La pieza clave del Big Three de 2008

Rajon Rondo era un líder en la sombra en los Celtics campeones en 2008.

Rajon Rondo, la pieza clave del Big Three del 2008

Nueve años han pasado ya desde que Boston Celtics ganara su último anillo, derrotando a unos Lakers siempre aspirantes al título comandados por Kobe Bryant. La razón por la que los Celtics ganaron este campeonato tiene tres nombres y tres apellidos: Ray Allen, Kevin Garnett y Paul Pierce. Estas tres súper estrellas formaban el “Big Three” más temido de la liga, cuyo objetivo era devolver a los de Massachussets a lo más alto de la NBA. Los Boston Celtics, años previos al fichaje de Ray Allen y Kevin Garnett, pasaron por unos años al mando de su jugador franquicia, Paul Pierce, pero eso no era suficiente, necesitaban algo más. Entonces llegaron al equipo Kevin Garnett, quien fue MVP jugando en los Minnesota Timberwolves; y Ray Allen, uno de los mejores tiradores de la historia de la NBA, procedente de los Seattle Supersonics. Parece que con estas tres piezas ya tendrían lo necesario para optar al anillo, y así era, pero falta por nombrar a la pieza clave del “Big Three”, el encargado de hacer funcionar a la perfección un equipo destinado a dominar sobre todos los demás, y ese jugador era Rajon Rondo.

Rajon Rondo era un líder en la sombra en los Celtics campeones en 2008.

Rajon Rondo era un líder en la sombra en los Celtics campeones en 2008.

Rajon Rondo fue drafteado por los Phoenix Suns en el puesto 21 de la primera ronda del Draft del 2006, pero fue traspasado a Boston Celtics, donde adquirió experiencia en su año de rookie durante la temporada 2006-2007. Al año siguiente, se convirtió en la brújula del equipo, con tan sólo un año jugado en la NBA. Lo que caracteriza a Rondo sobre todo es su defensa, siendo un auténtico perro de presa, y su capacidad para la organización del juego, siendo un magnífico asistente. El de Kentucky era en 2008, uno de los 5 mejores bases de la NBA, con tan sólo 22 años. Todas las luces fueron acaparadas por el siempre efusivo Kevin Garnett, el crucial Ray Allen, y la cara de la franquicia, Paul Pierce.

Tras una dominante temporada regular, en la que Rondo jugó un total de 77 partidos, en los que promedió una media de 10 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias y casi 2 robos, los Celtics jugaron unos Playoffs caracterizados por un dominio absoluto en los partidos en el Garden, pero muchísimas dificultades para ganar fuera de casa. Dos de las eliminatorias llegaron a los 7 partidos, contra Hawks y contra Cavaliers. Pero en las finales dominaron a los Lakers de Kobe, y les ganaron por 4-2, haciéndose con su decimoséptimo anillo. Al año siguiente, los Celtics mantuvieron su quinteto titular, pero en Playoffs Kevin Garnett sufrió una lesión que le impidió jugar, lo que eliminó sus posibilidades de ganar el anillo. El año posterior, los Celtics llegaron a las finales contra los Lakers, pero los de Los Ángeles se hicieron con el título en el séptimo partido. A partir de este momento, comienzan tiempos difíciles para los de Boston, ya que Ray Allen decide marcharse del equipo para firmar por los Heat.

Rajon Rondo posa con su anillo de campeón NBA.

Rajon Rondo posa con su anillo de campeón NBA.

El equipo campeón en 2008 comenzaba a romperse, y a esto se le suman dos años de lesiones y mala suerte. La peor noticia para Celtics llegó con el traspaso de Kevin Garnett, Paul Pierce y Jason Terry a los Brooklyn Nets, a cambio de varios jugadores y futuras elecciones del draft. Con este traspaso, Rajon Rondo se quedó sólo en Boston, con un equipo que poco prometía, y tras una lesión grave de rodilla, fue traspasado a los Dallas Mavericks en 2014. Pero tras una temporada allí, donde no se adaptó al equipo, fue traspasado a los Sacramento Kings, donde mostró destellos de la calidad y el talento que todavía atesoraba. Su juego en los Kings llamó la atención de los Chicago Bulls, quienes le contrataron como agente libre la pasada temporada. En Chicago, Rajon ha desempeñado un juego de nivel, recordándonos al joven base que ganó un anillo en 2008, a pesar de haber tenido malas relaciones tanto con Jimmy Butler como con Dwayne Wade. La muestra más grande de la importancia de Rondo en los Bulls llegó durante la primera ronda de los Playoffs, en la que se adelantaron 0-2 en casa de los Celtics con un Rondo espectacular, pero se lesionó antes del tercer partido. Sin Rondo en la pista, los Celtics eliminaron a los Bulls 4-2.

A sus 31 años, todavía le queda mucho que hacer al de Kentucky, y esperemos que sea una pieza clave en los Bulls el próximo año, por el bien de los amantes de la NBA, quienes seguro tienen ganas de ver al Rondo de 2008 de nuevo.