Regreso al pasado… ¿Nos acercamos al cuádruple-doble?

Nate Thurmond, autor del primer cuádruple doble de la historia, con la camiseta de los San Francisco Warriors.
The following two tabs change content below.

Antonio Navarro

Rock and Roll y NBA. Aficionado y amante de la historia de este deporte. Te cuento lo que creo importante. Igual me equivoco.

La evolución estadística de los últimos dos años nos hace pensar que pronto podríamos presenciar un nuevo cuádruple doble.

El boom del triple doble

En los últimos años, vivimos un momento en el que la dimensión estadística ha cobrado gran importancia en el baloncesto americano. Más allá del carácter mediático que tiene el uso de la expresión triple-doble, lo cierto es que la revolución táctica y de estilo que se observa en la NBA, ha desembocado en que tomemos algo excepcional como habitual. Hablo, claro está, del fenómeno de los triples-dobles. Hay un dato que quizá arroje luz sobre la transformación que observamos en este aspecto: en los 90 y 2000, la cantidad de triples dobles totales era aproximadamente de unos 30-40 por temporada. El comienzo de nuestra década continuó dicha inercia, pero en la temporada 2015/16 la cifra ascendió a 75, y en el curso anterior, con la gesta de Russell Westbrook, quién obtuvo la heroica marca de 42 triples-dobles en un solo año, disfrutamos de 117 triples dobles. Algo único.

Sin embargo, el acostumbrarnos a ver actuaciones individuales tan completas, nos puede conducir a la pregunta de si estamos cerca de presenciar, en los próximos tiempos, un cuádruple doble. Por cuádruple doble se entiende a la obtención de un jugador de dobles dígitos en cuatro marcas estadísticas diferentes (sea puntos, asistencias, rebotes, robos o tapones) en un mismo partido. Tantear la respuesta a esta cuestión es uno de los objetivos de este artículo.

Entre Westbrook y Harden, han alcanzado 87 triples dobles en este último año y medio. Son claros candidatos al cuádruple doble.

Entre Westbrook y Harden, han alcanzado 87 triples dobles en este último año y medio. Son claros candidatos al cuádruple doble.

Un cuádruple doble es una excepción en la historia del baloncesto. Solo se tienen cuatro registros de dicha marca (las estadísticas defensivas se empezaron a registrar solo a partir de la temporada 1973-74). Los jugadores que lograron tal marca fueron Nate Thurmond (22 puntos, 14 rebotes, 13 asistencias y 12 tapones), Alvin Robertson (20 puntos, 11 rebotes, 10 asistencias y 10 robos), Hakeem Olajuwon (18 puntos, 16 rebotes, 10 asistencias y 10 tapones) y David Robinson (34 puntos, 10 rebotes, 10 asistencias y 10 tapones). Wilt Chamberlain, Bob Petit y Bill Russell también pudieron conseguir un registro similar, pero debido a la ausencia de datos, lo único que queda son especulaciones.

