“Noventa minuti en La Rosaleda son molto longo”

The following two tabs change content below.

Alberto Fuentes Lopez

Facultad de Ciencias de la Comunicación en Málaga. Amante del deporte, que sueña con ser periodista deportivo... ¿por qué no?

“Hasta que el árbitro no pita el final del partido, todo es posible”. Un clásico en el mundo del fútbol. Y una verdad que corrobora el Málaga CF en sus partidos en casa de esta temporada. En tierras malagueñas, ningún partido se da por perdido, por lo que se recuerda al eterno Juanito. Un futbolista que marcó al madridismo y a su ciudad, la Costa del Sol.

Una frase que quedó para la historia. Hablamos del año 1986. 90 minuti en el Bernabéu son molto longo, decía Juan Gómez a uno de los jugadores del Inter en aquel partido de ida en eliminatoria europea. El Real Madrid perdió 2-0, pero aún quedaba la vuelta. “Noventa minutos en el Bernabéu son muy largos” quiso decir el 7 blanco, en su intento de hablar italiano. No se equivocó. Su equipo consiguió remontar y a partir de entonces surgiría el ‘espíritu Juanito’. Una filosofía de juego basada en la remontada a base de fe, coraje, sentimiento y compromiso.

La Rosaleda

Pancarta del Frente Bokerón en alusión a Juanito, símbolo del Málaga a finales del siglo XX.

La Rosaleda vive cada partido con ese espíritu. Así lo demuestran las estadísticas. El Málaga es el equipo que más puntos ha conseguido en los últimos 15 minutos de partido (15 de los 21). Es decir, que el conjunto blanquiazul es más peligroso cuando va por debajo del marcador y tiene poco tiempo para reaccionar. Son 4 remontadas y 3 empates in extremis los datos que demuestran la capacidad de reacción del equipo ante situaciones de inferioridad numérica. Juande Ramos ha sabido dar en la tecla en cuanto a revulsivos, al menos hasta ahora. Duda, En-Nesyri, Juankar o, en última instancia, Ontiveros, han sido las piezas del puzzle más utilizadas para salvar al Málaga en los tramos finales.

Eibar, Athletic, Sporting y Deportivo, las víctimas del espíritu Juanito. Y pudo haberse sumado el Granada, de no ser por el gol anulado en el último minuto a los blanquiazules cuando ya celebraban la remontada. Esta cualidad tan meritoria es, a su vez, muy arriesgada. O se tiene acierto y la suerte acompaña, o la ansiedad acaba con las opciones de dar un giro al resultado.

La Rosaleda

Ontiveros, el héroe inesperado que anotó el gol de la victoria ante el Depor (4-3)

Por ello, que el conjunto costasoleño gane la mayor parte de sus puntos faltando minutos para el final, no es tanto un buen dato. Juande y sus jugadores bien saben que un partido se puede ir de las manos en cualquier instante, por lo que controlar el juego y no bajar la guardia es importante para no desechar los tres puntos.

¿Hasta cuando seguirá vigente esta característica tan peculiar del Málaga? Llámenlo como quieran. Característica, cualidad, racha o suerte en los últimos minutos. Pero el verbo remontar no es una acción sencilla en este deporte. Y menos en la Liga Santander. Los más arriesgados dicen que mejor ganar sufriendo que por goleada. La emoción y los nervios forman parte del fútbol, por supuesto. Eso sí, los partidos de este Málaga no son aptos para cardíacos.

Este “afán remontador” malacitano llegará el día en que cueste caro. Sin embargo, pase lo que pase, que se mantenga el espíritu del gran Juan Gómez González. Porque 90 minutos en La Rosaleda son largos, muy largos.