El partido del siglo: Italia – Alemania (México 70′)

Placa conmemorativa del Italia-Alemania de México '70 en el Estadio Azteca.
The following two tabs change content below.

Italia Alemania México 70 o el partido del siglo

Desde que el fútbol fue inventado allá por el siglo XIX, son incontables los partidos que se han disputado a lo largo de más de 150 años de historia. No obstante, hay encuentros que, por su emoción, el punto de inflexión que significaron o por la calidad de las figuras de uno u otro equipo, quedan en las retinas de los aficionados, enfrentamientos que trascienden al tiempo y  se cuentan de generación en generación adquiriendo tintes cada vez más épicos. De todos estos partidos, no hay ninguno que supere en la consideración general al que enfrentó en las semifinales de la Copa del Mundo de México 70’ a las selecciones de Italia y Alemania, conocido por muchos como ‘’El partido del siglo’’, tal y como reza una placa conmemorativa en el Estadio Azteca de Ciudad de México, donde tal encuentro tuvo lugar un 17 de junio de 1970.

Italia y Alemania sólo se habían enfrentado una vez anteriormente en la Copa del Mundo, fue en Chile 62' con un resultado de 0-0.

Italia y Alemania sólo se habían enfrentado una vez anteriormente en la Copa del Mundo, fue en Chile 62′ con un resultado de 0-0.

Italia Alemania México 70: el camino de Italia a semifinales

Italia, la vigente campeona de Europa, había sembrado muchas dudas a lo largo del torneo, había pasado de la fase de grupos después de vencer por la mínima a Suecia y empatar a ceros con Israel y Uruguay; en cuartos, se había deshecho de la selección anfitriona por 4-1. Aquel equipo italiano contaba con un gran grupo de futbolistas que tenía como base al Inter de Milán, equipo que en la década de los 60 había logrado dos Copas de Europa y varias ligas, pertenecían a la escuadra nerazzurri el capitán de la selección, el legendario Facchetti, un gran lateral izquierdo que se caracterizaba por su capacidad para incorporarse al ataque (llegó a anotar más de 50 goles en el Calcio), Burgnich un defensa sobrio y contundente apodado ‘’a roccia’’, y el centrocampista Mario Bertini, en el mediocampo sobresalía la figura de Sandro Mazzola, hijo del mítico delantero del Torino Valentino Mazzola, también eran del Inter los incisivos atacantes Angelo Domenghini y el fantástico Roberto Boninsegna. En el once titular de aquel día salieron también tres jugadores del Cagliari, que aquella temporada se había alzado con el scudetto. En aquel equipo militaban el sobrio guardameta Enrico Albertosi, el defensor Cera y Pierluigi Riva, considerado por muchos como el mejor delantero que ha dado Italia después de la Segunda Guerra Mundial. Por último, salieron titulares aquel día Rosato, defensor del Milán y De Sisti, un centrocampista muy técnico que jugaba en la Fiorentina. Desde el banquillo tuvieron su oportunidad el mítico Gianni Rivera, uno de los mejores jugadores que ha dado Italia y que en la selección siempre tuvo que pelear el puesto con Mazzola, y Poletti, un defensor del Torino.  El entrenador del combinado italiano era Ferruccio Valcareggi, que venía ocupando el cargo desde la debacle italiana en Inglaterra 66’.

