Plantilla Portland Trail Blazers 2019-20

Problemas y soluciones para los Portland Trail Blazers 2019-2020

Los Blazers han sido uno de los equipos de la élite del oeste durante la última década. Han acudido a Playoffs las últimas 6 temporadas, alcanzando la pasada su mayor éxito con el acceso a las finales de conferencia. Han visto partir a estrellas y han asistido a la descomposición de su plantilla, y ambas situaciones las han resuelto con asombrosa calma. Es por ello que muchos no nos creemos su mal arranque de temporada y esperamos cambios que, como poco, les permitan disputar los Playoffs.

El equipo sigue a la espera de la vuelta de su center, Jusuf Nurkic, que la pasada campaña estaba realizando su mejor año antes de lesionarse de gravedad. El experimento de Whiteside parece tener los días contados y los de Stotts deberían apresurarse en buscar un destino para el pívot. Aunque más que preocuparse por el destino, deberían hacerlo por la pieza que intercambiarán por Hassan, pues son muchas sus necesidades y poco el personal que poseen para cubrirlas.

Una plantilla sin sentido

Cada año la NBA da un premio al mejor ejecutivo del año. Un galardón que premia el buen hacer tanto en la agencia libre veraniega, como en los traspasos, tanto en verano como durante la temporada. Pues bien, si se creara el reconocimiento opuesto, Neil Olshey, GM de los de Oregón, sería claro candidato a alzarse con él. Sus decisiones en verano han sido poco más que desastrosas. Traspasos vacíos de sentido, sustitución de piezas importantes por jugadores de arquetipos opuestos… Un auténtico desastre que ha provocado este mal inicio de la franquicia.

La mayor pérdida de la franquicia por causas ajenas a Olshey fue la de Aminu, que decidió firmar por Orlando, rompiendo la genial dupla defensiva que formaba con Harkless. Precisamente, Moe parecía un arma defensiva vital para Portland por su versatilidad y por los buenos resultados que le daba al equipo. Pero las ansias de Olshey de encontrar un hombre grande que pudiera suplir la baja de Nurkic pesaron más que el buen hacer del alero. Por ello, decidió mandarlo junto a Meyers Leonard, que venía de realizar su mejor partido en finales de conferencia, a Miami a cambio de Whiteside. El center era conocido por su falta de compromiso sobre el parqué y no está demostrando menos en Portland.

Ante la pérdida de sus dos aleros titulares, ambos grandes defensores, cabía esperar la firma de como mínimo un jugador polivalente que pudiera defender a diversos jugadores. Nada más lejos de la realidad. Se traspasó el contrato tóxico de Turner por otro contrato tóxico como el de Bazemore, que tampoco está haciendo valer ese millón más de salario que percibe. Igualmente se firmó como agente libre a Mario Hezonja, que no está aportando demasiado al equipo. Aunque es cierto que el croata está teniendo que jugar en ocasiones de interior ante la falta de activos.

Un juego ineficiente

Los Blazers siguen siendo una potencia en ataque, con el backcourt formado por Lillard y McCollum como uno de los mejores de la liga. Están en la élite en porcentaje de triples y en offensive rating, pero son el equipo que menos distribuye el balón. Solo el 48% de sus canastas van precedidas de asistencia, el número más bajo de la liga con diferencia. Y es que el ataque del equipo se está basando en que cada uno haga la guerra por su cuenta. Aclarados y pick & rolls para que el manejador ataque la canasta son las dos principales jugadas de una franquicia con una gran falta de juego en equipo.

Si bien es cierto que, a pesar de esta falta de solidaridad, su juego en ataque está siendo de gran efectividad, en defensa la situación es mucho más sangrante. La lesión de Nurkic, piedra angular de su entramado defensivo, fue un varapalo y la llegada de Whiteside no está haciendo más que ampliar ese agujero. Un jugador poco disciplinado, con una falta de concentración superlativa y que está más pendiente de salir en los highlights que de la victoria. A pesar de sus buenos números en el rebote y efectividad en la canasta contraria, su actitud es pésima.

