Utopía Leicester

Ranieri y Morgan levantan el titulo del Leicester campeón de la Premier League.
The following two tabs change content below.

Iker Silvosa

Si hablamos del año 2016, a cualquier amante del fútbol le pasa por la cabeza una imagen: el Leicester campeón de la Premier League. Un título tan espectacular como inesperado. Un equipo que logró cautivar al mundo entero y que terminó haciendo historia.

Todo empezó siendo un sueño prácticamente inalcanzable y, poco a poco, fue deviniendo un objetivo complicado. Este terminaría siendo una realidad. Los afortunados que pudimos acompañar al Leicester jamás olvidaremos esta histórica hazaña. ¿Cómo vamos a hacerlo? ¿Cómo se olvida aquello que demostró que la clave del éxito reside en la fe y no en un fajo de billetes? ¿Y 18 jugadores que nos enseñaron a creer? La contundencia de West Morgan. La potencia de Kanté. El carisma de Mahrez. La calidad de Vardy. Tan solo 32,5 millones de euros tuvo que pagar el Leicester por su once de gala. Suficientes para alzar la gloria y superando a equipos de un valor superior a los 500 millones.

Ranieri y Morgan levantan el titulo del Leicester campeón de la Premier League.

Ranieri y Morgan levantan el titulo del Leicester campeón de la Premier League.

Que pasó con el histórico Leicester campeón de la Premier League

Esta hazaña no debe nunca caer en el olvido. No fue producto de ninguna casualidad, fue producto de la fe y la perseverancia. Que un equipo acostumbrado a pelear por la permanencia gane una liga no sucede todos los años. De hecho, es muy poco común encontrarnos ante semejante utopía. Así como es poco común que un equipo más bien desconocido consiga levantar tantas pasiones. Pasiones que tan solo duraron un año. Cuando el Leicester volvía a hacer frente a su triste realidad de luchar por la permanencia, nadie parecía apoyar al equipo. ¿Que pasó pues, con el histórico Leicester campeón de la Premier League?

Algunos jugadores importantes, como Drinkwater, que estaban cedidos, debieron volver a sus respectivos equipos. Otros jugadores, como Kanté, pusieron rumbo a equipos grandes, en este caso al Chelsea. Otra marcha importante fue Claudio Ranieri. Marcharon piezas fundamentales del puzzle del milagro y los ‘foxes’ no fueron capaces de remplazarlas con los nuevos fichajes. Otros se quedaron a la fuerza, como Mahrez. Otros, obedeciendo a su corazón, siguen defendiendo la zamarra del Leicester, mostrándose fieles y agradecidos, como Vardy.

Esta temporada han estado luchando por entrar en Europa League. Pero el nivel del Leicester campeón nunca ha vuelto a parecerse al de aquella temporada milagrosa. Quizá seamos afortunados por haber gozado de este privilegio. El de ver a un equipo humilde comerse a otros con un presupuesto infinitamente superior. Va a costar mucho que vuelva a suceder algo así. Por eso es importante tomar como ejemplo esta hazaña. Han pasado ya dos años y yo sigo sin asimilarlo. Sigue sin entrarme en la cabeza cómo un sueño de dimensiones inimaginables puede hacerse realidad con tan solo creer. Ojalá estos milagros se dieran más habitualmente.