La generación desperdiciada

México Campeón Mundial sub-17. ¿Qué fue de esos jugadores?

7 años han pasado desde que México ganó el campeonato mundial sub 17. Desde aquel lejano 2011 poco o nada se ha sabido de los niños héroes que le dieron al tri su segundo título en la categoría. Aquella generación prometedora ha quedado en el olvido, la mayoría de ellos milita en la Liga de Ascenso o en la segunda división, solo 9 se mantienen en primera pero no son habituales en sus equipos.

México Campeón Mundial sub-17. Fierro balón de bronce, Briseño capitán de la selección con el trofeo de campeón y Gómez balón de oro del torneo. Fuente:informador

México Campeón Mundial sub-17. Fierro balón de bronce, Briseño capitán de la selección con el trofeo de campeón y Gómez balón de oro del torneo. Fuente:informador

El césped del Estadio Azteca fue testigo de la coronación de una de las generaciones más prometedoras del fútbol mexicano. En aquel equipo había nombres que se apuntaban como los nuevos ídolos del tricolor, los sucesores de gente como Rafa Márquez, Osvaldo Sánchez o del Chicharito Hernández. Los años han pasado y el fútbol mexicano nos recuerda que está lleno de eternas promesas.

De los 21 futbolistas que integraban la lista, solo 12 lograron debutar en primera división, (hasta el momento ninguno de los porteros ha jugado en primera) 3 de ellos nunca encontraron cupo en los planteles por lo que fueron a parar a la liga de Ascenso, actualmente solo sobreviven 8 en la máxima categoría:

  • Francisco Flores debutó en Cruz Azul, pasó por otros equipos sin éxito, actualmente es jugador de Pachuca aunque no recibe muchos minutos.
  • Carlos Fierro era el 9 del equipo, ahora es delantero de Chivas, fue campeón de liga el torneo pasado. Con el rebaño ha ganado 1 Liga MX y dos Copas, además de una con el Querétaro.
  • Alfonso González, canterano de Atlas, actualmente juega en los rayados del Monterrey.
  • Kevin Escamilla, jugador de Pumas, el último torneo tuvo una mayor participación y parece que de a poco se gana la confianza de Paco Palencia.
  • Carlos Guzmán, habitual en el once de Morelia.
  • Alfonso Briseño, era el capitán de la selección en el “mundialito”, pasó por Tigres, Veracruz y Atlas, actualmente prueba suerte en el Feirense de la liga portuguesa.
  • Marco Bueno, delantero de Monterrey, no recibe muchos minutos pero sigue buscando consolidarse en primera.
  • Marcelo Gracia solo ha jugado un partido en primera vistiendo la playera de Monterrey.
México Campeón Mundial sub-17. Alfonso González con el Atlas. Foto: fútbol sapiens

México Campeón Mundial sub-17. Alfonso González con el Atlas. Foto: fútbol sapiens

A pesar de que estos se mantienen en primera división, ninguno, salvo Carlos Fierro, ha logrado convertirse en un jugador importante para su equipo. El futbolista de Chivas es sin lugar a dudas el que ha tenido la mejor suerte después de la Copa Mundial de 2011. El semestre pasado, Carlitos tomó la batuta en el ataque rojiblanco cuando el club padecía demasiadas lesiones y fue clave en la consecución del título.

México Campeón Mundial sub-17. Carlos Fierro en el sube 17. Foto: miseleccion.mx

México Campeón Mundial sub-17. Carlos Fierro en el sube 17. Foto: miseleccion.mx

Otro caso a destacar es el del central Alfonso Briseño, quien a partir de la próxima temporada jugará en la liga de Portugal con el Feirense. El pollo, como le apodan, era el capitán de la selección, de el se decía que era el nuevo Rafa Márquez, sin embargo nunca encontró un lugar en Tigres, fue a Veracruz donde no pasó mucho con él pero sorprendentemente el club portugués se interesó en él.

Del otro lado de la moneda están gente cómo Luis Caballero, Felipe Sifuentes o Fabián Guzmán quienes no encontraron un lugar en sus respectivos equipos y ahora juegan en la Segunda División.

Son demasiados los casos de integrantes de aquella selección que se han perdido en el tiempo, pero quizá ninguno tan dramático como el de Julio Gómez, el héroe de la semifinal contra Alemania: era el minuto 76, México, el anfitrión perdía dos goles a uno y estaba siendo eliminado del mundial. En un tiro de esquina a favor, nadie toca el balón, Espericueta lo manda a las redes, gol olímpico que igualaba el marcador. De pronto los festejos se detienen, hay un hombre caído: Julio Gómez se levantó en busca del esférico pero en su lugar encontró la cabeza de un defensor alemán, la sangre no dejaba de correr por la frente del joven mexicano. Con un vendaje a la altura de la sien, el guerrero azteca regresa a la cancha, solo para, diez minutos más tarde, marcar de chilena el definitivo 3-2.

México Campeón Mundial sub-17. Julio Gómez después de marcar ante Alemania. Foto: incondicionales.com

México Campeón Mundial sub-17. Julio Gómez después de marcar ante Alemania. Foto: incondicionales.com

A 6 años de distancia “la momia” recuerda ese partido como su mejor momento en el fútbol profesional. Julio ha pasado por Chivas, Jaguares, Correcaminos, Cafetaleros, todos sin éxito alguno; jugando pocos minutos. Ahora en la Liga de Ascenso con los Coras de Tepic, Gómez busca llamar la atención de un equipo de Liga MX y volver a Primera.

México Campeón Mundial sub-17. FINAL DE LA SUB 17 MEXICO. VS. URUGUAY EN EL ESTADIO AZTECA. Fuente: Taringa

México Campeón Mundial sub-17. FINAL DE LA SUB 17 MEXICO. VS. URUGUAY EN EL ESTADIO AZTECA. Fuente: Taringa

La generación que puedo ser y no fue, o mejor dicho una de tantas que nunca logró afianzarse. Cientos de jugadores que se quedaron en el camino, eso sin contar los millones de dólares invertidos en fuerzas básicas que se van a la basura. Hacer un diagnóstico de lo que pasó puede ser complicado. Algunos dicen que es por falta de “mentalidad”, que al mexicano le cuesta competir por un puesto, otros más culpan a los directivos por darle vía libre a los extranjeros que dejan sin oportunidad a los nacionales, lo único seguro es que se trata de otra generación desperdiciada.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.