Estadios sin alma: estadicidios

Pelotazos en los estadios españoles, perdiendo la esencia

Hoy vamos a hablar de fútbol una vez más, pero en este caso no del contenido, si no del continente: los estadios.

Con este artículo se pretende dar un poco más de relevancia a la casa de nuestro club, a esos recintos que se transforman en templos a los que ir a profesar nuestras creencias deportivas cada domingo, y que fuera del deporte tienen una relevancia arquitectónica y social importante en nuestras localidades.

En el fútbol, como víctima de la globalización para unos y lo contrario para otros, fue evolucionando, y donde antes había cobertizos de amianto con estructuras hormigonadas corroídas, ahora aparecen soluciones como los paneles de teflón tensados del metropolitano, voladizos y estructuras metálicas innovadoras como en Cornellá, revestimientos diferenciados como el Estadio de la Cerámica, abundancia de zonas VIP, ampliación de la huella en las gradas con asientos más cómodos, y un largo etcétera.

El fútbol moderno cambió muchísimo en los últimos años. Desplazó de la televisión a los programas de repeticiones simples, con los goles, moviolas y anécdotas de los aficionados que presenciaban el partido, por shows deportivos en los que se ven personas pidiendo las camisetas de 70€ de sus “ídolos” a cambio de cualquier “chorrada”, o por los chiringuitos “de turno” haciéndose eco para ponerlo en sus programas a continuación de “el minuto a minuto de CR7”.

Durante estos años fueron desapareciendo algunos de los estadios de fútbol españoles y mundiales que nunca formarán parte del fútbol moderno, y que de alguna manera no merecieron acabar con ellos del modo en el que lo hicieron, ya que esos recintos transmitían algo más que un amasijo de hierros y hormigón: sentimientos.

Lo peor de ello es que decidieron cambiar sus estadios de fútbol por estadios de atletismo.

Las Gaunas. Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. Viejo Las Gaunas (Postal de la web todocoleccion.net)

La Unión Deportiva las Palmas representa un buen ejemplo de ello, puesto que fue víctima de este fenómeno cuando dejó el viejo Insular para pasarse a Gran Canaria con pistas de atletismo. Mientras tanto, El Insular, estuvo a su suerte durante muchos años hasta que lo derribaron parcialmente y construyeron un parque.

El Insular. Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. El Insular (estadiosdefútbol.com)

El Insular. Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. Estado actual del Insular (estadiosdefutbol.com)

El Real Mallorca también recibió esa puñalada del fútbol moderno, con una historia similar a la de la UD Las Palmas, permitiendo el deterioro del Lluis Sitjar, mientras se pasaban al moderno y “magnífico” Son Moix / Iberostar Estadi con todas las comodidades y frialdades de un estadio a las afueras y con pistas de atletismo.

Hace incluso seis años se planteó la posibilidad de abandonar el Iberostar y volverse a un Nou Lluís Sitjar. Desconozco la situación de ese proyecto que en su momento presentó oficialmente el RCD Mallorca, pero pintaba bastante bien.

Lluís Sitjar. Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. Lluís Sitjar abandonado (www.football-weekends.com)

Iberostar. Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. Propuesta para el Iberostar en caso de dejarlo el club y transformarlo. (futbolbalear.es)

Siguiendo con la lista de atrocidades, llegamos a Donosti, y concretamente al viejo Atotxa. En él la percepción del aficionado y del jugador era otra.

Fue en el 93 cuando dejaron un estadio de fútbol por el estadio de atletismo de Anoeta, y con ello  esa  personalidad que trasmitía Atotxa. Al igual que los anteriores, jugar o, simplemente, presenciar un partido en ellos, los hacía diferentes al resto.

Atotxa. Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. Interior del viejo Atotxa que se encontraba en el centro de la ciudad.

Atotxa. Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. Exterior del viejo Atotxa.

Atotxa. Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. Situación actual de donde se encontraba Atotxa. La plaza rememora el viejo terreno de juego. Si se observa en la foto superior se ve la parte inferior de la torre que vemos abajo. (Google Maps)

Buscando más “estadicidios” del fútbol moderno nos encontramos a la UD Almería (y demás clubes que hubo en la ciudad) que jugó sus partidos en el Juan Rojas hasta el año 2004, y que posteriormente se trasladó al estadio de atletismo de los Juegos del Mediterráneo en el mismo año.

Estadio Municipal Juan Rojas. Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. Estadio Municipal Juan Rojas

Probablemente sean de los pocos clubes que pudiesen recuperar aquel lugar debido a que permanece en pie, aunque con un proyecto ya en marcha motivo por el cual va a ser demolido uno de los fondos para así poder competir al rugby en él.

El mayor problema residiría en su estructura, que parece estar en no muy buenas condiciones. Sin embargo, la afición y el equipo lo agradecerían en estos malos momentos que les está tocando vivir.

También podemos hablar del Compos de los 90, que en su día también cambió su campo de fútbol del centro por uno más alejado y con pistas de atletismo, convirtiéndolo en un recinto más frío y (con los posteriores problemas deportivo-administrativos) desangelado. Estrenó el helado San Lázaro la temporada en la que consiguió el ascenso a primera división, en la temporada 93/94, jugando la promoción contra el Rayo Vallecano de Hugo Sánchez y Onésimo.

Santa Isabel. Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. Estadio de Sta. Isabel (estadiosdeespana.com)

Santa Isabel. Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. La presión de la hinchada la sentían tanto locales como visitantes.