Nate Thurmond, primer jugador de la historia en conseguir un cuádruple doble

Nate Thurmond (1941-2016), natural de la misma Akron (Ohio) que LeBron James y Stephen Curry, realizó el primer  cuádruple doble de la historia de la NBA. Su historia es la historia de un Hall of Fame con el honor de ser considerado como uno de los 50 mejores jugadores de la historia de este deporte. Fue elegido número 3 del Draft de 1963 por San Francisco Warriors, y compartió vestuario durante cuatro años con Wilt Chamberlain, lo que le obligo adaptarse y desplazarse de su posición natural de ala-pívot a la de alero. Cuando en 1967 Chamberlain cambió su atuendo por el de los 76ers de Philadelphia, Thurmond pudo desplegar todo su potencial como jugador, y mostrarse como uno de los jugadores más dominantes en una década de pivotes legendarios (Bob Petit, Kareem Abdul-Jabbar o el propio Wilt Chamberlain). Son muchos los testimonios que encontramos de la intensidad y fiereza que exhibía bajo el aro, tanto en la faceta reboteadora como en la taponadora, actitud con la que generaba respeto y temor a partes iguales. Fue elegido 7 veces All-Star, y formó parte  del Mejor Equipo defensivo del año en dos ocasiones. Posee en su haber el récord de mejor reboteador en un solo cuarto (18 rebotes), y es uno de los 4 jugadores que ha logrado promediar +20 puntos y +20 rebotes durante una temporada. Sin embargo, estadísticamente siempre será recordado por cosechar en octubre de 1974 el primer cuádruple doble de la historia sumando 22 puntos, 14 rebotes, 13 asistencias y 12 tapones, ya en el ocaso de su carrera deportiva. Nunca consiguió anillo, pero siempre su nombre habita ya para siempre en los libros de historia. Su “42”, número que siempre lució, fue retirado curiosamente en las dos franquicias donde juegan ahora sus dos paisanos antes mencionados: Cleveland Cavaliers y Golden State Warriors. Dos franquicias archirivales, cuyo de punto de encuentro es, tanto la ciudad de nacimiento de sus dos superestrellas, como el propio Nate Thurmond.

Thurmond es un ejemplo de cuádruple doble en la era en que los pivotes dominaban la NBA. Ahora estamos en la era del triple, del base todoterreno y el small ball. ¿Es posible que presenciemos un cuádruple doble pronto? Quizá sí que estemos cerca del momento, y es por ello que creo oportuno analizar qué perfil de jugador creo más apto para alcanzar dicha marca. Este análisis, obviamente, no es determinante. El contexto (nivel del rival, entorno, demandas del equipo y del jugador en la temporada) determinan enormemente la posibilidad de que esto suceda. Al igual, por supuesto, que el inestimable peso de la suerte. Dicho esto, comencemos.

Candidatos actuales a conseguir un cuádruple doble

A mi parecer, los jugadores que más papeletas tienen son los que acostumbrar a rozar o a obtener marcas de triple-doble. LeBron, Westbrook, Harden, Curry, Simmons, Green o Jokic son los principales candidatos. Los primeros son jugadores que ejercen la función de base y que acostumbrarn a desempeñar todas las labores del juego: organizan al equipo, reparten balones, obtienen rebotes con la ayuda o no de sus compañeros, etc. Green y Jokic no encajan (totalmente) en este perfil, pero la habilidad para recuperar balones del primero y la excelente visión de juego que está demostrando en la presente campaña el segundo, les hace entrar en la lista de sospechosos. Una segunda característica necesaria, que en cierto modo esta presupuesta, es la habilidad defensiva del jugador. Sellar más de 10 robos o tapones es la parte más complicada de este asunto. Un cuádruple doble es casi una materialización de una noche baloncestísticamente perfecta.

Draymond Green organizando la defensa de los Warriors.

Draymond Green organizando la defensa de los Warriors. Via: Vavel Baloncesto

El año pasado Draymond Green registró el triple-doble más raro de los últimos tiempos: 4 puntos, 12 rebotes, 10 asistencias y 10 robos, más 5 tapones. Lou Williams nos sorprendió con un 30+10 en robos el pasado enero. Otros jugadores en activo han alcanzado marcas cercanas a los 10 robos (John Wall, Chris Paul y Dirk Nowitzki han tenido noches de 9 robos), o marcas de 10 o más tapones (McGee, Serge Ibaka o Joakim Noah son ejemplos).

En mi opinión, la probabilidad se inclina más hacia un cuádruple doble de robos que de tapones, principalmente, por las características del baloncesto actual ya citadas (small ball, modelo de base todoterreno, capacidad de obtención de rebotes gracias a pantallas realizadas por compañeros y habilidad defensiva).

Sin embargo, no olvidemos que esto no es más una especulación con la esperanza de poder contemplar una noche para el recuerdo. Y que quizá la actuación que esperamos, provenga de un actor inesperado.