En el nombre del gol: los Ronaldo

Cuando hablamos de Ronaldo, se nos viene a la cabeza fútbol, calidad, potencia, títulos… Pero sobretodo goles, muchos goles, aunque estos goles tienen origen brasileño y portugués.

Ronaldo Nazario y Cristiano Ronaldo, brasileño y portugués frente a frente, jugadores distintos pero no tan distintos, carreras futbolísticas distintas pero no tan distintas y una gran diferencia: las lesiones.

Ambos delanteros empezaron a meter goles en su país de origen, tanto Brasil como Portugal vieron emerger unas estrellas que parecían no tener techo, y así fue. Nazario despuntaba, casi adolescente, en Cruzeiro. Un joven delgadito y fino que era imparable en carrera y definición, 59 goles en 57 partidos con la canarinha sub-17. Otro adolescente, esta vez a principios del nuevo milenio, empezaba a destacar en el Sporting de Lisboa como un extremo también muy rápido y extremadamente habilidoso, jugando con ambas piernas, pero con menos gol de lo que conocemos ahora.

Sus saltos a equipos grandes fueron distintos, Nazario tuvo un paso previo por Holanda (cuna de grandes delanteros), llega al PSV Eindhoven donde permanece dos temporadas y se convierte en el gran deseado del fútbol europeo. El Fútbol Club Barcelona hace realidad este deseo y en el verano del 96 se hace con sus servicios. Únicamente una temporada en la ciudad condal, pero deja recuerdos para la historia y sobretodo goles, 47 en 49 partidos. Una de las grandes temporadas a nivel individual de un jugador en la historia de nuestro fútbol, aunque sin acuerdo para su renovación tiene que hacer las maletas.

Ronaldo Nazario en sus inicios futbolísticos en Brasil

Ronaldo Nazario en sus inicios futbolísticos en Brasil

Por otro lado, en el verano de 2003, David Beckham pone rumbo a Madrid desde el Manchester United y su icónico dorsal 7 lo hereda un joven recién llegado de Lisboa llamado Cristiano Ronaldo. Todavía muy joven y con la etiqueta de promesa aterriza en la Premier un extremo portugués con toda la ambición del mundo. No tarda en enamorar a Old Trafford y a Europa en general. Se asienta rápido en un grande del continente, como rápidas son sus cabalgadas, dejando atrás contrarios, en el ‘’Teatro de los sueños’’, y cumpliendo el sueño de cualquier joven que llega a la élite superándose día a día, año a año.

Cristiano permanecería en la Premier durante 6 exitosas temporadas, mientas Ronaldo deshacía sus maletas en Milán para defender la camiseta del Inter. Estuvo 5 temporadas en Italia, pero empezaba su calvario personal, las malditas rodillas. Dos lesiones seguidas muy graves a principios de milenio cortaban en seco su carrera. Muchos meses sin jugar y con la incertidumbre de retomar su carrera en el punto que la había dejado, en lo más alto. Nada más lejos de la realidad, Scolari lo convoca para el mundial de Corea y Japón en 2002 y el estado de Ronaldo es una incógnita. El brasileño renace como el Fénix para ganar ese mundial, poniendo la guinda con un doblete en la final frente a Alemania. El mundo se vuelve a rendir ante él, no solo por su juego, si no por su milagrosa capacidad de recuperación, que le vale para fichar por el Real Madrid en los últimos momentos del mercado de fichajes del verano de 2002.

7 años más tarde llegaría al Bernabéu Cristiano Ronaldo, convirtiéndose en ese momento en el fichajes más caro de la historia. 9 temporadas después de su fichaje, Cristiano es el máximo goleador en la historia del conjunto blanco, y esto son palabras mayores, en gran parte debido a su conversión futbolística, ya que cada temporadas es menos extremo regateador y más delantero matador. Su fútbol en España ha evolucionado, debido a su inteligencia para leer mejor lo que necesita el equipo en cada momento.

En su presentación con el Real Madrid, Cristiano, conoció a un Bernabéu abarrotado

En su presentación con el Real Madrid, Cristiano, conoció a un Bernabéu abarrotado

Su trabajado físico le hace tener condiciones diferenciales: imparable en carrera, desmarques explosivos, arrancadas sorprendentes, salto y remate de cabeza brutal, y sobretodo que cada vez regatea menos y remata más. Si está enchufado necesita muy poco para hacer gol, ya que ha madurado un instinto voraz con los años. Convertido ya en leyenda del Madrid y del fútbol es como el buen vino, madura con los años. Un líder en el campo, cuando él está bien el Madrid está bien, y cuando el Madrid está mal él aparece. Puede estar acertado o no, pero raro es el partido en el que no se deja nada en el campo, y por supuesto, raro es el partido en el que no ve puerta, ya que nos ha acostumbrado y ha normalizado unas cifras de goles que no son para nada normales, seguro que pasarán muchos años desde su retiradas hasta que alguien pueda igualar o superar sus cada vez más numerosos récords goleadores. 4 botas de oro lucen en su palmares individual, de momento.

Cristiano Ronaldo posa con una de sus 4 Botas de Oro

Cristiano Ronaldo posa con una de sus 4 Botas de Oro

El brasileño permaneció 4 temporadas y media de blanco, de más a menos y sin la fortuna de levantar todos los títulos que su calidad merecía. Tras una falta de entendimiento con Capello, en el invierno de 2006 decide poner rumbo de nuevo a Italia, de nuevo a Milán, pero esta vez al otro equipo grande, esta vez al AC Milán. En varias etapas de sus años de blanco el físico no es el adecuado para un jugador de élite, pero nunca pierde el instinto que ha tenido siempre. Goles y más goles le hacen convertirse en una figura todavía querida y recordada a día de hoy en la casa blanca.

Ya de nuevo Italia y como siempre con la ambición y las ganas de un juvenil vuelve a sufrir otra terrible lesión de rodilla, esta vez en la rodilla sana. Casi nadie confía en una nueva recuperación milagrosa y una nueva vuelta a la élite, de hecho, parece casi descartada su vuelta al fútbol, pero es Ronaldo, un luchador nato que vuelve a levantarse para dar los últimos destellos de calidad en su amado Brasil natal, hasta su retiro definitivo en 2011.

Ronaldo poco antes de su retiro en Brasil

Ronaldo poco antes de su retiro en Brasil

Su carrera fue brillante, es considerado uno de los mejores futbolistas de siempre y para muchos el mejor delantero de la historia, pero todos nos hacemos una pregunta: ¿qué habría sido de este jugador sin las malditas lesiones? Aunque fueron estas lesiones las que también le elevaron al estatus de leyenda, ya que demostró siempre una capacidad de superación inigualable.

Dos jugadores y delanteros que han marcado época, de hecho el portugués, lo sigue haciendo. Ambos con potencia, con calidad, con regate, con velocidad, y con mucho gol. Algunos de los mejores momentos de la historia tienen un nombre en común: Ronaldo, en el nombre del gol.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *