Mourinho: ¿crónica de una muerte anunciada?

The following two tabs change content below.

Manuel Fuentes

Redactor Jefe y CM at SportBall
Máster en Comunicación. Apasionado de los deportes. Orgulloso cofundador de esta web.

 

Mourinho podría estar viviendo sus últimas horas como entrenador del Chelsea. Pongámonos en situación del porqué. En lo que llevamos de temporada 2015/16, los de Stanford Bridge han disputado 10 jornadas en la Premier League y 3 en la Champions. Los resultados en la competición doméstica son de 3 victorias, 2 empates y cinco derrotas para un total de 11 puntos que sitúan al equipo en la 15ª posición, a 11 puntos de los colíderes Arsenal y Manchester City. En cuanto a la máxima competición europea por clubes, los discípulos del entrenador portugués han ganado 1 partido, perdido otro y empatado otro. Eso les deja con 4 puntos y momentáneamente eliminados de dicha competición, en un grupo conformado por Porto, Dynamo Kyiv y Maccabi Tel-Aviv. Tiene tela.

Mourinho se la juega el sábado ante el Liverpool. Libertaddigital.com

Mourinho se la juega el sábado ante el Liverpool. Libertaddigital.com

Esta situación hace que sólo 179 días después de proclamarse campeón de la última edición de la Premier League, Mourinho tenga sobre su cabeza un ultimátum. Y es que los medios ingleses afirman que Abramovich ya le habría confirmado que se la juega el próximo sábado a las 13:45, en duelo contra el Liverpool de Klopp. Ambos entrenadores se han enfrentado en 4 ocasiones, cuando el loco de Dortmund entrenaba a los alemanes. Los resultados son de 2 victorias para Klopp, 1 para Mourinho y 1 empate. Pero lo que todos recuerdan es la eliminación sufrida por el Real Madrid en las semifinales de 2013 frente al Borussia y que aceleró el final de su etapa como entrenador blanco.

Los terceros años de Mourinho

El palmarés de Mourinho es indiscutible: 2 Champions, 3 Premier, 2 Scudettos, 1 Liga BBVA, 4 Copas… Pero no es lo único indiscutible en su carrera, hay otra cosa que se repite: sus equipos se desfondan en su tercer año.

La primera vez que Mourinho completó 3 temporadas enteras en su carrera con un mismo club fue tras su primera llegada al Chelsea. En su primer año, ganó la Premier. En la siguiente, revalidaría el campeonato doméstico. Pero ya en la 3ª, el proyecto empezó a mostrar signos de agotamiento, acabando por detrás del United. En su 4ª temporada, y tras un mal inicio, abandonó Stanford Bridge.

En 2008 fichó por el Inter, etapa que sólo duró dos años, por lo que no podemos valorar el patrón. Duró sólo dos años porque el Madrid llamó a su puerta. Con los blancos, ganó la Copa del Rey en su 1ª temporada y la Liga de los récords en la 2ª. En la tercera, el equipo poco más que regaló el campeonato doméstico tras un horrible comienzo. El proyecto estaba agotado y Mou regresada a Inglaterra.

mourinho-realmadrid

3ª temporada de Mourinho, ¿igual a fracaso?

De nuevo en Stanford Bridge, el luso terminaría 2º en su primer año, por detrás del City. La pasada temporada, su segunda, ganó la Premier con mucha autoridad. Y esta es su tercera temporada, en la que el patrón se está repitiendo y su equipo ha pegado un bajón considerable. Es la maldición de Mou, los terceros años, y de ahí el título de este artículo.

Este mismo martes la portada del Mirror resaltaba un contundente “Acabado”. El diario destaca que “los jugadores del Chelsea están confusos por el comportamiento del portugués”. A su vez, The Guardian escribe que los blues “se han adentrado en un profunda crisis, con un rendimiento que apestó a indisciplina tanto dentro como fuera del campo en Upton Park.

El obstáculo a su despido

Así pues, parece ser que sólo hay una cosa que frena ahora mismo a Abramovich a destituir a Mourinho: el finiquito. El entrenador portugués renovó el pasado verano hasta 2019 y el montante que le correspondería por ser despedido asciende a los 45 millones de euros, cifra nunca pagada antes en el mundo del fútbol por una situación igual.

Los candidatos a sustituirle

4 son los nombres que aparecen en boca de todo el mundo. 2 disponibles desde ya, 1 factible para verano según lo que se ha venido comentando últimamente y 1 que parece una quimera.

Los dos nombres que aparecen como soluciones inmediatas son Guus Hiddink y Carlo Ancelotti. Ambos ya han dirigido a los blues bajo el mandato de Abramovich. Hiddink sustituyó a Scolari tras su despido en 2009 y acabó levantando la FA Cup. Carlo dirigió al Chelsea entre 2009 y 2011. En su primera campaña, firmó el doblete Premier y FA Cup, pero en su segunda no levantó ningún título y abandonó el club. Entre los dos, el italiano parece ser la solución más factible, especialmente porque la jugada de coger un equipo mourinhizado y hacerlo campeón ya funcionó en su paso por Madrid.

Guardiola podría sustituir a Mourinho. The guardian.com

Guardiola podría sustituir a Mourinho. The guardian.com

Pero los dos entrenadores anteriores suenan como soluciones de emergencia, de cara esta temporada. Los otros dos nombres son los sueños actuales de Abramovich, según la prensa inglesa. Hablamos de Pep Guardiola y el Cholo Simeone. El entrenador catalán parece tener decidida su salida de Múnich este verano para desembarcar en Inglaterra. Los grandes de la Premier se pelearán por él, pero el dirigente ruso le tiene entre ceja y ceja desde hace tiempo. Más difícil parece ser la opción Simeone. El argentino se tiene ganado a todos los estamentos del Atlético de Madrid, una entidad entera a su disposición para hacer y deshacer a su antojo, a una afición que le idolatra y a unos jugadores que le siguen a muerte y creen en su proyecto. No parece probable que abandone el Vicente Calderón el próximo verano.

Por su parte, el técnico portugués, calculador donde los haya, no parece que se esté quedando de brazos cruzados ante una posible destitución y desde Inglaterra afirman que sus asesores ya han tanteado 2 equipos: el PSG y el Inter de Milán. Se apunta, incluso, que habría habido negociaciones con Florentino Pérez, pero siendo sinceros su vuelta al Bernabéu suena más a delirio de los medios de comunicación que a una realidad.