Italia Alemania México 70: el camino de Alemania a semifinales

Alemania, era la vigente subcampeona del mundo, y además venía realizando un campeonato notable. En la fase de grupos venció a Marruecos (2-1), aplastó a Bulgaria (5-2) y venció con autoridad a la revelación del torneo, Perú (3-1). En cuartos derrotó en un memorable partido a la Inglaterra de Bobby Charlton (3-2). El equipo alemán era una mezcla de jugadores veteranos y jóvenes que marcarían una época en el fútbol alemán. El capitán del equipo teutón era Uwe Seeler, del Hamburgo, un tanque que aportaba goles, pundonor y clase. El equipo que más futbolistas aportaba a la Mannschaft, era el Bayern de Múnich, en la meta se encontraba Sepp Maier, uno de los mejores guardametas que ha dado el fútbol. En el medio se encontraba uno de esos jugadores de leyenda, Franz Beckenbauer, que en esta época todavía jugaba como centrocampista, jugador con una técnica perfecta, destacaba por su gran elegancia y su visión de juego. Arriba estaba la antítesis de Beckenbauer, Gerd Müller, que no era especialmente alto (de hecho más bien era bajito, pasando a duras penas del 1,70), ni técnico, ni rápido, pero ha sido el delantero más letal que ha dado nunca Europa gracias a su oportunismo, a sus potentes disparos y a su remate de cabeza. Eran del Colonia el todoterreno Wolfang Overath y Hannes Löhr, extremo izquierdo. La defensa la formaban Schnellinger, un líbero que en aquella época jugaba en el Milán y que destacaba por su capacidad para salir con el balón jugado, Patzke, del Hertha de Berlín, el ya veterano Schulz del Hamburgo y el correoso marcador Berti Vogts, que militaba en las filas del Borussia Mönchengladbach. Completaba la alineación Jürgen Grabowski, centrocampista del Eintracht de Frankfurt. Desde el banquillo salieron Libuda, un habilidoso extremo del Schalke 04 y el rubio Sigfried Held, del Borussia Dortmund. El entrenador de Alemania era Helmut Schön, que llevó a la selección alemana a su época de mayor esplendor, entrenándola entre 1964-78.

Italia Alemania México 70: 1ª parte

El balón comenzó a rodar ante más de 80.000 espectadores, los italianos salieron con más fuerza ante una Alemania que venía de jugar una prórroga durísima tres días antes. El empujón del equipo italiano no fue en vano y a los ocho minutos de juego, Boninsegna, entre un mar de defensores alemanes, conectó una pared con Riva y desde fuera del área batió con un zurdazo cruzado a Maier (1-0). Durante el resto de la primera parte los italianos se dedicaron a administrar la ventaja obtenida. Italia cedió el control del esférico, pero no del partido, a Alemania que atacó pero sin dar apariencia de peligro a la meta defendida por Albertosi más allá de un disparo de Overath que habiendo rebotado en un zaguero italiano fue bien despejado por el guardameta. Arriba, Domenghini, Riva y sobre todo Boninsegna no pararon de dar sustos a la veterana zaga alemana, y solo las buenas intervenciones de Maier evitaron que Alemania se fuese con un castigo mayor al descanso.

Los dos mejores jugadores de Italia, Sandro Mazzola y Gianni Rivera.

Los dos mejores jugadores de Italia, Sandro Mazzola y Gianni Rivera.

Italia Alemania México 70: 2ª parte

La segunda parte empezó con una novedad importante: el cambio de Mazzola por Rivera, quizá ocasionado por la discreta primera parte del futbolista del Inter. En este segundo período Alemania salió con mucho más ímpetu, liderada por la clase de Beckenbauer y por el empuje sin tregua de su capitán, el propio Seeler. La entrada de Libuda por Löhr fue un acierto, ya que el eléctrico extremo del Schalke no paró de acosar a la zaga italiana con regates y centros. Beckenbauer y Rivera derrocharon clase en estos minutos, el primero con su gran conducción de balón y sus pases milimétricos; el segundo con sus regates en corto y sus fintas, y es que el italiano fue comparado con un bailarín de ballet, por su capacidad para romper a un contrario en una baldosa. A medida que se acercaba el final del partido, Alemania gozó de sus mejores oportunidades para empatar el partido, pero la zaga italiana se defendió como uñas y dientes, amparándose en un iluminado Albertosi. Todo parecía decidido para los italianos cuando, en el último minuto del descuento, Held sacá de banda para Grabowski, quien corrió hacia la línea de fondo y puso un balón al borde del área pequeña donde apareció Schnellinger para empatar el partido en el último suspiro (1-1). El colegiado del encuentro, el peruano Arturo Yamasaki señaló el camino del túnel de vestuarios sin dar tiempo para más. Lo mejor estaba por empezar.

