Las primeras pinceladas del Madrid de Zidane

The following two tabs change content below.

Manuel Fuentes

Redactor Jefe y CM at SportBall
Máster en Comunicación. Apasionado de los deportes. Orgulloso cofundador de esta web.

Las primeras pinceladas del Madrid de Zidane

Pasados 3 partidos desde la llegada de Zidane al puesto de primer entrenador del Real Madrid, se empiezan a vislumbrar algunas de las cuestiones en las que el técnico francés ha metido mano, para bien y para mal. Todo esto partiendo de la clara consigna de que Zizou ni era tan bueno tras golear a Deportivo y Sporting ni tan malo ahora tras empatar con el Betis.

El Madrid de Zidane: apuesta por el balón jugado

Este es el primer gran cambio que se ha visto desde la llegada de Zidane. No es que el equipo nunca se vaya a replegar o “dejarse” dominar para utilizar su velocidad en el contraataque, cosa que ya pasó en minutos concretos de los 2 primeros partidos del mandato del francés. La apuesta por el balón se ve en que el Madrid intenta dominar siempre a través de la pelota y que no pone balones largos arriba como era constante con Benítez. Ayer, ante el Betis, incluso se vio demasiado riesgo en salidas de balón (Kroos regateando en el punto de penalti) con la premisa clara de “no pegar pelotazos”.

El Madrid de Zidane: identidad

La apuesta arriba mencionada tiene un efecto claro en la actitud de los jugadores y, más especialmente, en su confianza. Los jugadores del Madrid, elite entre la elite, tendrán ahora la oportunidad de ver que su entrenador los considera como tal y que por eso les obliga a dominar desde la pelota. En el Villamarín se vio a un Real Madrid durante una hora por debajo en el marcador pero sin dar ni el más mínimo signo de ansiedad o precipitación. Hay un plan y se confía en él.

Zidane intenta ver reflejado en el campo lo que el haría.

El Madrid de Zidane. Zidane intenta ver reflejado en el campo lo que el haría. Lavanguardia.com

El Madrid de Zidane: doble pivote

La idea parece clara: Kroos y Modric como mariscales del centro del campo. Posiblemente la mejor salida de balón del mundo, ahora que el Barça no tiene a Xavi. Hasta ahí perfecto, pareja ideal para garantizar esa apuesta decidida por el balón y evitar precipitaciones cuando el marcador está en contra. El croata demostró ayer, sobre todo en la segunda parte, que es el mejor centrocampista del mundo. Así, clarito. El problema no viene pues en la creación, sino en la destrucción. Este doble pivote es tremendamente frágil, sobre todo por parte del alemán. Luka es más correcto tácticamente y además tiene un gran físico para recuperar la posición. Todo lo contrario pasa con Toni, extremadamente lento y poco hábil para leer las coberturas. En el Villamarín se vio en demasiadas ocasiones como cuando el Betis recuperaba un balón, tanto a Kroos como a Modric por delante del balón, dejando a la defensa totalmente vendida. Ayer no tuvo repercusiones, porque el Betis ni contragolpear quiso, pero en partidos de mayor calado, los blancos se podrían desangrar por ahí. Mientras tanto, Casemiro parece que será un actor más que secundario.

[su_heading size=”12″]Casemiro y el oficio del mediocentro [/su_heading]

El Madrid de Zidane: errores en la dirección

A simple vista, algo que ya comenté en mi crónica del partido en el resumen de la jornada, y tras valorar como fue el partido, Zidane cometió varios errores de dirección durante el mismo.

[su_heading size=”12″]Liga BBVA: resumen, clasificación y 11 ideal de la 21ª jornada [/su_heading]

El primero dar entrada a Danilo. El brasileño ha acabado por demostrar que está muy por debajo de Carvajal, no ya defensivamente, sino en la parcela ofensiva, el que se suponía su fuerte. A mí me da un cierto aire a que el Madrid se le queda grande al ex del Oporto. Por su banda nació la jugada del gol local y con su equipo dominando todo el partido, fue incapaz de crear peligro por en ningún momento.

Otro error fue la entrada de James en el once titular. Salta a la vista el mal momento de forma del colombiano y eso quedó patente en el duelo ante el Betis. James no existió en el partido, salvo en los últimos minutos (tras la entrada de Carvajal). Lo peor fue no ver respuesta por parte de Zinedine y mantener al 10 blanco 75 minutos en el campo. La calidad de James es indiscutible, pero ayer el Madrid jugó con uno menos.

Pero hay otro error que me gustaría destacar sobre todos y fue su escasa capacidad de reacción. El Madrid dominó durante casi los 90 minutos, pero tampoco generó un gran torrente de oportunidades. El Betis regaló las bandas al equipo, teniendo a sus dos centrales persiguiendo siempre (incluso más allá del centro del campo) a Cristiano y Benzema. Pudieron hacerlo porque Petros y N’Diaye siempre hacían la cobertura, sin abandonar nunca la posición. Y la cuestión es que el Madrid sí que supo ver eso, especialmente Modric, que se encargó de repartir juego por ambas bandas. La banda izquierda, con Marcelo e Isco, apenas creó peligro, pero la derecha, con Danilo y James no existió y Zidane no supo corregir eso, no supo potenciar ese juego de manera que todas esas llegadas tuviesen efecto en forma de oportunidades ni supo incomodar por el centro la muralla compuesta por Petros-N’Diaye-Pezzella-Bruno.

La muralla verdiblanca frenó al Madrid de Zidane.

El Madrid de Zidane. La muralla verdiblanca frenó al Madrid de Zidane. fiebrebetica.com

El Madrid de Zidane: esquema

Zidane declaró recién estrenado su cargo que la BBC era intocable, lo que equivale a decir que iba a jugar con un 4-3-3. No sabemos si por convencimiento o no, porque la realidad nos muestra que a la primera oportunidad que tuvo de cambiarlo, lo hizo, pasando al 4-4-2 mostrado ante el Betis. No fue obligado, ya que Jesé estaba en el banquillo para hacer de Bale e incluso entrando James, este pudo ocupar una posición más adelantada, como tantas otras veces.

Comentado como hemos hecho arriba que los centrales del Betis no tuvieron ningún problema en seguir a los delanteros blancos, la inserción de un tercer hombre fijo arriba habría sido clave para encontrar agujeros en el entramado defensivo orquestado por Merino.

El Madrid de Zidane: futuro

Hemos comentado entonces en esta entrada varios aspectos, pero todos tendrán cierto peso únicamente con el paso del tiempo. Lo positivo es que Zidane parece tener claro su estilo de juego y que los futbolistas lo entienden y, sobre todo, lo comparten. Esa es la mejor (o única) manera de crear un equipo campeón.

Alineación ante el Betis. Zidane apuesta por jugones.

El Madrid de Zidane. Alineación ante el Betis. Zidane apuesta por jugones. marca.com

Lo que nos queda por ver es qué sistema acabará imponiendo Zizou, si mantendrá el 4-3-3 a la vuelta de Bale, o si cambiará al 4-4-2, ampliando el galés unos cuantos metros su radio de acción. Esto parece improbable, puesto que ni Gareth parece dispuesto a sacrificarse ni parece lógico retrasarle ahora que estaba explotando más que nunca su tarea de creador y finalizador del gol.

En cuando a su capacidad de lectura y reacción de los partidos, cabe esperar que el gran Zizou las mejorará con el paso de los mismos, algo previsible si tenemos en cuenta que no acumula ni 2 temporadas en el cargo de primer entrenador.