Portugal se disfraza de Grecia y conquista Saint-Denis

Portugal campeona de Europa

Las finales son espectáculos únicos que dejan grabados para siempre momentos históricos, recordados por generaciones y que marcan, incluso, la actitud de las personas y en este caso de naciones, que se ven capaces de conseguir hitos revalorizándose y sacando un orgullo muchas veces escondido u olvidado. Hoy Portugal tocó el cielo, en un partido feo, con muchas interrupciones e imprecisiones pero con muchísima emoción. Al final, Eder, un futbolista, del montón, siempre criticado entró en los libros de historia del fútbol haciendo que Francia, la anfitriona, cayera de la manera más amarga, en su Eurocopa y tras haber eliminado a la potencia futbolística número 1 del fútbol mundial.

Portugal campeona de Europa: crónica de la 1ª parte

Los primeros 45 minutos en Saint-Denis comenzaron con un nerviosismo evidente en la selección lusa. Los minutos iniciales de Portugal fueron desastrosos, salvo en una ocasión con un magnífico pase de Cedric a Nani que no definió bien el nuevo futbolista del Valencia. Pérdidas continuas de balón que no fueron capaces de aprovechar los pupilos de Deschamps, que en los metros finales también mostraron cierta ansiedad. En el minuto 9 llegó la ocasión más clara de la primera mitad, con un remate de cabeza de Griezmann que salvó con una espectacular palomita Rui Patricio. Francia dominaba el esférico y los portugueses achicaban agua como buenamente podían, daba la sensación de que los franceses marcarían en cualquier momento. Destacar la inmensa actuación de Moussa Sissoko que con un despliegue físico descomunal se echó a los galos a la espalda.

Sissoko fue el mejor jugador francés.

Moussa Sissoko fue el mejor jugador francés de la final. thesun

Pero todo cambió a raíz de la lesión de Cristiano Ronaldo, en el 24 la superestrella lusa salió del campo llorando en la camilla, tras 15 minutos probándose y rezando para poder continuar, el jugador del Real Madrid nos dejó una de las grandes imágenes de la Eurocopa. Tras esta eventualidad, contra todo pronóstico Portugal salió reforzada. En primer lugar paró el partido, cogiendo oxígeno, frenando las acometidas francesas y en segundo lugar comenzando a acercarse poco a poco a la meta de Lloris. De todas formas ninguno de los dos equipos pudieron abrir la lata, llegando al descanso con 0-0.

Portugal campeona de Europa: crónica de la 2ª parte

En la reanudación todo continuó igual, Francia comenzó dominando, llegando con mayor mordiente ante una Portugal timorata y desbordada en el plano físico. En el 57 Griezmann avisó con una ocasión a pase de Kingsley Coman, aún así el partido era francamente aburrido, sin ocasiones, con poco fútbol. Portugal estaba cómoda, pero sin poder hacer daño de ninguna manera. El jugador del Atlético de Madrid, nuevamente en el 65 volvió a inquietar la meta lusa con un cabezazo que se elevó por encima del travesaño. Ahora era Giroud, en el 74 el que puso en apuros a Rui Patricio que despejó el esférico con sobriedad.

Portugal campeona de Europa

Cristiano Ronaldo se retiró lesionado en el minuto 24. diariocorreo

En el 79 llegó el cambio clave en la final con la entrada de Éder por Renato Sanches, un cambio controvertido, pues el delantero portugués no es de excesivas garantías, de hecho en condiciones normales ni siquiera entraría en la lista de Portugal, pero ante la escasez de nueves fue un recurso necesario para Fernando Santos. En ese mismo minuto Portugal tuvo una doble ocasión que fue su mejor acercamiento en toda la segunda mitad, centro chut de Nani, floritura innecesaria de Lloris y en el rechace una chilena de Quaresma que salvó nuevamente el meta del Tottenham. Francia veía que Portugal estaba desfallecida, sin ideas, pero cómoda a pesar de todo, en ese instante Sissoko galopó y con un zambombazo obligó a Rui Patricio a realizar una sensacional parada. Fue en el 92 cuando Gignac estrelló el balón al palo, en el momento más crítico del encuentro, su genial movimiento sentó al defensor y la fortuna se puso del lado portugués al golpear la pelota en el poste izquierdo. Aquí Francia tuvo la Eurocopa.

Portugal campeona de Europa: así fue la prórroga

La prórroga fue bien distinta, Portugal se impuso a Francia con absoluta claridad. No jugó mejor, ni más vistoso, pero con sus armas se apoderó de los tiempos del encuentro y demostraron que las prórrogas anteriores otorgaron a los de Fernando Santos una mejor manera de gestionar esos minutos tan tensos y decisivos. Francia veía que los penalties estaban a la vuelta de la esquina, lo cual los aceleraba en exceso. Portugal dispuso de 3 sensacionales ocasiones: primero un cabezazo desde la frontal del área pequeña que atrapó Lloris, la segunda en una falta en el 107 que Raphael Guerreiro estrelló en el larguero y la tercera fue la de la gloria absoluta, una acción que quedará en las retinas de todos los portugueses.

Eder agarró el balón en la frontal del área, Umtiti dejó el espacio suficiente, fruto del cansancio, para que el futbolista del Lille rematase con el alma enviando el esférico al interior de las mallas. El gol más importante del fútbol portugués. Francia no reaccionó, completamente en schok quedó paralizada, sin saber que hacer, centros a ninguna parte y pérdidas tontas, en definitiva el gol luso los dejó en la lona. Finalmente Clattenburg señaló el final del partido y Portugal se coronó como el campeón de Europa.

Portugal campeona de Europa: haciendo historia

Portugal entra en el Olimpo del fútbol europeo y mundial, sin duda no era la mejor generación de futbolistas de su historia y nadie, desde que comenzó el 10 de junio este torneo, se imaginó un final así, pero el fútbol es imprevisible. Un equipo que sólo ganó un partido en los 90 minutos, que se clasificó tercero en un grupo con Austria, Islandia y Hungría, sin ganar ni un solo partido de la fase de grupos y en la gran final ante el anfitrión. Una proeza que difícilmente será olvidada por los amantes del balompié. Portugal rompe los maleficios de aquella noche de verano del 2004, en la que Grecia aguó las ilusiones de un equipo que pensaba que muy difícilmente tendría una oportunidad semejante, y cuando menos lo esperaron conquistaron Europa.