Italia Alemania México 70: 1ª parte de la prórroga

La primera parte de la prórroga comenzó con un furioso envite de los alemanes, más motivados por el empate en el último minuto que los desorientados italianos, que con el cambio de Poletti por Rosato habían perdido seguridad atrás. Una indecisión del recién incorporado fue aprovechada por Müller para poner el 1-2. Sin embargo, los alemanes comenzaron a acusar el cansancio acumulado y sobre todo, los problemas físicos de su mejor jugador, ya que Beckenbauer jugó la prórroga con una clavícula dislocada y el brazo pegado al cuerpo, lo que lo condicionó durante el resto del encuentro. En el saque de una falta, un mal rechace de la defensa germana fue aprovechado por Burgnich para empatar el encuentro (2-2). Con los alemanes volcados desesperadamente al ataque, una contra fue aprovechada por Riva, quien rompió a Schnellinger y batió al meta alemán con un durísimo tiro, llegándose a sí al fin de la primera parte con un 3-2 favorable a los italianos.

Franz Beckenbauer jugó la prórroga con la clavícula rota.

Franz Beckenbauer jugó la prórroga con la clavícula rota.

Italia Alemania México 70: 2ª parte de la prórroga

Cuando comenzó la segunda parte de la prórroga, los alemanes no pararon de atacar y una indecisión de la zaga fue aprovechada por el Torpedo Müller para empatar de nuevo el encuentro (3-3). Aficionados de todo el mundo se frotaban los ojos ante el espectáculo futbolístico que estaban viviendo. Cualquier equipo que se hubiese visto en esta situación se habría venido abajo, pero no Italia, nada más sacar de esquina su capitán, el legendario Facchetti envío un balón largo para Boninsegna, que se fue de Schulz por velocidad y puso un balón en el área que remató a gol Gianni Rivera (4-3), que estaba en el momento justo en el sitio adecuado, como siempre les pasa a los elegidos por el dios del fútbol. Ni siquiera ahora los alemanes bajaron los brazos, pero agotados tuvieron al fin que claudicar.

El Italia-Alemania del 70’ ha pasado a la historia ante todo por un aspecto que ha hecho grande al fútbol y que lo hacen tan atractivo, y es la enorme emoción que suscitó, gracias a la lucha incansable de dos selecciones en las que jugaban algunos de los mejores futbolistas de la historia. Para la posteridad, ha quedado una gran rivalidad cada vez que se enfrentan ambos conjuntos, cuando Gary Lineker dijo aquello de ‘’El fútbol es un deporte de once contra once en el que siempre gana Alemania’’, parece que se le olvidó Italia, y es que la selección azzurra es la bestia negra de los alemanes, como se vería en la final de la Copa del Mundo de 1982 o en las semifinales de Alemania 06’ o incluso de forma más reciente en las semifinales de la Eurocopa de 2012 celebrada en Polonia y Ucrania. En el partido de consolación, Alemania obtendría el tercer puesto al imponerse 1-0 a Uruguay. Italia, por su parte fue arrasada en la final por 4-1 ante la que es, probablemente, la mejor selección que ha habido nunca, el Brasil de Pelé, Tostao, Gerson, Rivelino, Carlos Alberto o Jairzinho, pero esa ya es otra historia.

Placa conmemorativa del Italia-Alemania de México '70 en el Estadio Azteca.

Placa conmemorativa del Italia-Alemania de México ’70 en el Estadio Azteca.

Italia Alemania México 70: ficha del partido

Italia: Albertosi; Burgnich, Cera, Facchetti, Rosato (Poletti 91′); De Sisti, Bertini, Mazzola (Rivera 46′); Domenghini, Boninsegna y Riva

Alemania: Maier; Vogts, Schnellinger, Patzke (Held 66′), Schulz; Beckenbauer, Overath, Löhr (Libuda 52′), Grabowski; Seeler y Müller

Árbitro: Arturo Yamasaki Maldonado. Amonestó por parte de Italia a Rosato, Domenghini y De Sisti. Por parte de Alemania fueron amonestados Müller y Overath.

Goles: Boninsegna (min. 8), Burgnich (min. 98), Riva (min. 104) y Rivera (111) para Italia. Schnellinger (min. 90) y Müller (min. 94 y 110) para Alemania.

Estadio: Estadio Azteca (Ciudad de México)