The following two tabs change content below.

Vincenzo Lo Pinto

Amante del buen fútbol y de corazón blaugrana. Soy del país más bello del mundo.

Querido Leo,

El otro día después de perder desafortunadamente otra final con la selección de tu país nos has dado a todos un golpe fuerte al decir que dejas la selección. Hay quien dice que es una decisión bastante meditada pero yo quiero esperar que solo fue fruto de la frustración y de la inmensa tristeza que te dejó el momento. Te han dado palos desde el principio de tu aventura con la albiceleste: que Leo no se siente argentino, que Leo no canta el himno, que Leo no siente los colores, que Maradona solo hay uno y te dijeron que te fueras a jugar con España. Por eso querías tanto ganar, para reivindicarte ante las críticas feroces e injustas y sobre todo para dar una alegría a todos los argentinos que llevan 23 años sin celebrar un título.

Leolagrimas

La imagen que se hizo viral: una niña secando las lágrimas de Leo en la pantalla de la tele. Twitter.com

En el Barça has demostrado ser el mejor del mundo y de la historia, lo has ganado absolutamente todo, te has ganado el respeto y la admiración de todo el mundo futbolístico que espera ver tus proezas y exhibiciones partido tras partido. No tienes que demostrar nada a nadie.

Entiendo que después de 4 finales perdidas (3 en los últimos 3 años, sin perder nunca en los noventa minutos, con una prórroga y dos tandas de penaltis) tú puedas pensar que esto no es para ti y que el destino no te quiere campeón con Argentina. Pero mira, el fútbol como la vida da muchas vueltas, te da revanchas y otras posibilidades y a veces te hace pasar por grandes decepciones para luego merecerte la joya más grande. Fíjate en lo que le ha pasado a todo un crack del baloncesto como Lebron James: a pesar de varios intentos en su primera etapa como jugador de los Cleveland Cavaliers no pudo ganar el anillo en el equipo de su gente y de su corazón y se marchó frustrado y desquiciado; hace dos años volvió a Cleveland y después de lágrimas, sangre y sudor ha obtenido su recompensa más grande al dar a la ciudad de Cleveland su primera victoria en deporte de élite.

LeoOlé

La portada del diario argentino “Olé” el día después de la final pidiendo a Leo que no se vaya. Twitter.com

Por supuesto ahora no la ves Leo pero la recompensa despés de tantos esfuerzos y lágrimas la tienes ahí, a la vuelta de la esquina, es el Mundial de Rusia en 2018: ahí te espera la gloria, estoy seguro de que los dioses del fútbol así lo han planificado para ti, para que tu leyenda sea la más grande, para acabar por fín con las odiosas comparaciones.

Por eso Leo no te rindas, sigue con tu selección, lo vas a agradecer dentro de dos años y sino, lo habrás dado todo y no te reprocharás de no haberlo intentado hasta el último. Si todo este revuelo ha dado tu abandono de la selección imagínate cuando dejarás el fútbol: esperemos que no llegue nunca ese momento o que sea lo más tarde posible. Porque Leo, tú representas al fútbol bonito, eres ahora mismo el fútbol bonito. ¡¡No te vayas nunca Leo!!

Un aficionado culé.