Aquellos “Jail” Blazers

The following two tabs change content below.

David Sanchez

Apasionado del balón, sobre todo cuando es de color naranja y los partidos son de madrugada.

Recordando a los Jail Blazers

Con este artículo, quiero iniciar un viaje para recordar a equipos que en los últimos 20 años han quedado en la memoria colectiva de los aficionados al deporte de la canasta, aunque eso sí, por diferentes motivos. Por estas líneas desfilarán equipos ganadores y perdedores, aquellos que nos deleitaban con su juego o aquellos que eran noticia por temas extradeportivos, como es el caso de hoy.

Sudadera de un aficionado de Portland con el nuevo nombre de los Jail Blazers.

Sudadera de un aficionado de Portland con el nuevo nombre de los Jail Blazers. usatoday.com

AQUELLOS BLAZERS DE PRINCIPIOS DE SIGLO

Demos unas breves pinceladas para situarnos un poco: a finales de los 90, los Trail Blazers armaron un equipo que bajo la batuta de Mike Dunleavy Sr. se encontraban jugadores de un talento descomunal: Damon Stoudamire, Rasheed Wallace, Scottie Pippen o Arvydas Sabonis eran algunos de los jugadores de aquel equipo. Tras dos temporadas seguidas llegando a la final de la Conferencia Oeste (temporadas 98-99 y 99-2000) Portland inicia un proceso de cambios que acabarían desembocando en la no clasificación para los Playoffs en la temporada 2003-2004, tras 22 participaciones consecutivas.

 

NACEN LOS JAIL BLAZERS

Y con la llegada como entrenador de Maurice Cheeks (no sabía el pobre la que se le venía encima) la franquicia empezaba a ser noticia más por los problemas que tenían sus jugadores con la justicia que por las actuaciones sobre el parqué. Tal fue la repercusión de estas “hazañas” que la prensa estadounidense empezó a emplear el término Jail Blazers para referirse a los de Oregón. Vamos a repasar algunos de los jugadores que formaron parte de este selecto club.

Stoudamire y Wallace, tanto talento como mal carácter, perfectos representantes de los Jail Blazzers.

Stoudamire y Wallace, tanto talento como mal carácter, perfectos representantes de los Jail Blazzers. nba.com

 

EL OCASO DE UNA ESTRELLA

Los más jóvenes no lo recordarán pero Shawn Kemp fue una auténtica estrella durante los años 90. Ya en la recta final de su carrera, Kemp recalaba en Portland a los que debería aportar esa experiencia para poder dar el salto hacia las Finales de la liga. Nada más lejos de la realidad. Con apenas 30 años, mostraba un descenso de prestaciones demasiado pronunciado para su edad. A finales de la temporada 2000-01 Kemp ingresó en una clínica de desintoxicación por su adicción a la cocaína, a la que se achacó esa bajada de nivel en un jugador que fue seis veces All Star.

Kemp brillaba más en el banquillo que en la cancha en aquellos Jail Blazers.

Kemp brillaba más en el banquillo que en la cancha en aquellos Jail Blazers. nba.com

 

MARÍA NO ES BUENA COMPAÑERA

Damon Stoudamire y Rasheed Wallace formaban un tándem letal en la NBA. Por un lado un base rapidísimo y eléctrico y por el otro uno de los mayores talentos que ha pisado jamás una cancha de baloncesto. Sin embargo ambos tenían otra pasión que los unía: la marihuana. En noviembre de 2003 ambos jugadores fueron detenidos por posesión de esta sustancia y conducir bajo sus efectos cuando volvían en coche en un viaje a Seattle. Damon volvería a reincidir dos veces más esa misma temporada y fue multado con 250.00 dólares y suspendidos tres meses.

 

QUIÉN TE HA VISTO Y QUIÉN TE VE

Otro miembro destacado de los Jail Blazers fue Zach Randolph. Sí, sí. El ahora jugador de Kings y ex de Memphis se ha ido volviendo más tranquilo con el paso de los años. Lejos queda aquel jugador que perdía los nervios con facilidad y que acumulaba problemas en el vestuario. Antes de cumplir los 21 años fue detenido por compra y consumo de alcohol y mantuvo una pelea con dos compañeros (con los que cerraremos a continuación) que le supuso una multa de 100.000 dólares por parte de la franquicia.

 

REPARTIENDO QUE ES GERUNDIO

En el párrafo anterior mencionaba la pelea de Randolph con dos compañero: estos eran Ruben Patterson (otro que tal baila, antecedentes de violar a su mujer y a la cuidadora de su hija) y Qyntel Woods (rookie en ese 2003, detenido por conducir sin carnet y consumo de marihuana). Y Woods fue el peor parado en esa pelea ya que el bueno de Zach se puso del lado de Patterson y le causó lesiones en un ojo. Pero para Woods no había sido suficiente, quería añadir una muesca más a su historial: en 2005 se le acusó de organizar y promover peleas de perros. De su nivel baloncestístico poco o nada supimos.

Quintel Woods , mucho ruido poco baloncesto

Quintel Woods, mucho ruido poco baloncesto. Getty Images

Hasta aquí esta primera entrega. Por supuesto dejo abierto el buzón de sugerencias por si queréis que hagamos mención a algún equipo que se os haya quedado en la retina.