Marco Van Basten. El cisne de Utrecht

The following two tabs change content below.
Graduado en Magisterio Infantil y estudiando un Máster de Periodismo. Fútbol como manera de vida. Un balón, dos porterías y 22 futbolistas es suficiente para ser feliz

Hoy vamos a hablar de otro de los súper jugadores que acapararon gran parte de las portadas y de las luces de los años 80 y 90: Marco Van Basten.

Con tres Balones de Oro a sus espaldas, el futbolista de relumbrón del que estamos hablando es Marco Van Basten, jugador del AC Milan y del Ajax que deslumbró al mundo del fútbol por su gran calidad y su facilidad para el gol

Van Basten posando con el Balón de Oro junto a Gullit y Rijkaard. VAVEL.com

Van Basten posando con el Balón de Oro junto a Gullit y Rijkaard. VAVEL.com

El tulipán, durante su estancia en Italia, formó parte del llamado “Milán de los holandeses”, donde junto a Gullit y a Rijkaard formaban un ataque maravilloso en aquel equipo de Arrigo Sacchi.

Marco Van Basten: trayectoria y estilo de juego

A pesar de medir 1,86, Van Basten se movía en el área como pez en el agua. Con una técnica preciosista y una derecha maravillosa, era la punta en lanza del cuadro lombardo. Con una calidad y un toque de balón inmenso, Marco aprovechaba su gran altura para anotar varios goles de cabeza, aunque esta no era su única faceta en la que destacaba ni mucho menos.

Sus inicios fueron en el Ajax, esa maravillosa fábrica de talentos que nunca deja de funcionar a pleno rendimiento. En el cuadro de Amsterdam estuvo seis años, sobresaliendo desde la campaña 82/83 donde anota 9 goles yendo aumentando su cuenta hasta los 28, 23,37 y 31 en las temporadas siguientes donde en todas ellas fue máximo goleador de la liga holandesa.

Marco Van Basten con la camiseta del Ajax.

Marco Van Basten con la camiseta del Ajax. www.squawka.com

A nivel de palmarés, Van Basten con el Ajax consiguió 3 ligas y 3 copas. El de Utrecht jugaba en un gran equipo pero quería éxitos europeos para ensalzar más su figura en todo el viejo continente. El Milan le iba a dar esta posibilidad.

Con su llegada al norte de Italia en el 87, el sueño de jugar en un equipo histórico con jugadores de nivel mundial se iba a cumplir para Marco Van Basten. En aquel Milán legendario de Arrigo Sacchi jugaban jugadores de la talla de Ancelotti, Donadoni, Baresi, Gullit o Rijkaard, por lo que la calidad estaba servido a raudales por el estadio de San Siro.

En sus 8 años en Italia Van Basten siguió mostrando su calidad al resto de Europa. A pesar de venir a una liga ultra competitiva y de gran nivel como era aquella liga italiana de los años 80 y 90 el tulipán nunca se achantó y siempre dio su mejor nivel.

Hasta un total de 112 goles anotó el holandés en el AC Milan en los 180 partidos en las que se enfundó la elástica rossonera. De esos 112 goles, 90 de ellos los metió en la Serie A, dándole dos pichichis en su estancia en el país transalpino.

Su encumbración como jugador de nivel mundial llegó con las dos copas de Europa conseguidas en las temporadas 88/89 y 89/90 con el Milan, donde él fue uno de los máximos estandartes del equipo de Sacchi. Por el camino dejó en la estacada al Real Madrid de la quinta del Buitre, ganando por un total de 5-0 en San Siro a los merengues en las semifinales del 88.

La primera final se la ganaron al Steaua de Bucarest en el Camp Nou por un total de 4-0, en un partido que no tuvo prácticamente igualdad y en la que Van Basten ganó su primer balón oro. La segunda Champions conseguida por el cuadro lombardo consecutivamente tuvo muchas más dificultades. Por el camino tuvieron que dejar en la estacada al Bayern de Munich y al Benfica, al cual derrotaron en la final por 1-0 con un gol de Rijkaard en el 68 en un partido jugado en el Prater de Viena. Nuevamente Van Basten fue galardonado por segunda vez consecutiva como el Balón de Oro de la temporada.

Marco Van Basten levantando la Champions conseguida con el Milan junto a Gullit.

Marco Van Basten levantando la Champions conseguida con el Milan junto a Gullit. sport-magazine.co.uk

Su tercer galardón dorado llegó tres años después. Sus 25 goles en el campeonato italiano le valieron para ganar el trofeo por última vez y para ganar por segunda la vez la liga italiana, que después volvería a lograr en otras dos ocasiones.

Tras unos años maravillosos, la luz de Van Basten empezó a apagarse tras el último título de liga ganado con el Milan en el 94. Las durísimas lesiones que tuvo el tulipán le obligaron a retirarse antes de tiempo en una carrera que a pesar de todo había sido meteórica y de gran brillo.

Marco Van Basten con la selección holandesa

Con la selección holandesa, Van Basten también pudo dejar su seña de identidad, ganando la Eurocopa del 88 en lo que es el único título con el que cuenta en la actualidad la Naranja Mecánica. Tanto las dos Champions ganadas consecutivamente con el Milan más la Eurocopa ganada en Alemania fueron datos más que contrastados para entender que ganara este preciado trofeo de manera seguida en dos ocasiones y por qué en la actualidad sigue siendo uno de los delanteros más importantes que ha tenido Europa desde que existe este maravilloso deporte del balompié.