Casi todos los anteriores padecieron las consecuencias de la moda de los 80/90 que tanto nos disgustó a los aficionados al fútbol.

En la actualidad, algunos clubes como la UD Almería o RCD Mallorca intentan contrarrestar esta obsesión por las pistas de atletismo añadiendo sobre éstas unas gradas supletorias en los fondos.
Esta idea la puso en práctica en su día, a mayor escala, el Cagliari Calcio en su estadio Sant’Elia. La decisión de los clubes españoles me imagino que fue circunstancial a la espera de buscar una solución constructiva mejor o, quizás, por motivos de liquidez, ganar lo que perdieron de un modo cutre.

Sant'Elia. Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. Estadio Sant’Elia en Cagliari. (inyourpocket.com)

Son Moix Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. Son Moix con una de las gradas supletorias en sus fondos. (El Mundo)

Pero también sabemos que es un claro ejemplo del “made in Spain” de la burbuja, junto a la falta de estudio a la hora de proyectar una obra de ingeniería y arquitectura como esta, e incluso, a lo mejor y sólo a lo mejor, de especulación urbanística y corrupción política, pero que en un país como España esto último sería completamente descabellado pensarlo.
Mientras el Espanyol sufría los mismos síntomas durante una década en la cual no fructificaba Cornellá, otros, como la UD Las Palmas, conseguían reformar Gran Canaria haciendo desaparecer las dichosas pistas. ¿Cómo? Acercando sus gradas al campo mediante la construcción de un sector inferior de graderío, logrando ese confort de jugar en casa, pero haciéndole añorar a la vez aquel Insular que nunca volverá a recuperar.

Gran Canaria. Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. El estadio de Gran Canaria ha ganado mucho acercando las gradas, pero nada que ver con el Insular.

Por ese mismo camino ha decidido echar a andar la Real Sociedad, la cual en el próximo verano le pondrá solución a ese mal, empezando en esas fechas las obras de Anoeta con el fin de rebajar la cota del campo, acercar los anillos inferiores de la preferencia y tribuna, además de reconstruir de nuevo los fondos. No cabe duda que será extraordinario, pero nunca será un Atotxa.

Anoeta. Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. Futuro Anoeta (Diario Vasco)

Por lo tanto, en diversos casos se luchó por los viejos templos montando plataformas en su defensa para que, de alguna manera, se intentase reformarlos y devolver así su uso habitual a los clubes. Pero todo ello motivado posiblemente más por el peso del corazón que con el de la cabeza, o quién sabe si por pura dejadez o por ausencia de apoyos, no lograron que sus intenciones fructificasen.

Pero no sólo estos estadios fueron dando paso a nuevas infraestructuras en España, sino que otros como el Estadi de Sarriá (antigua casa del Espanyol y que debido a las deudas vendieron para reducirlas), el Carlos Tartiere, San Mamés, La Condomina (sigue en pie), Las Gaunas… siguieron sus mismos pasos.

Todos ellos pasaron a “mejor vida” y en cada uno de los casos seguro que se pretendía amparar en su imperiosa necesidad, su falta de capacidad, funcionalidad o seguridad, pero a posteriori se hizo más que visible que muchos de ellos fueron víctimas de la especulación urbanística.

Así pues, ¿podemos defender la demolición de San Mamés, la construcción del Estadi de Cornellá, o el derribo del Calderón?

[su_heading size=»14″ align=»left»]LEER MÁS. Se acerca el adiós del Vicente Calderón.[/su_heading]

Pues deberíamos analizar uno a uno, pero por lo de pronto algo ya hemos perdido, y lo que pudo ser nunca lo verán nuestros ojos.

Para concluir se podría afirmar que de primeras los nuevos recintos son espectaculares y funcionales, pero a lo mejor si recogiéramos los pros y los contras de cada uno, observaríamos que realizando obras como las del Benito Villamarín, el Sánchez Pizjuán, el Molinón, Ciutat de València, etc… conseguiríamos adaptarnos al futuro manteniendo nuestra esencia, dándole cabida a las nuevas exigencias.

¿Os imagináis Atotxa reformado como hizo el BVB con el Signal Iduna Park (Westfalenstadion)? Se adaptarían a los tiempos manteniendo su genuidad, reformado grada a grada, manteniéndola cerca del campo y además, con cabida para 30.000 realistas. Hubiese sido un Atotxa increíble.

Signal Iduna Park. Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. Signal Iduna Park o Westfalenstadion como lo conocemos de siempre en una captura de pantalla de SKY SPORT en un partido de la Bundesliga. Atotxa con la mitad de su capacidad (80.000) resultaría también impresionante con la buena afición al fútbol que hay en Esukadi.

¿O un Lluís Sitjar reformado íntegramente manteniendo su estética, forma y ubicación (como aparece en el proyecto que aparece un poco más arriba)? A día de hoy su lugar está así:

Lluís Sitjar. Pelotazos en los estadios españoles

Pelotazos en los estadios españoles. Estado actual de los terrenos del Lluís Sitjar, y en donde proyectaron hace años levantar un nuevo templo Majorquinista.

El problema es que así dejarían de darse pelotazos en las sedes de partidos políticos y ayuntamientos para seguir dándolos en el verde, y eso no daba dinero.

Así que sigamos atentos a nuestros estadios para observar cuál de las soluciones satisface más a los interesados, en lugar de a los aficionados.