¿Por qué enamora Gonçalo Guedes?

The following two tabs change content below.

Vicente Breso

Licenciado en Sociología y Ciencias Políticas. Amo el fútbol y estoy enamorado del baloncesto. Escribir sobre ellos es la leche.

Ha empezado como un cohete, es el jugador de moda en la Liga BBVA y está en el equipo de moda. La vida le sonríe a Gonçalo Guedes, que llegó al Valencia in extremis en el último día de mercado cuando todo parecía apalabrado desde hacía semanas. Todo encaja para el portugués, el Valencia parece hecho para él y él para el Valencia ¿por qué ha causado tanto impacto en Mestalla?, ¿por qué él y no otro/s?

Porque Guedes es muy bueno

Es obvio, ningún jugador encandila a nadie si no tiene unas cualidades fuera de lo normal. En el caso del ex –benfiquista sus números están fuera de toda duda, ha participado en siete partidos y su impacto en el juego ha sido brutal: tres goles y cinco asistencias. La sensación que tiene Mestalla es que es un jugador diferencial y las cifras así lo dicen.

 

Marcelino y un engranaje casi perfecto

A nadie se le escapa que este Valencia va como un tiro, el equipo de Marcelino es segundo en la tabla y todavía no conoce la derrota. En el ambiente apocalíptico de las últimas dos temporadas habría sido difícil que un jugador joven y en progresión como es el portugués ofreciese las mismas prestaciones.

El buen comienzo ha relajado los ánimos del entorno valencianista, que percibe que por fin se están haciendo las cosas bien. Rodrigo, Kondogbia, Murillo, Zaza, Parejo o Carlos Soler, todos están rindiendo excelentemente en este inicio de campeonato, pero el fútbol de Gonçalo Guedes en los últimos partidos es otro nivel.

 

Guedes mira de frente a las leyendas ché

Es evidente que la trayectoria de Guedes como valencianista es muy breve, sin embargo no son pocos los que empiezan a ver en el luso una zancada ágil y veloz que recuerda a Claudio “Piojo” López y una violencia en el golpeo similar a la de David Villa, dos de los mejores futbolistas de la historia reciente del club. Para más inri Gonçalo eligió el mítico dorsal 7, el mismo que lucieron tanto el argentino como el actual jugador del New York City.

Gonçalo Guedes y Piojo López.

Gonçalo Guedes y Piojo López. Fuente: valencia.eldesmarque.com

 

El fútbol de Guedes: plástico y  vertical

El estilo de juego de Guedes es tan espectacular como sencillo. No arriesga en demasía en zonas peligrosas para el equipo ni intenta regates de otro mundo. Mestalla siempre ha sido amigo de los jugadores verticales e incisivos más que del fútbol horizontal, el estadio valencianista no tolera la intrascendencia ni el desapego y en este sentido el portugués encaja como un guante. Guedes se deja ver siempre en tres cuartos de campo y rara vez es para dar un pase atrás: disparos de fuera del área, pases directos al delantero y paredes buscando superar líneas es  el repertorio perfecto que ha enamorado a Mestalla.

 

La obsolescencia programada

Lamentablemente para el Valencia C.F. y sus aficionados, la etapa de Gonçalo Guedes en Mestalla será corta, así lo marca la lógica. El jugador llegó al PSG proveniente del Benfica el pasado mes de enero a razón de treinta millones de euros, una cifra inasumible para el Valencia, que ya se planteó su incorporación hace dos veranos, cuando su participación en el club lisboeta era mínima. Tras su gran inicio de temporada el precio del extremo se ha multiplicado y dada su juventud y rendimiento a nadie le sorprendería que su lugar, si no es el PSG, estuviese en algún grande de Europa dispuesto a desembolsar sesenta o setenta millones de euros. El aficionado valencianista sueña con él pero es consciente de las circunstancias, su agente Jorge Mendes ya se frota las manos con el posible nuevo movimiento del mercado de cara el verano. Mestalla quiere saborear hasta el último día que Guedes juegue de blanquinegro, pues en el fondo sabe que a partir del año que viene su sitio difícilmente va a estar en la ciudad del Turia.

En resumen, Gonçalo Guedes promete una temporada de auténtico lujo a poco que las lesiones le respeten. Fuera del campo transmite sencillez y naturalidad, muy alejado del típico futbolista joven adicto a la tinta y al flash. Puede que la historia de amor entre Valencia y Guedes sea corta, pero a buen seguro que promete ser intensa.