenador oficioso. Nivel 3.

Entradas recientes de Austin Alkorta (ver todas)

La clasificación del Real Madrid a cuartos de final de Champions a costa del PSG ha supuesto la consagración de Lucas Vázquez, gracias al valiente que lo puso de titular, por fin, en una gran cita como la del Parque de los Príncipes. Cuando allá por el mes de diciembre el sorteo deparó este enfrentamiento, todos los aficionados merengues se llevaron las manos a la cabeza, aunque ahora salgan los típicos oportunistas que no se asustaron ante tamaño rival. Pero la preocupación no residía en el flagrante equipo parisino, sino más bien en las sensaciones que emitía el once blanco. Desde aquel día 11 de diciembre hasta el partido de ida contra el PSG, el conjunto de Zidane ha mostrado una fragilidad defensiva insólita con 17 goles encajados en 13 encuentros, además de la vulnerabilidad del Bernabéu: derrotas ante Barça y Villarreal en Liga, y Leganés en Copa, además del empate ante un rival menor, el Numancia. El juego no convencía y el francés mostraba un escaso manejo de la plantilla, permaneciendo inmóvil a la hora de buscar alternativas en su plantilla. Todo esto reducía las posibilidades de pasar a cuartos y el pesimismo invadía las mentes vikingas.

Lucas Vázquez no se asusta ni ante M'Bappé ni ante nadie.

Lucas Vázquez no se asusta ni ante M’Bappé ni ante nadie. (Imagen: noticialdia.com, AFP PHOTO/FRANCK FIFE)

El cambio del Real Madrid en la Champions

Hasta que llegó el ansiado 13 de febrero y el primer capítulo de la eliminatoria. El gol de Rabiot fue clave en esta eliminatoria porque despertó al Madrid de las noches europeas. Hasta Zidane se vistió de Miguel Muñoz, Beenhaker y Molowny. Su actuación fue lúcida y el doble cambio de Asensio y Lucas será recordado por la remontada final. El 3-1 invitaba a la esperanza aunque faltaba el último envite. La lesión de Neymar fue compensada con los tocados Kroos y Modric. Y llegó la batalla final en un escenario con un ambiente hostil, alimentado por el club local cuya presión hizo el efecto boomerang y se volvió en contra de quien la creó.

En estos ambientes es donde el Real Madrid se crece.

En estos ambientes es donde el Real Madrid se crece. (Imagen: elespañol.com)

Lucas Vázquez y su exhibición en París

La última palabra la tenía Zidane porque se la jugaba. ¿Mantenía a los clásicos pese a los contratiempos o revolucionaba al equipo? Y así fue: dio la ocasión de volver a reivindicarse a los protagonistas de la ida: Asensio y Lucas, y no le defraudaron. La combinación del gol de Cristiano es una antología del fútbol ofensivo: robo de balón, conducción, temporización, desmarque de ruptura, pase filtrado en profundidad, centro al área y remate incontestable de cabeza. Una jugada originada y creada por la dupla. Atribuyamos todo este mérito a ambos. Han sido los actores principales de este film.

Zidane fue más valiente que nunca al dar entrada a Lucas Vázquez, Asensio y Kovacic.

Zidane fue más valiente que nunca al dar entrada a Lucas Vázquez, Asensio y Kovacic. (Imagen: purepeople.com)

Y de entre los dos, voy a escribir sobre Lucas Vázquez, ya que de Asensio ya escribe todo el mundo. En estas 3 campañas que lleva en el Real Madrid, el canterano ha jugado 121 partidos, siendo titular en 51 de ellos (42%) y marcando 15 goles y en Champions, de 22 partidos jugados ha sido titular solamente en 6 (27%). Son unos números muy pobres para un futbolista como él. Mientras que el equipo levante los trofeos no hay nada que achacar ni explicación que demandar, y Lucas Vázquez se ha mantenido ahí, al servicio del equipo sin una declaración de más, algo inaudito en el fútbol profesional actual. Es un 7 con desborde, con buen golpeo de balón, asociativo con sus compañeros y trabajador incansable por el equipo. Un suplente de lujo que se ha convertido en un titular inesperado que no ha defraudado a nadie. Por todo esto, pienso, como muchos aficionados, que merece que se le tenga más en cuenta.