Sporting de Gijón, entre una nueva oportunidad u otra decepción

El Sporting de Gijón juega en la temporada 2018-19 su segunda consecutiva en Segunda División con el objetivo de siempre: ascender. Analizamos sus opciones y su plantilla.

Tras estar muchas jornadas en ascenso la temporada pasada, finalmente cayeron al play off y fueron eliminados por el Valladolid. Duro golpe para la entidad, ya que vieron cerca el regreso a Primera durante muchas semanas. El gran artífice de esa buena campaña rojiblanca fue Rubén Baraja, quien llegó en diciembre al cargo y cambio el rumbo del equipo. A pesar de no conseguir el objetivo del ascenso, el vallisoletano continuó la presente campaña en el Molinón hasta noviembre de 2018 cuando fue destituido. No se vio en ningún momento al Sporting de la segunda parte de la temporada pasada y los malos resultados condenaron al técnico.

Fue después de perder el derbi de la jornada 14 en el Tartiere cuando se hizo efectiva la destitución. El Sporting sucumbió frente al máximo rival y andaba a 2 puntos del descenso. Únicamente 3 victorias, 6 empates y 5 derrotas fueron el registro de Baraja esta temporada en Gijón. Con el equipo a 14 puntos del ascenso directo la junta directiva buscó la reacción con el míster del filial, José Alberto López.

Un equipo echo para ascender tras importantes incorporaciones como Álvaro Jiménez, Blackman o Djurdjevic se ve obligado a reaccionar y estar lo más arriba posible.

Reacción casi milagrosa del Sporting de Gijón con José Alberto

3 victorias y 2 empates con el nuevo entrenador, invicto y recuperando sensaciones. Tan sólo 5 partidos, pero José Alberto empieza a demostrar que la plantilla del Sporting daba para algo más.

Jose Alberto entrenador Sporting de Gijón

Un equipo apático, con mucha dificultad para enlazar el juego y crear ocasiones parece haber revivido el último mes. El Sporting de Gijón ha dejado de mirar al descenso para ir acercándose a la zona noble. Actualmente se sitúan en 9ª posición todavía a 6 puntos de la promoción de ascenso. 11 puntos de diferencia con el ascenso directo parecen todavía mucha distancia, pero la buena dinámica del equipo hace no descartar nada.

José Alberto empezó alineando un 4-5-1, poblando el centro del campo y con el serbio Djurdjevic solo en punta de ataque. El portero y los 4 defensas han sido indiscutibles en estos 5 partidos. Mariño, Geraldes, Babin, Peybernes y Codero gozan de la total confianza del técnico. Los principales beneficiados son Cordero y Peybernes que se han asentado en el once. En los dos últimos partidos hemos visto una conversión del sistema táctico al 4-4-2. Un centrocampista se sacrifica dejando su puesto a Blackman, que forma ataque con Djurdjevic.

Independientemente del sistema utilizado, hay varios jugadores que son fijos para el entrenador asturiano. En la portería y la zaga no existe discusión con los 5 hombres mencionados anteriormente. Carmona y Djurdjevic son los otros dos fijos en el once, aunque sus compañeros en zona media y adelantada del equipo varían. Cristian, Andre, Mendez, Cofie, Lod y Traver se reparten los minutos en la medular. Blackman es el segundo delantero del equipo, que como hemos dicho, acompaña al serbio en el 4-4-2.

La plantilla del Sporting de Gijón tiene nivel para pelear el ascenso hasta el final

En los últimos años el Sporting ha estado acostumbrado a ir a caballo entre Primera y Segunda. Su último descenso se consumó en 2017. La entidad tiene claro que el futuro pasa por volver a la élite cuanto antes. Este verano se hicieron incorporaciones importantes para volver a Primera.

Carlos Carmona, celebra uno de sus goles en el Molinón. Foto: El Comercio.

A pesar de ello, la falta de gol es preocupante. Han llegado dos delanteros, Djurdjevic y Blackman, y registran 2 tantos entre ambos. Es Carlos Carmona el que tira del carro en este aspecto con 6 goles. El segundo máximo artillero es el central Babin con 2 dianas, dato significante.

El pobre registro goleador se compensa con los buenos números defensivos. Tan solo 15 goles encajados, el 4º equipo menos goleado junto con el Cádiz. Culpable de ello es el portero Mariño, un seguro para cualquier equipo que quiera estar arriba.

Muchas alternativas para José Alberto en el centro del campo. Los minutos a lo largo de la temporada han sido muy repartidos en esta zona. El ex del Getafe, Álvaro Jiménez, es un refuerzo de lujo para un club de Segunda División, aunque todavía tiene margen de mejora. El portugués Andre Sousa puede aportar mucha potencia y físico para liberar a sus compañeros más creativos. Robin Lod, llegado de Grecia, debería ser otro quebradero de cabeza para las defensas contrarias junto con Carmona.

La magia de la Segunda División te permite ganar 2 partidos y pelear arriba. Pero también perderlos y mirar al descenso. Categoría de rachas e inercias, tanto positivas como negativas, y ahora los de Gijón están enganchados a la positiva. La plantilla del Sporting de Gijón es completa y equilibrada. Pero ya le queda poco margen de error si no quiere descolgarse más de las aspiraciones a subir.

Deja un comentario