Las joyas de Spoelstra

En tierras de Florida el sol durante gran parte del año es algo que uno ya tiene en cuenta sin darle mayor importancia. En Miami el clima siempre va a ser agradable para cualquier amable y apasionado turista que decida pasar su tiempo en las costas del estado sureño. Tan solo pequeños ciclones o huracanes pueden poner en peligro la paz que rebosan una hamaca y una sombrilla al calor de sol de sus costas. Costumbres que no se pierden nunca. Como las que hay en la pista del American Airlines Center de los Miami Heat. Ahí ver a jugadores ‘por debajo del radar’ brillar y cumplir como pocos se esperaban se ha establecido como una bella costumbre para los aficionados ‘Heat’. Darle a Spoelstra una piedra es darle una joya, donde con el paso del tiempo, acabará sacando un diamante que usar para su plantilla. Los siguientes: Kendrick Nunn, Tyler Herro y Duncan Robinson.

Solo así se explica el rendimiento y desarrollo que ha conseguido sacar a jugadores que no contaban con un cartel enorme dentro de la liga y que, sin embargo, tras pasar por el taller ‘Spo’ se han convertido en jugadores de casi primer nivel de la liga en lo suyo. Casos como Justise Winslow o Josh Richardson (ahora poniendo sus cualidades al servicio de la franquicia de la ciudad del amor) sirven de ejemplo perfecto. El primero llegó como un escolta con capacidad de impacto directo en defensa. Y tras el trabajo de pulimento y perfección del entrenador ha dado en un magnífico organizador de juego, con capacidad ofensiva, que no ha perdido su impacto en la defensa del aro. Aunque, para mala suerte nuestra, no esté rindiendo este año como en el pasado.


Un trabajo de franquicia

Pero no solo el mérito recae en Spoelstra. Detrás cuenta con una organización, comandada por Pat Riley, que tiene un ojo especial para encontrar guijarros de talento donde el resto tan solo ven piedras. Que luego ya el míster se encargará de encajar. Pero el trabajo de ‘scouting’ y la relación del mismo en busca del beneficio global del equipo son una de las claves que tienen los Miami Heat. No importa el nombre, importa el talento y el potencial. Porque, si esto es algo que desde hace bastante años se viene alabando en los San Antonio Spurs de Gregg Popovich, en Miami no se quedan atrás y se debe alabar casi por igual.

Y es que, el trabajo en el desarrollo y posterior encaje en el equipo es sencillamente sensacional. Si no, es inexplicable como jugadores llegados a la liga casi de tapadillo acaban teniendo un peso fundamental en lo suyo año tras año. Ahora, eso sí, todos llevan la misma seña de identidad. Enfermos del trabajo. Sin esa condición, en Miami no pueden empezar a arrancar la maquinaria del trabajo del talento.

Plantilla Miami Heat 2019-20

Con esa coletilla de enfermos del trabajo. Encaja a la perfección la recién estrenada estrella del equipo, Jimmy Butler. Un jugador que no concibe el baloncesto si detrás no conlleva horas y horas de trabajo y sacrificio para rendir mejor si cabe al día siguiente sobre la cancha. Su llegada a la franquicia de ‘Spo’ encaja como anillo al dedo. Y juntos lo están demostrando en este arranque.

Un inicio de temporada sensacional

Ocupan en la actualidad el tercer puesto de la conferencia este con un balance de 10 victorias y 3 derrotas. Son el equipo que mejor porcentaje de acierto global tiene de la liga, son la segunda franquicia en porcentaje de acierto en el triple, la que más robos de balón realiza por partido y la tercera mejor defensa de la liga. Y menciono la defensa porque su despliegue en este inicio de temporada está siendo de élite.

Dejan a sus rivales en un 30.1% de acierto en el triple, mejor marca de la liga, son el equipo que menos tiros de dos puntos concede a sus rivales con 48.5 por partido y son quintos en tiros totales permitidos con unas marcas de 85.8 por encuentro. Una trituradora de rivales. Pero no vengo a hablar principalmente de ello.

Los descubrimientos de Erik Spoelstra para la 2019-2020

Porque es cierto, si nos ponemos a relatar todos los méritos que están llevando a cabo en este inicio, no pararía. Pero hoy no vengo a fijarme en los Heat en conjunto. Vengo a hablar de las tres joyas que otra vez se han sacado de la chistera los Miami Heat y que están teniendo una importancia capital en este comienzo de ‘regular season’. Porque su descubrimiento está dejando a todos boquiabiertos. Sí, os hablo de Kendrick Nunn, Tyler Herro y Duncan Robinson.

Duncan Robinson está sorprendiendo con los Miami Heat 2019-2020.
Duncan, en su paso por Michigan State. Imagen de MGoBlog, alojada en Flickr.

Kendrick Nunn

Es ahora mismo, por nivel de juego y relevancia en su equipo, el principal candidato a hacerse con el ‘Rookie of the Year’. Todos tras su inicio fulgurante de temporada nos preguntábamos en qué estarían pensando las franquicias que no lo eligieron antes en el Draft. Porque su comienzo fue sensacional.

Demostró un talento anotador que nadie vimos venir. Su capacidad para crearse sus propios tiros y su mano desde la linea de tres le están situando como una pieza capital del equipo. Hasta el punto de convertirse en el jugador con más uso durante su tiempo en cancha y ser el segundo máximo anotador del equipo tras Jimmy Butler. Una joya de mucho talento.

Tyler Herro

De Tyler Herro sí que era más esperado un nivel como el demostrado. Puesto que fue un número 13 del Draft y de todos los jugadores seleccionados en posiciones de lotería, se esperan grandes cosas. Es por ello que no ha sido una sorpresa total, quizás sí que no se esperaba el nivel demostrado tan prematuramente.

Porque se ha destapado como un anotador desde el triple sensacional, además de colaborar en funciones como el reparto del balón y en el rebote. Y cabe recordar que es tan solo su primer año, de esta base seguirá creciendo. Y lo hará, recordad, está bajo el mando de Spoelstra.

Duncan Robinson

Y, por último, Duncan Robinson. A diferencia de los dos jugadores mencionados anteriormente, Robinson no es rookie. El alero está en su año sophomore. Pero su crecimiento de la temporada anterior a esta es sensacional. Ha pasado de disputar 10 minutos a casi 25 por partido. Y todo gracias a su importancia en el triple. Sus tiros de tres han pasado de 2.3 a 6.5 por encuentro, siendo el 54.5 por ciento desde las esquinas, en donde casi el cien por cien de sus intentos son asistidos.

Amenaza exterior y apertura de campo aprovechada de una manera sensacional por sus compañeros. Porque con él en cancha los Heat se proyectan hasta los 7.7 puntos de ventaja respecto a sus rivales. La importancia de un buen ‘role-player’ personificado en Duncan Robinson.

Ambos tres jugadores cuentan con todo para convertirse en jugadores muy a tener en cuenta en los próximos años en los esquemas de los Miami Heat. El sistema de ‘Spo’ y Pat Riley sigue dando muchos frutos para la franquicia, como han venido haciendo en los últimos años con exitosos resultados. Las costumbres, como decíamos, nunca cambian en Florida. Siempre sale el sol en sus playas y siempre Spoelstra se saca de la chistera una nueva joya para rendir sobre el American Airlines Arena.


Deja un comentario