Gracias a las habilidades de Olshey, el resto de la plantilla carece de las aptitudes defensivas necesarias para resolver el entuerto. El rookie Nassir Little parece ser la única pieza con una buena capacidad defensiva. Un jugador físico y versátil que aporta mucha energía desde el banquillo, pero cuyo impacto se ve mermado debido a la poca aportación ofensiva. La otra esperanza es Labissiere, que parece querer adelantar a Whiteside. La aportación en ambos lados de la pista y algunas actuaciones destacadas que ayudan al equipo son sus dos principales argumentos.

¿Es Carmelo la solución?

El fichaje de Carmelo Anthony, que llevaba un año en el dique seco, pilló a todos por sorpresa. Un jugador que distaba mucho del perfil que necesitaban los Blazers. Aún así, parecía un jugador interesante y capaz de aportar galones a un equipo sin rumbo aparente. Pero más allá del premio al jugador de la semana, entregado más como un guiño a su vuelta que como reconocimiento a una gran actuación, Melo no parece ser la pieza clave que necesitan los Blazers.

Su ya famosa falta de compromiso defensivo no hace sino aumentar el agujero en el aro propio, sobre todo si comparte pista con Whiteside. Aunque su aportación en el costado de ataque sí que ha supuesto un plus. Un jugador que encaja a la perfección con la filosofía individualista de estos Blazers y que está tirando con unos porcentajes extraños en un jugador siempre acusado de unas excesivas ansias de balón.

Posibles trapasos de Portland Trail Blazers 2019-2020

Como ya anticipábamos, Whiteside es firme candidato a abandonar la disciplina de los de Portland. Pero la pregunta es: ¿quién será su sustituto? El mercado a empezado a agitarse estas últimas semanas y Olshey parece estar metido en el ajo. Dos nombres parecen los claros objetivos de la gerencia: Love y Aldridge.

Kevin Love

El primero lleva ya un tiempo en la lista de rumores de la NBA, pero esta semana parece que la franquicia ha empezado a escuchar ofertas. El power forward es el perfil interior que necesita la franquicia de cara a la vuelta de Nurkic. Puede jugar de 5 de momento y pasar a la posición de 4 cuando el bosnio vuelva de la lesión. Defensivamente sería más complicado ver su encaje y si soluciona las problemáticas, pero al menos es un jugador que aportaría más compromiso que Whiteside.

Qué equipos y opciones de traspaso hay para Kevin Love

Lo complicado de este traspaso serían los activos que Portland podría dar a cambioWhiteside no parece interesar a los de Ohio y tendrían que subir la apuesta sumando rondas y algún jugador joven como Little o Simons. El otro contrato que podría ser atractivo para Cleveland sería el de Bazemore, que está en su último año, pero tampoco parece ser suficiente.

LaMarcus Aldridge

El retorno del que fuera durante años la máxima estrella del equipo supondría no solo una ventaja deportiva, sino un subidón anímico para el aficionado y para la parte de la plantilla que ya compartió vestuario con él. Los malos resultados de Spurs parecen augurar el fin de una dinastía histórica. Traspasar a las estrellas, que ya parecen dar sus últimos destellos y que están lejos de aportar al equipo, es la solución que más probable se antoja. Y los Blazers quieren aprovecharse de esta situación.

El perfil de Aldridge es similar al de Love: capacidad para ocupar ambas posiciones interiores, buen reboteador y capaz de aportar puntos desde el poste. De nuevo, la defensa es la asignatura pendiente, pero Stotts y Olshey están decididos a aumentar sus puntos fuertes y no a reducir sus debilidades. Este traspaso parece más realizable: Aldridge ya es un jugador de 34 años y tiene 1 año más de contrato. Whiteside y la primera ronda de 2020 serían activos suficientes para convencer a los Spurs de devolver a LaMarcus a la franquicia que fue su casa durante sus primeras 9 temporadas.

Deja un comentario